Más

Entries by Christopher Barquero from 10/2012

Empieza a cosechar los frutos de tus palabras

| Publicado 10.02.2012

Con tus palabras creas, sanas o destruyes. Tanto en tu vida como en la de los demás. Bien lo dice la maestra de metafísica Florence Scovel: "cambia tus palabras y cambiarás tu mundo, porque la palabra es tu mundo. La vida y la muerte están en el poder del hablar. Observa tus palabras con toda diligencia. Tu estás cosechando continuamente los frutos de tus palabras". Vaya gran verdad que muchas veces olvidamos.

¡La vida es ahora!

| Publicado 10.09.2012

Con frecuencia, la vida me cruza en el camino con personas no videntes. Me llama la atención que siempre caminan con más seguridad que algunos de los que disfrutamos del sentido de la vista. Definitivamente están ahí para recordarme que debo soltar cualquier afán, esas preocupaciones que la mayoría de las veces gratuitamente nos permitimos al angustiarlos por lo que vendrá en nuestras vidas o quizás al mirar atrás por lo que ya no está o lo que fue.

"Si amas lo que haces, nunca será un trabajo"

| Publicado 10.16.2012

El otro día estaba leyendo en la Enciclopedia de anécdotas e ilustraciones un pequeño gran relato, que además había escuchado en algún curso de los que he tomado y te lo comparto. Una moraleja que es la constante de muchas personas, quienes están a disgusto con su trabajo y simplemente lo hacen porque no encuentran algo mejor o bien, porque como sabemos, hay bocas que alimentar y cuentas por pagar. Estar atado a un trabajo nada más por un cheque que se espera cada semana, o cada quince días, es tan enfermizo como cualquier enfermedad degenerativa.

Cuéntale a Dios cómo te sientes

| Publicado 10.23.2012

Por años protagonicé con maestría el papel de arrogante y de pronto hasta de villano. En medio de "mil errores atrás" cómo dice la canción de mi querida Yuri, de grandes vacíos emocionales, carencias sentimentales hacia el amor propio, mejor llamado falta de autoestima, fui especialista en atropellar a la gente, pues cargaba tanta basura interna que la descargaba en quien primero se pusiera en mi camino. Era tan inseguro que asumía que pegando cuatro gritos y humillando a los demás -háblese de familia, amigos, compañeros de trabajo o de universidad-, me daba mi lugar. Realmente era insoportable.

El límite lo pones tú

| Publicado 10.30.2012

La suya es una historia extraordinaria de valor que sin duda tiene la capacidad de cerrar la boca a todo aquel que se afane al "No puedo". Él es un testimonio viviente y real de que puedes vivir la vida de dos formas: lamentándote por todo lo que no tienes o disfrutando de lo que sí tienes. Realmente: ¡tú eliges! Puedes estar pasando cualquier experiencia de aprendizaje de esas que la mayoría suelen llamar problemas o dificultades, pero te aseguro que si asumes que detrás de todo hay un propósito y que para algo la vida te lo está poniendo en el camino, todo tendrá sentido. Se trata de vivir, no de sobrevivir.