Por primera vez desde la muerte de Jenni Rivera, Chiquis, su hija mayor, habla sobre el enojo con su madre y dice que se murió sin que se hablaran. Que si para el mundo la "Diva de la Banda" falleció el 9 de diciembre, ella la perdió dos meses antes y carga con el dolor de saber que la cantante se fue pensando que ella tuvo un romance con su padrastro, Esteban Loaiza.

"El mundo, mi familia perdió a Jenni el 9 de diciembre, yo perdí a mi mamá dos meses antes, el 2 de octubre... Fue un mal entendido... Para mí ese día se me terminó el mundo", comienza diciendo Chiquis en una entrevista exclusiva que le concedió la cadena mexicana Azteca América.

Y con un nudo en la garganta sigue diciendo: "todos los días vivo con eso, nadie sabe el dolor que yo cargo, más porque fue un mal entendido, había tanta gente en el medio que causaron tanto dolor, tantos problemas que era imposible no tener coraje".

Chiquis asegura que muchas gente, con intereses no claros, le llenaron la cabeza a Jenni para que terminaran peleadas... "No teníamos comunicación, nada de nada. Yo no tuve la oportunidad de sentarme con mi mamá y explicarle... Todos los días me despierto y me acuesto con ese dolor, sin no fuera por Johnny y Jennica [sus hermanos] no se que sería de mi, no sé".

A ya más de un año de aquel día en que se suscito la pelea entre madre e hija, Chiquis dice que sigue sin entender qué pasó y por qué Jenni creyó lo que le contaron: "No entiendo de dónde salió este chisme, esta cosa tan horrible que ha causado tanto dolor, siempre él [Esteban Loaiza] fue muy respetuoso conmigo y yo con él. Había muchísima gente entre medio llenándole la cabeza. Si hay algo con una persona hay que preguntarle directamente y eso es algo que no se hizo. Es hasta este día que mi mamá en su corazón piense que yo tuve algo con Esteban".

Recordemos que cuando Jenni entabló la demanda de divorcio contra Loaiza dijo que lo que había descubierto era tan grave que ella que siempre todo lo contaba, no podía hablar del tema y que la separación era definitiva y no había vuelta atrás. Por otro lado, en aquel momento confirmó la pelea con su hija Chiquis a quien corrió de la casa y se murió sin tener comunicación con ella.

Sin embargo, en su último concierto, hora antes del terrible accidente, Jenni le dedicó a su hija la canción "Paloma Negra" tema que siempre significó mucho para las dos, el favorito de Chiquis y en cuya letra habla de una pelea y un deseo de reconciliación.