La lista de las contraseñas o passwords más comunes --los peores-- que utilizaron los usuarios en Internet en el 2013 muestran que éstos todavía no entienden las reglas básicas de la seguridad online.

SplashData, una compañía de California que produce apps de seguridad, recopiló la lista de las peores 25 combinaciones de contraseñas para que la gente esté consciente de los peligros a los que se enfrentan al usar contraseñas que pueden ser adivinadas. Este año la palabra "password", perdió su primer lugar como la contraseña más usada. Ahora el "123456", que estaba en el segundo lugar, resultó ser la contraseña más común (léase la peor). Otras palabras comunes incluidas en la lista fueron "iloveyou", "querty" y "abc123".

Se sumaron a la lista contraseñas como "photoshop", evidenciando que la gente se inspira en el programa que están usando cuando crea su contraseña.

"Ver contraseñas como 'adobe123' y 'photoshop' en la lista es un buen recordatorio de que no debemos crear contraseñas basadas en el nombre del sitio web o aplicación que se está usando", dijo el Director Ejecutivo de SplashData, Morgan Slain, en un comunicado.

Las mejores contraseñas para protegerte de hackers son aquellas que incluyen combinaciones largas de letras y números con signos de puntuación. Y, debes evitar usar el mismo password en múltiples servicios y aparatos.

Estas son las peores contraseñas del 2013:

  1. 123456
  2. password
  3. 12345678
  4. qwerty
  5. abc123
  6. 123456789
  7. 111111
  8. 1234567
  9. iloveyou
  10. adobe123
  11. 123123
  12. Admin
  13. 1234567890
  14. letmein
  15. photoshop
  16. 1234
  17. monkey
  18. shadow
  19. sunshine
  20. 12345
  21. password1
  22. princess
  23. azerty
  24. trustno1
  25. 000000

Vía HuffPost Tech

Relacionado en HuffPost Voces:

Loading Slideshow...
  • Compras compulsivas bajo la influencia

    <strong>Descarga engañosa:</strong> Nunca es buena idea buscar tacones nuevos mientras disfrutas una copita de vino. Un 33% de las lectoras de la revista <em><a href="http://www.self.com/">SELF</a></em> indicó que les gusta comprar después de tomar. Un 17% indicó estar tan borrachita que ni siquiera recordaba la compra. El alcohol hace perder las inhibiciones y muchos sitios facilitan tanto comprar que con dos clics te puedes hacer de un guardarropa nuevo.

  • <strong>Sé más lista:</strong> Compra como invitada cada vez que puedas. Mientras no te registres, lo que te obliga a entrar el número de tu tarjeta de crédito cada vez y toda tu información, retrasará el proceso y te obligará a reevaluar la compra.

  • El anuncio difícil de resistir

    <strong>Descarga engañosa:</strong> ¿Has notado que con cada 'like' que das en Facebook un nuevo comercial aparece en tu pantalla? Igual, mirabas unas carteras y en cada página que abre, el tentador anuncio reaparece. Estos son sistemas de publicidad automatizados que "ven" lo que haces en tus redes sociales o lo que miras en tus motores de búsqueda. Es difícil resistirse.

  • <strong>Sé más lista:</strong> Si ese comercial continúa asediándote durante tus búsquedas online, pero no planificabas hacer el gasto, resiste la tentación al levantarte de tu asiento, llama a una amiga, organiza tu biblioteca musical... lo que sea.

  • El tsunami pre-cafeína

    <strong>Descarga engañosa: </strong>Los comerciantes saben que una de las primeras cosas que haces en la mañana es revisar tu email, lo que explica el influjo de mensajes con ofertas exclusivas enviadas durante la madrugada. La presión para comprar en ese momento es mucha. La psicóloga Nancy Pucinelli, experta en ventas, de la Universidad de Oxford, explica que sería una compra de impulso, lo que podría prevenirse si estás adecuadamente cafeinada o despierta.

  • <strong>Sé más lista:</strong> Dirige los correos de tus tiendas favoritas en un archivo en tu computadora. Léelos una vez hayas tenido la oportunidad de despertarte lo suficiente para leer la letra chiquitita. Olvida esas "ventas de último minuto". Lo que sea que quieres comprar, de seguro estará ahí al día siguiente.

  • La vagancia

    <strong>Descarga engañosa:</strong> Admítelo: es un dolor de cabeza regresar esa blusa que te quedó enorme. Un sondeo de <em>SELF</em> reveló que el 56% de las lectoras conservaban algo que no les servía que habían comprado online.

  • <strong>Sé más lista: </strong>Hazte una promesa, si no te queda, ¡lo devolverás! También prueba ciertas prendas en persona antes de buscarlas más baratas online.