Más

Antonio Villaraigosa

Recibir actualizaciones de Antonio Villaraigosa
 

Ante los nuevos policías de Los Ángeles

Publicado: 17/05/2013 13:00

En la mañana de este viernes 17 de mayo, el alcalde de Los Angeles Antonio Villaraigosa se dirigió a los egresados de la clase de reclutas en el Departamento de Policía de Los Angeles (LAPD) en el último discurso correspondiente a su administración.

El evento tuvo lugar en la Academia de Policía de Los Angeles en Elysian Park, con la presencia de miembros y amigos de los casi 40 agentes de policía que se graduaron. De ellos, 30 son varones y nueve mujeres, lo que demuestra el énfasis del Departamento en la diversidad y la policía comunitaria. Hoy, el modelo construido por LAPD es un ejemplo en el ámbito nacional para labor policial comunitaria y constitucional, mientras que el crimen en la ciudad llegó a su nivel más bajo desde la década de 1950.

Cuando asumió su cargo, el 1 de julio de 2005, el objetivo del alcalde Villaraigosa era de incrementar la cantidad de agentes a más de 10,000. Hoy, aquel sueño es una realidad. Desde entonces y hasta el 15 de mayo de 2013, LAPD contrató a 4,075 agentes en 79 clases de reclutamiento durante su administración.

Este es el texto de la alocución:

Miembros de la Comisión de Policía, Jefe de Policía Beck, agentes del LAPD, distinguidos invitados y reclutas...

Durante los últimos ocho años, he tenido el privilegio de asistir a estas ceremonias y hablar a los graduados.

Cada uno de ellos ha sido especial.

Pero el de hoy es más especial.

Por que este es mi última ceremonia de graduación como su Alcalde. Y voy a extrañar a estos hombres y mujeres en azul.

El día de hoy, como lo hemos hecho durante los últimos ocho años, felicitamos y celebramos a hombres y mujeres valientes que se unen a uno de los mejores cuerpos de policía de los Estados Unidos, el Departamento de Policía de Los Ángeles.

Pero hoy, también vamos a tener tiempo para celebrar el progreso que hemos hecho en hacer de Los Ángeles una de las ciudades más seguras de América. Y hemos hecho de este departamento un modelo nacional con eficiencia en vigilancia comunitaria y constitucional.

Dijimos que haríamos de la seguridad pública nuestra meta principal...

Y que íbamos a mover cielo y tierra para alcanzar este objetivo.

Y lo hemos alcanzado.

Hoy, Los Ángeles es más segura de lo que ha sido en más de seis décadas.

Y el miércoles, nos enteramos de que el último capítulo del decreto de consentimiento federal se ha cerrado por que el Juez Feess desecho la demanda del decreto!

Estos son logros históricos!

Señoras y señores, cada vez que hablo en estas ceremonias, volteo a ver a los familiares y amigos en el público.

Gracias por estar aquí.

Gracias por el amor y el estímulo que les han brindado a estos hombres y mujeres.

Y gracias por el amor y el aliento que les seguirán dando en los próximos años.

En elegir este camino, sus hijos e hijas, madres y padres, maridos y esposas, novios y novias han respondido a una de las vocaciones más altas en el servicio público.

No mucha gente puede decir que dedican su vida profesional a hacer de su ciudad un mejor lugar.

Y muy pocos pueden decir que voluntariamente se ponen al frente del peligro para proteger a su ciudad y a sus residentes.

Este es un trabajo peligroso y exigente.

Y los van a necesitar a ustedes.

Por eso quiero darle las gracias de antemano por estar ahí para ellos.

Gracias por estar ahí para felicitarlos cuando resuelven un caso.

Gracias por estar allí para consolarlos en tiempos de tragedia.

Ustedes son su roca.

Quiero reconocer al Jefe de Policía Beck, su equipo de liderazgo y el personal de mando de LAPD.

El Jefe y su equipo entienden la confianza sagrada entre la policía y la comunidad de Los Ángeles.

Cada vez que nuestros residentes levantan el teléfono y marcan el 9-1-1...

Cada vez que se enfrentan a la violencia en su comunidad...

Cada vez que se enfrentan a su hora más obscura...

Recurren a la policía de Los Ángeles.

El jefe y su equipo han defendido esta confianza y han forjado un vínculo fuerte y resistente de colaboración entre la policía y los angelinos a los que sirven y protegen.

Gracias por su dedicación y compromiso con Los Ángeles.

También quiero reconocer y agradecer a los miembros de la Comisión de Policía que están presentes.

