En su primer periodo de cuatro años como presidente, Barack Obama se enorgulleció de su capacidad para recuperarse cuando buena parte en Washington pensaba que peligraba su presidencia.


Sin embargo, el desafío político que presenta el desastroso inicio del plan de seguro médico de Obama es mucho mayor que los que el mandatario superó durante su enconada disputa con los republicanos por el límite de endeudamiento, sus tumbos en el debate de la campaña electoral en 2012 e incluso la dolorosa recesión.


En esta ocasión, el presidente lucha para recuperar la confianza y la credibilidad del pueblo estadounidense. Estos son los mismos factores que lo ayudaron a mantenerse a flote en las batallas previas.


"Es legítimo que esperen que tenga que recuperar alguna credibilidad en esta ley de salud en particular y en toda la gama de estos temas en general", dijo la semana pasada Obama en una conferencia de prensa en la que asumió la responsabilidad de las fallas del plan de salud que ahora desgastan a la Casa Blanca.


Por muy malas que sean las cosas para Obama, podrían pintar peor para muchos congresistas.


Los legisladores demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado temen que los problemas del plan de salud puedan perjudicar sus oportunidades de reelección el año entrante.


Por su parte, los republicanos registran bajos niveles históricos de popularidad y experimentan un debate interno sobre la dirección de su partido, aunque los problemas del plan de salud de Obama les brindan una oportunidad después de las críticas por el manejo que hicieron del cierre parcial del gobierno.


Ante la oportunidad que palpan los republicanos en la caída libre de Obama, el presidente tiene la certeza de que batallara para conseguir el apoyo de ellos, en particular en la Cámara de Representantes, para prioridades de la Casa Blanca como una reforma migratoria o un amplio acuerdo presupuestario.


Sin éxitos en otros frentes que contrarresten los fracasos del plan de salud, Obama tendrá pocas posibilidades de cambiar la opinión de la ciudadanía de que Washington y el propio presidente son ineficaces.


"Parece como si estuviéramos atascados, no importa en qué dirección miremos", dijo William Galston, investigador en la Institución Brookins, sobre el panorama político de Washington.


La calamidad del plan de salud de Obama comenzó con la marea de problemas que inutilizó la página de internet HealthCare.gov, a la que se había descrito como la manera más rápida y sencilla para que la gente comprara sus seguros médicos.


Estos problemas se complicaron cuando al menos 4,2 millones de personas comenzaron a recibir cartas de cancelación de sus compañías aseguradoras, a pesar de las reiteradas garantías de Obama de que quienes quisieran continuar con sus planes de seguro podían conservarlos.


Loading Slideshow...
  • John Boehner

    El republicano John Boehner de Ohio, presidente de la Cámara de Representantes, llega al Capitolio en Washington, el sábado 28 de febrero de 2013. Los republicanos de la cámara baja darán a conocer el martes 1 de octubre de 2013 un nuevo proyecto legislativo para impedir una parálisis del gobierno que también postergaría un año la reestructuración a los servicios de salud promovida por el presidente Barack Obama, se enteró The Associated Press.(Foto AP/Molly Riley)

  • Barack Obama

    El presidente Barack Obama habla sobre la ley de la salud el jueves, 26 de septiembre del 2013 en la Universidad Local Prince George en Largo, Marylandd.(Foto AP/Jacquelyn Martin)

  • El Tribunal Supremo de EE.UU. decidirá sobre la constitucionalidad de la reforma sanitaria del presidente Barack Obama.

  • La ley de Asistencia Sanitaria Asequible conocida como "Obamacare", llegó al Tribunal Supremo en marzo; cuando los gobiernos de 26 estados, la mayoría de ellos republicanos, presentaron demandas contra la ley.

  • La reforma obliga a los estadounidenses a contratar a partir de 2014 un seguro médico privado, algo que según los partidarios abaratará el sistema al ampliar la base de clientes.

  • En marzo del 2010 Obama promulgó la reforma del sistema de salud. Con la reforma el 95% de los estadounidenses estaría cubierto por algún seguro de salud.

  • Estados Unidos, a diferencia de la mayoría de los países desarrollados, no cuenta con un sistema de cobertura universal.

  • Abby Hoffman, de 23 años, procedente de Carolina del Norte, espera que la Corte juzgue la ley de acuerdo con la Constitución, porque según ella "la salud es un derecho humano".

  • El Tribunal Supremo de EE.UU. celebró tres días de audiencias para escuchar argumentaciones a favor y en contra de 'Obamacare'.

  • La reforma no prevé cobertura para cinco millones de personas, que quedarán por fuera del sistema, al igual que los 12 millones de indocumentados que viven en el país.

  • La derogación de la ley sería un revés para Obama, a pocos meses de lograr su relección en las elecciones de noviembre.