Este miércoles en la noche fue ejecutado el mexicano Edgar Tamayo, de 46 años, a pesar de los esfuerzos del gobierno mexicano y de otros organismos internacionales de detener la aplicación de la pena capital.

El reo mexicano recibió la inyección letal en un centro penitenciario de Huntsville a las 9:32 p.m (Tiempo del Centro), de acuerdo con Jason Clark, vocero del Departamento de Justicia Criminal de Texas. Tamayo no dio declaración antes de morir.

Esta ejecución se llevó a cabo en medio de una gran polémica que provocó el caso y el desacuerdo entre las autoridades mexicanas y estadounidenses.

Tamayo fue acusado por el asesinato de un policía en Houston hace 24 años. El prisionero, cuya familia vive en México, supuestamente fue víctima de múltiples violaciones durante todo el proceso criminal, según Sanda Babcok, la abogada quien lo representaba.

Pese a las protestas, cartas de clemencia, gestión de las autoridades consulares mexicanas en Estados Unidos, Tamayo recibió la inyección letal como lo había confirmado la oficina del gobernador de Texas, Rick Perry.

Huntsville, Texas, donde fue ejecutado (La historia continúa después de la foto)

death row texas

El pasado 19 de enero, el gobierno de México reiteró una vez más su "fuerte oposición" a la sentencia de la pena de capital de Edgar Tamayo Arias.

"En el 2004, en una decisión de los Acuerdos de Viena y la Corte Internacional de Justicia (ICJ) se determinó que Estados Unidos estaba obligado a revisar y reconsiderar las sentencias de 51 mexicanos, incluyendo a la de Edgar Tamayo, quien fue sentenciado a muerte sin que se le fuera notificado que tenía derechos a recibir asistencia y protección de las autoridades consulares mexicanas como estable el artículo 36 de la Convención de Viena".
"En coordinación con los abogados del Sr. Tamayo, el ministro de Relaciones Exteriores ha hecho uso de todos los poderes políticos, legales y administrativos para prevenir la ejecución", explicaron las autoridades mexicanas.

Cientos de cartas habían sido enviadas a la Corte Internacional de Justicia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa y la Comisión Internacional contra la Pena de Muerte.

Amnistía Internacional también envió un paquete de 17 mil 500 cartas, provenientes de 52 países, en las que se pide detener la ejecución.

Desde 1976 hasta la fecha se han ejecutado 28 reos de nacionalidad mexicana en los 32 estados donde está permitida la pena capital, de acuerdo con el Centro de Información para la Pena de Muerte con base en Washington D.C, organización que se opone a la misma.


NOTA DE AP: PREVIO A LA EJECUCIÓN

HUNTSVILLE, Texas, EE.UU. (AP) — Funcionarios mexicanos están furiosos porque Texas se ha opuesto a medidas jurídicas y rechazado la presión diplomática para salvarle la vida a un prisionero que estaba sin autorización en Estados Unidos cuando fue condenado por matar a tiros a un policía de Houston hace dos decenios.

Edgar Arias Tamayo, de 46 años, debe ser ejecutado por inyección letal el miércoles por el asesinato en 1994 del agente Guy Gaddis, de 24 años.

Gaddis, que sólo llevaba dos años en la policía, trasladaba a Tamayo y a otro hombre desde el lugar de un robo cuando, según las pruebas, recibió tres impactos de bala en la cabeza y el cuello de una pistola que Tamayo tenía oculta en los pantalones. El carro patrullero se estrelló y Tamayo huyó a pie pero fue capturado a pocas cuadras de distancia, todavía con las esposas puestas, con el reloj de la víctima y su cadena el cuello.

Los abogados de Tamayo estudiaban medidas de última hora para evitar que sea ejecutado después de que un juez federal de distrito rechazó el martes una demanda que impugnaba lo que según ellos es el injusto y secreto proceso de clemencia en Texas.

Los abogados y el gobierno mexicano han alegado también que el caso de Tamayo no se desarrolló debidamente porque no le informaron, según indica un acuerdo internacional, que podía recibir asistencia jurídica de su país tras el arresto.

El secretario de Estado había pedido al procurador general de Texas, Greg Abbott, que demorara la ejecución, diciendo que "pudiera impactar la forma que los ciudadanos norteamericanos son tratados en otros país". El Departamento de Estado repitió esa postura el martes.

