Más

Alfredo Sánchez Martínez

Recibir actualizaciones de Alfredo Sánchez Martínez
 

¿Cómo preparar una salsa oriental picante sin salivar en el intento?

Publicado: 28/11/2012 13:28

recetasalsaoriental

La adicción de los mexicanos al picante lleva a muchos a cometer pecados del calibre de añadirle rajas a una pasta italiana o salsa verde a un rack de cordero. Sin el afán de satanizar estas prácticas culinarias -cada quién está en su derecho de comer lo que quiera, como se le antoje-, también es un hecho que, para experimentar realmente una cocina sea de donde ésta sea, hay que degustarla de su manera más pura cuando sea posible.

Eso sí, hay ocasiones en que podemos aprovechar la oportunidad de degustarla con aderezos condimentados y picantes propios de dicha región, pero exponenciando la experiencia al prepararlos en casa. Tal es el caso de la sriracha en la comida oriental, cuyos principales ingredientes es posible encontrarlos en América. Así que ¿por qué no echar mano de estas bondades para prepararla?

Pero empecemos por el principio. La sriracha, para quienes no la ubiquen, es una salsa de origen tailandés que lleva el nombre de la ciudad que la vio nacer, Sri Racha, y comúnmente se utiliza para aderezar platillos del mar. La sriracha más conocida comercialmente es esa salsa color ladrillo contenida en una reconocida botella de plástico transparente con tapadera verde y con el logotipo de un gallo en color blanco. Fue introducida a Estados Unidos a principio de la década de 1980 por el inmigrante vietnamita David Tran, con el solo propósito de satisfacer los antojos nostálgicos de sus compatriotas vietnamitas en la Unión Americana.

Como el ingrediente principal de esta salsa está muy arraigado a la cocina mexicana -los chiles jalapeños y serranos- (no por nada una fábrica de esta salsa se encuentra en el estado mexicano de Jalisco), sería un desperdicio no intentar elaborar una hecha en casa y tenerla guardada para cuando se ofrezca. Así que, si te gusta la comida oriental, y además el picante, ¿por qué no arremangarte la camisa y preparar una?

Loading Slideshow...
  • Sriracha hecha en casa

    Adaptación de la receta original del libro <a href="http://www.amazon.com/exec/obidos/ASIN/1607740036/leitesculinari">The Sriracha Cookbook</a>.

  • Para preparar: 1 1/2 tazas

    - 700 gramos de jalapeños rojos y serranos rojos, (pueden ir ajustando la cantidad dependiendo de cuán picante quieren la salsa. En una proporción de 1:1, el resultado fue mucho más picante que la de la salsa embotellada. Entre más serranos, evidentemente, más picante será). - 5 dientes de ajo. - 4 cucharadas de azúcar morena - 1 cucharada de sal Kosher - 1/2 taza de vinagre blanco destilado

  • Coloca los chiles, el ajo, el azúcar y la sal en el procesador de alimentos hasta que queden bien picados (Para quienes prefieran hacerlo como en la vieja escuela, pueden picar finamente con cuchillo los chiles y el ajo, y luego agreguen en un recipiente azúcar y sal).

  • Vierte la mezcla en un frasco limpio, después cúbrelo y déjalo reposar a temperatura ambiente. (Yo vertí la mezcla en un frasco de mermelada con la tapa sin cerrarla firmemente. Hay que dejar que permitirle a la mezcla que respire un poco, así que no aprieten totalmente la tapa). Almacénala en un lugar fresco y oscuro. Verifica tu frasco diariamente para ver signos de fermentación. (Lo cual debe comenzar entre el segundo y tercer día). Cuando empiezas a notar burbujas en el fondo del frasco, es signo de que la fermentación ha empezado. (Conmigo comenzó al segundo día). Revuelve el interior cada día, hasta que notes que el contenido no aumenta en volumen por la fermentación. (Lo cual, en mi caso, sucedió después de tres días).

  • Usa tu procesador de alimentos o licuadora para terminar de licuar añadiendo el vinagre. (Para que la mezcla quede realmente en su punto, yo dejé la licuadora un minuto y medio). Vacía la mezcla en una sartén quitando las impurezas con un colador fino y exprimiendo en éste todo el jugo. Pon a hervir la mezcla y una vez hervida, reduce la flama y deja que se cueza entre 5 y 10 minutos, o hasta que alcance la consistencia deseada. (Yo la deja hasta que la salsa borbotara un poco). Transfiere a un contenedor limpio y sellado donde puedas almacenarla en el refrigerador durante seis meses. Suficiente para unos cuantos tallarines y platos de arroz con camarón. ¡Buen provecho!


¿Te gustaría preparar esta salsa, tienes la receta de otras igualmente deliciosas?
Mira qué opinan otros y deja tu comentario aquí

TAMBIÉN VE:

 

Seguir a Alfredo Sánchez Martínez en Twitter: www.twitter.com/@firosanx

SIGUE VOCES