Algunas mujeres tienen la mala costumbre de contarle su vida con lujo de detalles, malos hábitos y romances anteriores, a cada hombre con quien inician una relación. Unas lo hacen voluntariamente; otras contestan las preguntas que el hombre les hace, inclusive en las primeras citas. ¡Error! De igual manera que se dice que “los caballeros no tienen memoria”, las damas se guardan sus memorias y muchos hábitos de vida porque:

  • Al hombre le gusta el misterio, la conquista y el descubrimiento. El exceso de información resta encanto al romance.
  • La discreción es una de las mejores virtudes.
  • Si el hombre te interesa, dale tiempo a enamorarse antes de que descubra los hábitos de vida que podrían gustarle menos.
  • Una nueva relación tiene su propia historia y no debe condicionarse a relaciones anteriores. Es una oportunidad para empezar desde cero y en el tiempo presente.
  • No te conviene dar información para que él te prejuzgue ni te hiera durante algún argumento futuro.
  • Tienes derecho a que se respete tu intimidad y tú debes ser la primera en respetarla.
  • No es cierto que sea saludable la honestidad excesiva en una relación. Las relaciones deben mantener un lado privado, según Marti Olsen Laney, PsyD, coautor de "The Introvert and Extrovert in Love".
  • Algunos datos pueden herir a tu pareja. Mantenerlos en secreto evita un estrés innecesario en tu relación.


¿Cuáles son los 5 secretos más importantes que debes mantener?

1. Relaciones pasadas- A tu pareja no le interesa tener imágenes mentales tuyas con otros hombres. Los hombres preguntan sobre sus antecesores porque quieren que les digan que ellos son los mejores. Mejor dile que cuando piensas en la cama, solo piensas en él.

2. Cómo gastas el dinero- Si no comparten fondos, él no necesita saber cómo gastas tu dinero.

3. Lo que sientes hacia su familia- Hablar mal de su familia perjudica tu relación porque lo haces sentir “entre la espada y la pared” y lo va a resentir.

4. Si alguien flirtea contigo inocentemente- No tienes por qué crearle inseguridad.

5. Lo que de verdad piensas de su regalo- Para el hombre, un regalo es una forma de decir que le importas. Si rechazas el regalo, lo rechazas a él. Busca y señala una cualidad positiva del regalo y la próxima vez, menciónale lo que quieres que te obsequie.

Aparte de estos secretos que a las mujeres nos conviene guardar, tenemos otros y los pensamos así:

  • Me gusta la generosidad y diría cualquier cosa para lograr que me compres los zapatos y el vestido que vi.
  • No me parece romántico ver a un hombre sudado y maloliente. Si quieres sexo, ¡vete a bañar!
  • Pretendo apasionarme con lo que te gusta porque si lo demuestro lo suficiente, es más fácil conseguir lo que quiero de ti.
  • El día tiene solo 24 horas y no soy tu sirvienta. Quiero que me ayudes en las tareas del hogar sin tener que pedírtelo.
  • Cuando quiero sentarme a conversar, es hora de que me hables en serio y dejes de mentir sobre lo que discutamos.
  • Detesto las citas formales porque tengo que estar pendiente de impresionarte, cuando lo que quiero es ser yo misma. Tampoco sé si vas a dividir la cuenta o a decir que olvidaste la billetera en tu casa.
  • Te ves sexy cuando te vistes para salir a trabajar.
  • Necesito saber que me deseas.
  • Fantaseo contigo.
  • Te comparo con mis ex.
  • He buscado tus ex en Internet.
  • Mi cuerpo no siempre está tan suave.
  • Puedo ser desorganizada.
  • Siempre necesito tiempo extra para prepararme para salir.
  • Usualmente llego tarde.
  • Me has hecho llorar.
  • Me gusta cuando llamas.
  • Guardo tus correos de voz.
  • Uso ropa interior anticuada.
  • Gasto mucho en ropa.
  • Estoy probándote constantemente.
  • Quiero que asumas el control en la cama.
  • Peleo cuando me siento ignorada.
  • Cuando no pagas, pienso que eres tacaño.
  • Mis amigas saben mucho sobre ti.
  • Me siento nostálgica cuando no estás.

