Más

Alejandro Romero Gaeta

Recibir actualizaciones de Alejandro Romero Gaeta
 

La evolución de los medios: Renovarse o morir

Publicado: 24/06/2012 07:15

yosoy protest media

Durante décadas en México se ha debatido sobre la necesidad de contar con una mayor democratización en los medios, desde lo que corresponde a la manera poco clara en que se han asignado las concesiones en el país, hasta lo que concierne a los contenidos que se difunden.

En este panorama, la televisión mexicana destaca como el medio con mayor fortaleza y penetración, según la Comisión Federal de Telecomunicaciones (COFETEL), en México dos concesionarios, Televisa y Tv Azteca, son quienes dominan aproximadamente el 95 % de las estaciones comerciales del país, 99.3% de la publicidad y 98% de la audiencia.

Por lo anterior, parece que la decisión de la COFETEL de preparar el escenario para la licitación de 306 frecuencias de televisión abierta en 29 estados del país, puede ser una buena noticia, y para confirmarlo, el primer paso ha sido publicar en el Diario Oficial de la Federación, el Programa de concesionamiento de frecuencias de radiodifusión de televisión.

Sin entrar de lleno en cuestiones técnicas que este tema posee, lo cierto es que esta acción deber ir a la par del llamado "apagón analógico", que no es otra cosa que acelerar el proceso para que millones de hogares en México puedan contar con una televisión digital o un decodificador que les permita acceder a las nuevas señales que se desean concesionar.

Será el 16 de abril de 2013 en la ciudad de Tijuana, donde inicie de manera escalonada este "apagón", pero existen aún muchas dudas de que este proceso pueda concluir en los tiempos establecidos, que indican como plazo máximo el 31 de diciembre de 2015 para transitar de la señal análoga a la digital.

De manera paralela, en lo que se refiere al proceso de licitación de frecuencias se habla de un periodo de 18 meses desde la publicación del Programa de concesionamiento, hasta la entrega de títulos a los ganadores de las licitaciones, es decir, que para diciembre de 2013, México podría contar con nuevas estaciones o cadenas de televisión, situación que sería histórica en las telecomunicaciones mexicanas.

Hasta aquí es como México avanza para cumplir con el "apagón analógico", un proceso que muchos países están llevando a cabo o lo han concluido como es el caso de España por mencionar un ejemplo; el asunto de fondo es que ni una señal digital, ni más concesionarios garantizan de facto que se eleve la calidad y diversidad de los contenidos que tanto se han criticado a monopolios como Televisa y Tv Azteca.

Una prueba tangible de inconformidad, es el cuestionamiento creciente para ambas televisoras con respecto a la cobertura del proceso electoral en México, ya que han promovido de forma insistente un escenario en el que supuestamente y de manera aplastante, los mexicanos solo quieren a un Candidato para Presidente del país: Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Esta insatisfacción entre lo que se divulga en la televisión y el sentir de miles de personas en las calles, encontró un punto de coincidencia con la manifestación de jóvenes de la Universidad Iberoamericana en contra de Enrique Peña Nieto, lo que dio vida al movimiento denominado #YoSoy132, que entre otras solicitudes, exige mayor honestidad y equilibrio en el manejo de los contenidos con respecto a la cobertura electoral.

El proceso de licitación para nuevas opciones de televisión en México es positivo, aunque algo tardío, muy acorde a la situación general que se vive en un país sin reformas estructurales, educativas, fiscales y de justicia, mientras que otros países de América Latina y del mundo avanzan y nos rebasan con facilidad.

Lo que para muchos pareciera que son acciones de futuro no lo son de fondo, pues la plataforma que realmente puede convertirse en una oportunidad para generar mayor competencia, calidad y diversidad es el internet.

La tecnología avanza a cada minuto y las noticias en papel son un recurso no renovable, no se trata de desaparecer, sino de evolucionar; al final más allá del medio o de la tecnología, los retos son los mismos: alcanzar liderazgo, generar competencia, superar metas comerciales y elevar la calidad y diversidad de los contenidos.

Lo que se acerca no es una lucha de dominación entre medios tradicionales y medios digitales, más bien es una fusión; con el tiempo las opciones para comunicarnos o consumir información aumentarán, y en ese proceso llevará la delantera no sólo el emprendedor grande o pequeño, sino el que tenga mayor creatividad para ofrecer un producto de calidad.

En México, en América Latina, en Estados Unidos para los medios que trabajan contenido en español, el problema no es que sigan surgiendo periódicos, nuevas cadenas de radio o televisión, sino que estos proyectos y quienes trabajen en ellos no estén conscientes de la dinámica que marcan la tecnología y a la inmediatez que exigen los públicos actuales.

 

Seguir a Alejandro Romero Gaeta en Twitter: www.twitter.com/@arg380

SIGUE VOCES