Más

Alejandro Escalona

Recibir actualizaciones de Alejandro Escalona
 

PRI: El dinosaurio muestra las garras

Publicado: 11/03/2013 15:06

epn

Al cumplirse los 100 días de gobierno del presidente mexicano Enrique Peña Nieto, es evidente que el tan cacareado nuevo Partido Revolucionario Institucional (PRI) ha regresado al poder maquillando la realidad con declaraciones de libertad, equidad y justicia para todos. Para aquellos reticentes al viejo orden enmascarado de nuevo, el dinosaurio sacó recientemente las garras en la mejor tradición del PRI con la detención de Elba Esther Gordillo, la odiada líder sindical del magisterio.

El arresto de Gordillo ha cautivado a los mexicanos tanto dentro como fuera del país. Para algunos, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto dio un manotazo de autoridad al detener a una líder sindical corrupta que había sido intocable por décadas. Para el gobierno, fue un acto de apego a la ley. Sin embargo, dada la historia negra de la exaliada de Peña Nieto, su detención obedece a un ajuste de cuentas así como a la necesidad de apuntalar a la administración del mandatario priista al cumplir poco más de tres meses en el poder.

En las semanas previas al arresto de Gordillo, el gobierno de Peña Nieto había sufrido descalabros que llamaron la atención internacional. En primer lugar, la violencia relacionada con el narcotráfico no ha cedido. El número de asesinatos en los primeros dos meses del gobierno de Peña Nieto es similar al registrado en la administración del ex presidente Felipe Calderón. El bestial asesinato de 20 integrantes del grupo Kombo Kolombia dio la vuelta al mundo. Lo mismo la brutal violación de seis turistas españolas en el centro turístico de Acapulco.

La violación de las turistas españolas ocurrió días después de que la nueva secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu Salina, declarara que en México "todo turista está seguro". El vil crimen que sufrieron las turistas españolas representó un sobresalto mayúsculo para el gobierno de Peña Nieto que ha hecho del turismo la piedra de toque que levante la economía mexicana. Aun así la violencia que padecen diariamente los mexicanos no amerita ninguna declaración presidencial.

Las críticas por la falta de una estrategia diferente a la de Calderón para combatir el narcotráfico empiezan a sumarse. Peña Nieto ha optado por ignorar la violencia como si dejando de hablar respecto a los narcos y sus socios en diversos niveles del gobierno éstos fueran a desaparecer. Incluso palabras como cártel, narcotráfico y lavado de dinero han desaparecido del discurso oficial. Sin embargo, los muertos se siguen multiplicando. A principios de marzo, se registraron en un solo día más de 30 asesinatos relacionados con el narcotráfico. La estrategia de Peña Nieto para combatir a los cárteles ha sido hasta ahora criticar al expresidente Felipe Calderón a la vez que se ignora la violencia.

En segundo lugar, la versión oficial sobre las causas de la explosión en la Torre de Pemex ha dejado un manto de duda. Aun si fue un accidente, el hecho atrajo el tipo de titulares a nivel internacional que menos quiere el gobierno de Peña Nieto. Así las cosas, el mandatario mexicano necesitaba dar un golpe de buenas noticias.

El blanco perfecto era Elba Esther Gordillo, quien personifica décadas de corrupción e impunidad. "La Maestra" surgió con el PRI y fue aliada de Peña Nieto. El dinosaurio necesitaba dar un manotazo. Lo mismo hizo el ex presidente Carlos Salinas de Gortari, mentor y aliado de Peña Nieto, cuando arrestó al líder sindical de Pemex, Joaquín Hernández Galicia, alias "La Quina". El arresto de "La Quina" ocurrió a poco más de un mes de que Salinas asumiera la presidencia. Su captura fue un manotazo de autoridad para mejorar la imagen de Salinas a quien se le acusaba de corrupto.

El arresto de Gordillo es una página tomada del libro de Salinas. Peña Nieto necesita legitimidad tras unos comicios plagados de irregularidades que apuntan a la compra de votos y al uso extraordinario de recursos de campaña, incluyendo el apoyo de Televisa con cobertura positiva en favor de Peña Nieto durante años. Con malas noticias respecto a la violencia y la cuestionada explosión de Pemex, le urgía generar titulares positivos. Nadie olvida que Gordillo salió del PRI, se regodeó durante los gobiernos de varios presidentes priistas hasta ser expulsada de ese partido en 2006. Todos sabían de la riqueza ilegal de Gordillo, incluyendo Calderón. Como gobernador del Estado de México y candidato presidencial, Peña Nieto tuvo a Gordillo de aliada.

Los primeros meses del gobierno de Peña Nieto muestran que el maquillaje de la realidad, el maquiavelismo, la falta de transparencia, el uso de la justicia con fines políticos que caracterizaron al PRI de antaño están de vuelta. El dinosaurio regresó a Los Pinos y ya enseñó los dientes.

 

Seguir a Alejandro Escalona en Twitter: www.twitter.com/alexoescalona

SIGUE VOCES