Pero el despacho de Abbott y la fiscalía de distrito del Condado Harris se opusieron a posponer lo que sería la primera ejecución este año en el estado con mayor cantidad de reos ejecutados: Texas ejecutó a 16 personas en 2013.

El gobierno mexicano expresó en un comunicado esta semana que "se opone con fuerza" a la ejecución y recordó que no revisar y reconsiderar la sentencia sería "una clara violación de Estados Unidos a sus obligaciones internacionales".

Funcionarios mexicanos y los abogados de Tamayo dijeron que estaba protegido por una cláusula de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares de 1963. La asistencia jurídica que garantiza ese tratado pudiera haber descubierto pruebas para impugnar el cargo de asesinato o que evitaran que Tamayo fuese condenado a la pena de muerte, dijeron.

"Seguimos estudiando nuestras opciones de apelación y la vindicación del derecho del señor Tamayo a la revisión de la infracción de sus derechos consulares", dijo Maurie Levin, uno de los abogados de Tamayo.

La apelación de Tamayo a un tribunal federal en Austin solicitaba una orden judicial contra el gobernador de Texas, Rick Perry, y la Junta de Perdón y Libertad Condicional, que Perry nombra. La junta puede recomendar a Perry que otorgue clemencia, pero esa decisión se toma muy pocas veces.

Levin y la abogada Sandra Babcock alegaron que los procedimientos de clemencia del estado son "una afrenta a lo que debe ser la clemencia, una 'protección' en nuestro sistema judicial".

El despacho de Abbott respondió que los procedimientos cumplieron las directrices de la Corte Suprema.

"No importa de dónde sea la persona", dijo Lucy Nashed, portavoz de Perry. "El que cometa un crimen despreciable como este en Texas, queda sujeto a nuestras leyes estatales, como un juicio justo con jurado, y la sentencia máxima".

Tamayo estaba en Estados Unidos sin autorización y tenía antecedentes penales en California, donde cumplió una pena de prisión por robo y recibió la libertad condicional, según registros de la prisión.

"Nadie alega que no mató a Guy Gaddis", dijo Ray Hunt, presidente del Sindicato de Policías de Houston. "El disfrutó los mismos derechos que tenemos todos.

"Esto se ha estudiado, escuchado, examinado y es hora de que se cumpla el veredicto del jurado".

Los retos jurídicos a la notificación consular y los ciudadanos mexicanos en la galera de la muerte en Texas no son nada nuevo. Por lo menos otros dos reos en circunstancias similares fueron ejecutados en Texas en años recientes.

Tamayo estaba entre más de 40 ciudadanos mexicanos condenados a muerte en Estados Unidos cuando la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Holanda, falló en 2004 que no les habían informado debidamente de sus derechos consulares. La Corte Suprema indicó posteriormente que audiencias solicitadas por la Corte Internacional sobre los casos de esos reos sólo eran obligatorias si el Congreso emitía una ley al respecto.

"Desafortunadamente, esa ley nunca se aprobó", reconoció la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

Loading Slideshow...
  • <a href="http://voces.huffingtonpost.com/2014/01/20/ejecucion-edgar-tamayo-video_n_4632128.html" target="_blank">Edgar Tamayo, ciudadano mexicano, fue ejecutado el miércoles 22 de enero de 2014</a> por la noche en Texas por matar a un policía de Houston, a pesar de los ruegos y la presión del gobierno mexicano y el Departamento de Estado norteamericano para detener la ejecución. Tamayo, de 46 años, recibió una inyección letal por matar al agente Guy Gadduis, de 24 años, en enero de 1994. (Foto AP/Tony Rivera)

  • Leona Wieland, de 65 años, al centro, enciende velas y veladoras con la hermana Janice Klein, a la izquierda, afuera de una penitenciaria en Sioux Falls, Dakota del Sur, en protesta por la ejecución en el lugar de Donald Moeller, acusado de la violación y homicidio de una niña de nueve años ocurrido en 1990. (Foto AP/Amber Hunt)

  • James T. Rowan

    El abogado James T. Rowan despliega una manta contra la pena de muerte, afuera de la mansión del gobernador en Oklahoma City, Oklahoma, el jueves 6 de enero del 2011. Billy Don Alverson, de 39 años, fue ejecutado el jueves por el asesinato del empleado de una tienda, a quien propinó una paliza con un bate de béisbol hace casi 16 años. (Foto AP/Sue Ogrocki)

