Annietere R. Bonnet y Lizza Marie Rivera

Recibir actualizaciones de Annietere R. Bonnet y Lizza Marie Rivera
 

Se nos fue nuestra musa, Jenni Rivera

Publicado: 17/12/2012 19:24

jenni rivera

Cuando comenzamos a trabajar en lo que es Real People®, siempre nos venía a la mente la imagen de una mujer que para nosotros representa la verdadera fotografía de la mujer genuina, no sólo por su físico sino por su tesón, su fuerza y su lucha, cualidades que para nosotros simbolizan la esencia de lo que es la mujer moderna, de lo que es la MUJER REAL.
Si saberlo, Jenni Rivera fue esa figura que nos motivó y sirvió como modelo para lanzarnos en esta aventura con la que nos proponemos ayudar, motivar a las personas reales que proyecten una imagen de impacto y segura haciendo que gente de todas las tallas y estilos de vida encuentren un sello propio, sello que definitivamente Jenni supo labrar con su carisma y personalidad.

Por nuestro trabajo, he tenido el placer de conocer a casi todo el linaje Rivera, a Lupillo, a Juan, a su padre Don Pedro Rivera, a su hermana Rosie y a Jenni. Pero a pesar que todos tienen ese atractivo necesario para este negocio, era Jenni la que destilaba un brillo especial que seguro fue lo que la llevó a despuntar de todos y a ser el pilar de su familia, una dinastía en la que los varones siempre fueron los patrones.

Jenni, dio lustre a la mujer curvilínea y a la mujer hispana. A pesar de sus muy criticadas libritas demás, ella demostró que la mujer actual es mucho más que un cuerpo o una escultural silueta y que independientemente de lo rellenitas que seamos, lo más importante son los atributos que llevamos por dentro. Jenni superó discriminaciones y logró imponerse en un ambiente en donde tal vez mujeres como ella no tenían acceso.

Rolliza, con cuarenta y tantos años, madre soltera con cinco niños y víctima de maltrato en toda su extensión, Jenni se levantó una y otra vez consiguiendo posicionarse como la artista más importante en su género y una destacada filántropa, generosidad que utilizó a modo de agradecimiento por sus triunfos y reconocimientos.

Asimismo, esta valerosa mujer logró destacarse en el difícil medio de la televisión bi-cultural y hasta en el mundo de la belleza.

¡Wow! Siempre guardaré en mis recuerdos el día que me llenó la sala de mi casa con cajas y cajas de cosméticos de su línea Divina Collection. Jenni, sabía que yo era maquillista profesional y hablamos mucho de esa industria en la que ella estaba recién incursionando. Sin previo aviso me sorprendió con una extensa colección de belleza para que la utilizara y le diera mi reacción sobre la misma. Luego la vida me dio el placer de trabajar una de sus últimas producciones discografías "La Gran Señora", producción que traspasó fronteras.

De actitud irreverente, Jenni era una mujer como nosotras, SIN MASCARAS NI ETIQUETAS. En su voz y sentimiento nos cargaba, por eso el 80% de su público son mujeres que se identifican con esta diva moderna, una artista que supo aprovechar cada letra de sus canciones como un grito de pujanza y soberanía, así como un bálsamo para borrar cicatrices.

La inesperada y trágica muerte de Jenni Rivera nos ha tocado muy fuerte. No sólo porque fue una de las mujeres que nos sirvió de musa sino que sus logros y ejecutorias como profesional, cantante y madre la llevaron a colocar muy en alto seudónimos demostrativos del poderío femenino como "La Diva de la Banda" o la "La Gran Señora".

Aunque atrás quedaron nuestros deseos de hacer algún trabajo con ella para Real People® nos reafirmaremos en su imagen - "una guerrillera fuerte... hija del pueblo, la mujer de los huevotes" - para continuar con nuestra lucha, dedicación, constancia y sacrificio para fortalecer la imagen de la mujer real que con orgullo representamos, una mujer símbolo de la fortaleza y de una enorme.

Nos queda la enseñanza de Jenni Rivera, el saber luchar sin amilanarnos ante esas piedritas que a veces nos interrumpen el camino. Darle el frente a cualquier situación que nos presente la vida, trabajar duro por nuestros sueños y no depender de nadie, pero sobre todo aprender saber levantarnos con la frente en alto ante cualquier tropiezo. ¡Qué descanse en paz una de nuestras "joyas prestadas", Jenni Rivera!

 
SIGUE VOCES