Relacionado en HuffPost Voces:

Loading Slideshow...
  • Cuando alguno de los dos trabaja jornadas muy largas

    Es entendible que en ocasiones tengan que trabajar horas extras o asistir a reuniones importantes que traspasan los horarios regulares de oficina, pero de alguna manera deben tratar de evitar que esto se vuelva una regla. Si siempre salen tarde del trabajo, llegarán a casa cuando la otra persona ya haya cenado por su cuenta e incluso tal vez haya decidido irse a dormir. Si esta dinámica se convierte en su día a día, llegará un momento en el que quien siempre está solo en casa, se canse y aburra de esperarles sin sentido. Dos cosas podrán suceder: un reclamo en tono de pelea surgirá, o bien, se dará un alejamiento con toda la indiferencia del mundo.

  • Cuando trabajan hasta en fines de semana

    Cuando el trabajo se vuelve más demandante cada vez y de poco en poco les va siendo inminente ocupar hasta sus días de descanso para resolver pendientes laborales, la oportunidad de disfrutar los ratos de ocio juntos desaparece. Aquel que sí puede descansar los fines de semana, será el único que asista a las reuniones familiares o con amigos. Sólo uno de ustedes irá al club, a pasear al perro o al cine, y pronto, se volverá prácticamente en una persona soltera. Sentirse abandonado de esa manera sólo hará que el amor se diluya.

  • Cuando el trabajo genera malhumor y estrés

    Cuando alguien tiene problemas en la oficina o demasiada carga de trabajo, todo el tiempo estará hablando o quejándose de ello. Cuando el trabajo se vuelve el único tema de conversación entre ustedes, o alguno pasa todo el tiempo atendiendo llamadas o correos electrónicos de la oficina, la situación se vuelve incómoda y aburrida. Aunque pasen tiempo juntos, la relación no se enriquecerá en absoluto, y por el contrario, se volverá una carga para el que sirva de confidente.

  • Cuando no hay energía para el romance

    Cuando por fin se liberan y dejan de pensar en el trabajo, la energía que les queda es mínima. Ven tele y se quedan dormidos, platican y parecen zombies... y en la cama, nunca hay vitalidad para una sesión de sexo. ¿Crees que esto no acabará con la paciencia de tu pareja? Están juntos para compartirlo TODO, y si bien es cierto que ambos deben ser comprensivos y entender que el trabajo es importante, no pueden dejar de lado los cariñitos y los instintos más básicos.

  • Cuando la presión del trabajo afecta su salud

    Todo el estrés que genera el trabajo, tiene repercusiones físicas: el sistema endocrino se ve afectado, aumentan el estrés y la ansiedad, se incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares (infartos, anginas de pecho, hipertensión), insomnios, trastornos urinarios... ¿Qué tal te suena esto? Si enfermas, tu pareja tendrá todo el derecho de decirte: "te lo dije". Una cosa es estar juntos en la salud y en la enfermedad, pero otra es tener que atender los achaques que la obsesión por el trabajo pueda provocar en alguno de ustedes sólo por la necedad de no querer liberarse un poco de él.

  • Lo que debe hacer el que sufre el abandono:

    Se debe decir lo que se siente, hacer evidente lo que afecta. "Estoy triste", "necesito que algo cambie", "necesito pasar tiempo de calidad contigo". Si no te haces escuchar, tu pareja podría ni enterarse de que hay un problema entre ustedes. No se vale que te calles lo que te molesta y un día, de buenas a primeras, simplemente te alejes y termines la relación.

  • Lo que debe hacer el trabajador compulsivo:

    Aunque no lo creas, la solución está en ti. Por muy demandante que sea tu trabajo, tú, tus compañeros y jefes, entienden que también tienes vida personal. La salud de tu relación de pareja puede ser el motor para el resto de tu vida, así que no la sacrifiques en nombre del trabajo. Debes encontrar tiempo para pasar tiempo de calidad con tu pareja. Escucha y sé sensible o a lo que la otra persona siente y no des por hecho que estará a tu lado siempre sin importar que la ignores.