  • Sylvester Schieber, Vicki Schieber, Kirk Bloodsworth, Ben Jealous

    El activista contra la pena de muerte Sylvester Schieber (izquierda) su esposa Vicki (al centro), Kirk Bloodsworth, el primer estadounidense condenado a la pena de muerte que fue exonerado por una prueba de ADN, y el presidente de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP por sus siglas en inglés) Ben Jealous, a la derecha, celebran al conocerse la aprobación de la Cámara de Delegados de Maryland a la propuesta de abolir la pena de muerte, en Annapolis, Maryland, el viernes 15 de marzo del 2013. Se prevé que la ley será suscrita por el gobernador demócrata Martin O'Malley. Maryland sería el 18vo estado en abolir la pena de muerte. (Foto AP/Patrick Semansky)

  • El abogado defensor Lawrence J. Whitney, derecha, acompaña a su cliente Richard Beasley, centro, después de que el jurado recomendó la pena de muerte en una corte de Akron, Ohio, el miércoles 20 de marzo de 2013. Beasley, un autoproclamado predicador callejero, fue declarado culpable por la muerte de 3 hombres atraídos por falsas ofertas de trabajo publicadas en la página de internet Craigslist. (Foto AP/Akron Beacon Journal, Michael Chritton, Pool)

  • Ronald Post

    Ronald Post, un reo de Ohio de 204 kilogramos (450 libras) de peso y que debido a su obesidad se le concedió clemencia de la pena de muerte, aparece en una foto sin fecha divulgada por el Departamento de Rehabilitación y Correccionales. Post falleció siete meses después, informaron las autoridades el viernes 26 de julio de 2013. (Foto AP/Departamento de Rehabilitación y Correccionales de Ohio).

  • James Holmes, Tamara Brady

    James Holmes, a la izquierda, acompañado de su abogada defensora Tamara Brady durante la audiencia en la que acusaron formalmente al primero en un tribunal federal en Centennial, Colorado, el 12 de marzo de 2013. La defensa pretende que se le conmute a Holmes una posible pena de muerte por prisión perpetua. Holms mató el año pasado a 12 personas e hirió a unas 70 en un cine en Colorado. (AP Foto/The Denver Post, RJ Sangosti)

  • En imagen de noviembre de 2005, el director de información pública Larry Greene prepara una cámara en la Correccional del Sur de Ohio en Lucasville, Ohio. La pena de muerte debería considerarse un trato cruel, inhumano y degradante prohibido bajo acuerdos internacionales que impiden la tortura, dijo el experto de Naciones Unidas sobre la tortura el martes 23 de octubre de 2012. (Foto AP/Kiichiro Sato, archivo)

  • Manifestantes protestan en una foto de archivo del 21 de septiembre del 2011, contra la pena de muerte en una marcha por el caso de Troy Davis en Jackson, Georgia. Davis fue ejecutado el año pasado por el homicidio de un policía en 1991. Estados Unidos continúa entre los primeros en la lista mundial de naciones por ejecuciones, en el quinto lugar en el 2011, con 43 ejecuciones, según un reporte de Amnistía Internacional el lunes 26 de marzo del 2012. (Foto AP/Stephen Morton)

  • Samuel Lopez

    Samuel Villegas López, de 49 años, sentenciado a la pena de muerte por la violación y asesinato de una mujer de 59 años en Phoenix en 1986. (Foto AP/Arizona Departamento de Correccionales)

  • Manifestantes sostienen una manta en la escalinata de la Corte Suprema de la nación (que dice "detengan las ejecuciones), en Washington, el martes 17 de enero del , durante una protesta contra la pena de muerte. (Foto AP/Evan Vucci)

  • Amber McGuire, Missie McGuire

    Amber McGuire, izquierda, habla de la ejecución de su padre, el asesino convicto Dennis McGuire, mientras su cuñada Missie McGuire llora en una conferencia de prensa el viernes, 17 de enero del 2014, en Dayton, Ohio. La hija del recluso dijo que éste fue torturado por el método de ejecución inusualmente lento, y anunció planes de presentar una demanda por la muerte de su padre. (Foto AP/Kantele Franko)