Ustedes han sido administradores fuertes y constantes del departamento.

Su supervisión ha sido prudente y sabia.

Y su compromiso hacia la vigilancia constitucional ha sido una inspiración para todos nosotros.

Asistir a estas ceremonias y estar aquí y ver la clase de graduados...

Me llena de orgullo.

Orgullo porque sé lo duro que han trabajado para llegar a este día.

Orgullo, porque cada una de estas ceremonias significa que damos un paso más para hacer que nuestra ciudad sea más segura y nuestras también.

Hace ocho años esta era una ciudad diferente. No era tan segura.

Era una ciudad en la que estábamos perdiendo barrios enteros a las pandillas.

Hemos cambiado eso.

Hicimos la seguridad pública nuestra prioridad.

Los resultados hablan por sí solos:

Los delitos violentos y homicidios han disminuido 49% desde 2005.

Delitos contra la propiedad se ha reducido a un 30%.

Cada año hemos añadido clases de agentes dedicados y ahora el Departamento de policía de Los Ángeles tiene 10,000 hombres y mujeres.

Como dije en mi discurso del Estado de la Ciudad...

10,000 agentes de policía no es sólo un número.

Fue una promesa.

Una promesa a los angelinos que a la hora de garantizar su seguridad básica y su paz, íbamos a levantar las expectativas y lo íbamos a lograr!

Nuestros oficiales de rango y archivo han superado un legado de desconfianza y malentendidos.

Han construido más confianza ... más respeto ... y más credibilidad en las comunidades de color.

El Departamento de Policía de Los Ángeles hizo más que cumplir con el decreto de consentimiento federal.

Lo tomaron en serio e hicieron sus propias reformas.

Ahora, la policía de Los Ángeles es un modelo nacional de cómo el personal de mando, la comunidad y la policía pueden trabajar en conjunto para cambian un departamento.

Hemos contratado a una nueva generación de oficiales.

Ahora tenemos una fuerza que refleja las diferentes comunidades a las que sirven.

Nuestro programa de reducción de pandillas y desarrollo juvenil se ha convertido en un modelo nacional e internacional.

Cuando hablábamos de pandillas, solíamos exportar el problema, ahora exportar la solución.

Una solución que se ha traducido a una baja delincuencia de pandillas.

Delincuencia muy baja.

Hace ocho años, a principios de 2005, había 1,755 crímenes de pandillas.

A principios de este año, había 784.

Una disminución del 55%.

A principios de 2005, había 87 asesinatos relacionados con pandillas.

Este año? Veintinueve.

Una disminución del 66%.

Más policías...

Pólizas y programas inteligentes...

Una dedicación comprometida a la labor de vigilancia constitucional...

Esto es ahora la nueva manera de Los Ángeles!

Esto es ahora el legado de Los Ángeles.

(Pausa)

Graduados, ahora ustedes son parte de este legado.

Ahora son responsables de llevarlo adelante y construir sobre ella.

El camino que se disponen a emprender no es sólo un trabajo.

Sé que algunos días cuando se está llenando todos esos informes, se sentirán como tal.

Pero sepan que ahora son parte de algo más grande.

Porque cuando ustedes ayuden a un residente en necesidad...

Cuando conduzcan a un chico de un camino equivocado hacia el camino correcto...

Cuando mantengan a alguien fuera de peligro...

No sólo estás ayudando a esa persona. No sólo estás haciendo que una persona se sienta segura...

Estás haciendo que nuestra ciudad entera, nuestra comunidad sea más segura.

Cuando nuestras calles son seguras, vecindarios florecen.

Cuando nuestras calles son seguras, los negocios prosperan.

Cuando nuestras calles son seguras, el futuro está lleno de esperanza y promesa.

***

Ustedes se están embarcando en una aventura que sólo los más privilegiados y dignos son capaces de experimentar...

Recuerden siempre: su fuerza, las convicciones y la integridad son las soluciones a las comunidades seguras, saludables y prósperas.

Ustedes son el futuro de este departamento.

Antes de que usted es la increíble oportunidad de mantener el juramento que juraron cuando se pusieron por primera vez el uniforme de un oficial de policía de Los Ángeles:

"Proteger y servir".

Es un honor llevar la insignia, un honor llevar el color azul...

Gracias por su servicio... felicitaciones... y bienvenidos al Departamento de Policía de Los Ángeles.

Loading Slideshow...
  • Los Angeles: Miles reclaman reforma migratoria

 

Seguir a Antonio Villaraigosa en Twitter: www.twitter.com/LAMayorsOffice

SIGUE VOCES