Arturo Carmona

Recibir actualizaciones de Arturo Carmona
 

Latinos se manifiestan y alzan la voz contra el cambio climático

Publicado: 23/06/2012 07:00

la pollution

Soy nativo de Los Ángeles y como cualquier oriundo de LA le podrá decir, conocemos bien a la contaminación del aire. Esa gruesa capa de smog que cuelga sobre Los Ángeles como una manta es un recordatorio casi diario de los daños que la contaminación hace en la gente, en los lugares y en el planeta mismo.

Como latino, también soy muy consciente del hecho de que para muchos latinos más días calientes de verano son mucho más que un simple inconveniente. Aquí en California, por ejemplo, el 50% de los niños con cáncer son latinos, en gran parte debido al aire sucio que respiramos. En el país entero, casi uno de cada dos latinos viven en las ciudades más contaminadas con smog (ozono). Los latinos que trabajan como campesinos, obreros de la construcción y otros trabajos al aire libre también están expuestos a diario a las sustancias tóxicas en el aire que causan enfermedades y cuestan incontables millones en gastos médicos. Los latinos en Los Ángeles y en todo el país se enfrentan a una situación en la que millones de hombres, mujeres y niños se enfrentan a unos riesgos muy reales y muy graves.

Algunos de los riesgos primarios son causados ​​por la contaminación de carbono. La contaminación de carbono es el principal causante del cambio climático, una de las amenazas más graves para la salud pública que enfrenta el mundo en el Siglo 21. Esto es porque el calentamiento global desencadena una serie de cambios ambientales que afectan la salud humana profundamente. El aumento de las temperaturas empeoran la contaminación del ozono troposférico, que afecta gravemente a los pulmones e impactaría seriamente a los estimados 25 millones de estadounidenses con asma.

Sin embargo, en Los Ángeles y en todo el país, hay buenas noticias para los latinos y todos los demás. Por primera vez en la historia tenemos la oportunidad de cambiar nuestro mundo. Tenemos la oportunidad de hacer algo que nos permita luego ver a nuestros hijos jugar fútbol sin preocuparnos de que la mala calidad del aire pueda desencadenar un ataque de asma, o de preocuparnos de que la próxima ola de calor envié a la abuela a la sala de emergencia.

Es por eso que cuando me enteré de que teníamos la oportunidad de movilizar al increíble grupo de latinos que han sido parte de Presente.org para tomar medidas que protegerían a nuestras comunidades, sabía que tenía que participar.

Estamos frente a la amenaza del cambio climático de primera mano. En las ciudades, el calor va a afectar a nuestros trabajos y nuestras vidas; en el suroeste se viven incendios que rompen récords; las sequías y olas de calor están empeorando y amenazando la salud de millones; y los rendimientos agrícolas van a recibir un golpe duro, afectando nuestro modo de vida, y ni hablar de la salud de las personas que trabajan los campos.

De hecho, los últimos años han dado luz a algunos de los peores y más extremos fenómenos meteorológicos. El año 2010 tuvo más declaraciones de desastres que nunca y 2011 fue aun peor, con un aumento del 20 por ciento anterior costándonos miles de millones en daños y perjuicios.

Durante décadas, los contaminadores con toda libertad han podido llenar a nuestras comunidades de contaminantes peligrosos. Las centrales eléctricas son los principales contaminadores de carbono, y no hay límites nacionales para esta contaminación de carbono de centrales eléctricas que amenaza a nuestra salud.

Ahora la Agencia de Protección Ambiental (EPA) está preparada a proteger nuestras comunidades con una nueva norma que limitará las emisiones de carbono procedentes de nuevas instalaciones eléctricas de carbón y la cual intenta limitar la contaminación que causa el cambio climático y sus derivadas altas temperaturas que provocan ataques de asma y empeoran la contaminación de smog.

Yo sabía que podía contar con los latinos para hablar claro y hacerle un llamado a la EPA para que aprueben esta nueva norma y se pongan a trabajar en la limitación de la contaminación de las centrales existentes. ¡Nuestros miembros agregaron miles de voces a los millones de comentarios de individuos, líderes empresariales y profesionales de la salud que han sido recibidos por la EPA y eso que todavía nos quedan 2 semanas más para alzar la voz!

Hemos hecho historia, pero aún queda mucho por hacer. Los grandes carboneros y sus aliados siguen luchando en nuestra contra, enfocados en sus balances fiscales mientras que ignoran nuestra salud en el proceso, así que necesitamos que una su voz a la nuestra.

En este momento el cabildeo del carbón está gastando millones de dólares intentando revertir el trabajo que ha hecho la EPA para proteger los cerebros de nuestros hijos del tóxico mercurio, por lo que dejan ver que nada los disuade.

Podemos ignorar la contaminación del calentamiento global todo lo que queramos, pero no va a desaparecer a menos que hagamos oír nuestra voz. Vamos a hacer historia. Únete a mí para pedirle a la EPA que pase la regla para nuevas centrales.

 
SIGUE VOCES