  • Joseph Paul Franklin

    En esta foto del 19 de octubre de 1998, Joseph Paul Franklin participa en una audiencia en un tribunal en el condado Hamilton al comienzo de la selección de jurados para su juicio por cargos de asesinato en Cincinnati. Franklin, un racista blanco que atacó a negros y judíos en una serie de asesinatos en todo el país entre 1977 y 1980, fue ejecutado el miércoles 20 de noviembre del 2013, en Missouri, la primera ejecución en el estado en tres años. (Foto AP/Al Behrman)

  • Ronald Phillips

    Fotografía sin fecha proporcionada por el Departamento de Correccionales y Rehabilitación de Ohio muestra a Ronald Phillips, de 40 años, cuya ejecución por inyección letal agendada para el jueves 14 de noviembre de 2013 fue detenida por el gobernador John Kasich para considerar su solicitud de donación de órganos. (Foto AP/Departamento de Correccionales y Rehabilitación de Ohio, archivo)

  • En imagen del 15 de noviembre de 2012, Carl Henry Blue observa a familiares y amigos mientras era escoltado de regreso a su celda después de que se fijó la fecha para su ejecución en la corte del condado de Brazos, en Bryan, Texas. Blue, de 48 años, fue ejecutado por las autoridades de Texas el jueves 21 de febrero de 2013 por la muerte de su ex novia. (Foto AP/Bryan-College Station Eagle, Dave McDerman)

  • ARCHIVO _ Esta foto sin fecha proveída por el Departamento de Justicia Criminal de Texas muestra a Kimberly McCarthy, que está en el pabellón de los condenados en Texas por el asesinato en 1997 de una vecina durante un robo. Un juez de Texas aplazó el martes, 29 de enero del 2013, la ejecución de McCarthy, apenas horas antes de que ésta se convirtiese en la primera mujer ejecutada en Estados Unidos desde el 2010. (Foto AP/Texas Department of Criminal Justice)

  • ARCHIVO - La imagen del 13 de abril de 2011 muestra a Rodney Berget, que ahora espera ser ejecutado por matar a un custodio en un intento de fuga en prisión, en Sioux Falls, Dakota del Sur. Su hermano mayor Roger Berget pasó 13 años en el pabellón de la muerte en Oklahoma hasta su ejecución en 2000 a sus 39 años. (Foto AP/The Argus Leader, Elisha Page, Archivo)

  • Una carroza se lleva el cadáver de Manuel Valle de la Prisión Estatal de la Florida después de su ejecución el miércoles 28 de septiembre del 2011 en Starke, Florida. Valle, de 61 años, había sido convicto del asesinato de un policía, Louis Pena hace 33 años en Coral Gables. (Foto AP/John Raoux)

  • Esta fotografía sin fecha suministrada por el Departamento de Justicia Penal de Texas muestra al mexicano Humberto Leal condenado a muerte en ese estado. La Junta de Indulto y Libertad Condicional de Texas declinó el martes 5 de julio del 2011 suspender su ejecución, programada para el jueves 7 en la prisión de Huntsville. (Foto AP/Departamento de Justicia Penal de Texas)

  • El abogado defensor Lawrence J. Whitney, derecha, acompaña a su cliente Richard Beasley, centro, después de que el jurado recomendó la pena de muerte en una corte de Akron, Ohio, el miércoles 20 de marzo de 2013. Beasley, un autoproclamado predicador callejero, fue condenado por la muerte de 3 hombres atraídos por falsas ofertas de trabajo publicadas en la página de internet Craigslist. (Foto AP/Akron Beacon Journal, Michael Chritton, Pool)

  • En esta foto sin fecha proveída por el Departamento Correccional de Florida muestra a Manuel Pardo Jr. Pardo, un ex policía condenado a muerte por el asesinato de nueve personas en 1986, fue ejectutado el martes. (Foto AP/Florida Dept. of Corrections, HO)

  • Oba Chandler

    En esta fotografía sin fecha del Departamento Penitenciario de Florida, se muestra a Oba Chandler, condenado por la muerte de una mujer y sus dos hijas adolescentes en Florida y ejecutado el martes 15 de noviembre de 2011, en la Prisión estatal de Florida . (Foto AP/Departamento Penitenciario de Florida)