"Si deseas que tus sueños se hagan realidad, ¡despierta!" - Ambrose Bierce

Los sueños son un misterio. Pasamos buena parte de nuestras noches soñando, y no sabemos por qué, ni para qué soñamos. En nuestros sueños se esconden deseos, emociones, temores que muchas veces cuesta admitir como propios, y que al ser rechazados durante la vigilia, nos visitan durante la noche.

Los sueños han ocupado un espacio importante a lo largo de la historia de la Humanidad. Los primeros pueblos primitivos, les otorgaban un poder profético. Los egipcios por ejemplo, sostenían que su origen era divino, y eran portadores de mensajes útiles para la vida de vigilia. Otras culturas del pasado creían que por medio de los sueños entramos en contacto con otro mundo desde el cual se reciben mensajes enviados por la Divinidad.

En la Edad Media en cambio, el Concilio de Trento prohibió en el siglo VI D.C., todas las creencias relacionadas con lo onírico, por juzgarlas pecaminosas. Durante varios siglos, las personas quedaron privadas de expresar libremente sus sueños, salvo los relatados por santos y mártires.

Hoy, sabemos que los seres humanos soñamos tres a cuatro veces por las noches, también se ha comprobado que sueñan los mamíferos, y ciertas aves. Los sueños casi nunca siguen las leyes de la razón y la lógica, tampoco tienen moral. Vemos a personas muertas como si siguieran vivas, tenemos encuentros sexuales con desconocidos, o celebridades, hablamos con animales y otras veces se nos presentan monstruos aterradores.

Los sueños, para muchos, han sido premonitorios, reveladores, anticipatorios, creativos y hasta terapéuticos. Mientras soñamos, la mente es más libre y creativa, son frecuentes las revelaciones.

Si bien se conocen muchas teorías que explican por qué soñamos, investigadores prominentes, sugieren que los sueños cumplen distintas funciones. Algunos advierten y previenen sobre determinados acontecimientos, mientras que muchos otros, sirven para ayudar a que cada persona se conozca más. Aprender a recordar e interpretar nuestros sueños es una herramienta muy valiosa para lograr objetivos personales.

Para recordar los sueños:

  • Es ideal mantener un horario regular para dormir, tratar de acostarse siempre a la misma hora, no despertar con alarmas con música o sonidos fuertes.
  • Tener siempre junto a la cama un cuaderno destinado al registro de los sueños y un bolígrafo. Tomar nota de todos los sueños: los bellos, feos, los que causan tristeza o temor; es importante anotar los sentimientos que sugiere el sueño: temor, alegría, amor, curiosidad, etc.
  • Escribir rápidamente los números, calles, nombres, o cosas que se mencionen en el sueño, ya que se olvidan muy rápidamente.

La mayoría de los sueños se olvidan a los 10 minutos, así que, ni bien despertamos, hay que comenzar a escribir. El momento de escritura es a los fines de recordar, si el sueño ha quedado bien registrado en el cuaderno, ha llegado la hora de su análisis.

Al igual que el hombre, los sueños han evolucionado, antiguamente, su propósito era consultarlos como a un oráculo para conocer el futuro. Hoy su finalidad es otra, la de orientar nuestras vidas, encontrar soluciones que no podemos ver en estado de vigilia, y alcanzar una vida más plena.

También en HuffPost Voces:

Loading Slideshow...
  • Soñar con un bosque

    Por <em>Diana, la astróloga</em> Cuando sueñas que caminas por un bosque o que duermes allí, tu inconciente recrea el pubis femenino. Tanto si lo sueña un hombre o una mujer, el sueño es placentero.

  • Soñar con un cuchillo u objetos punzantes

    El soñar con cosas que cortan materiales blandos, simboliza la penetración sexual En el caso de que lo sueñe un hombre, tendrá una erección, porque su inconciente recrea el acto sexual. Si lo sueña una mujer el sueño encierra un temor ancestral a ser tomado a la fuerza --que puede ser el miedo a una violación o a la toma de poder de un hombre sobre ella.

  • Soñar con agua

    El agua en los sueños tiene enormes implicaciones sexuales. La sensación de flotar y que el agua acaricie todo nuestro cuerpo significa que lo deseas, si eres mujer, ser tomada sexualmente de manera tranquila y paciente. El agua para la mujer simboliza el acto con mucho placer. Si lo sueña el hombre tiene implicaciones sensuales, pero recrea una fantasía erótica freudiana, es decir, con la madre. La voluptuosidad que da el agua, no la otorga en la misma medida ningún otro elemento.

  • Soñar con un famoso haciendo el amor

    El soñar con gente conocida, sobre todo con famosos, tiene significados diferentes según el sexo del soñador. Cuando sueña una mujer con un famoso teniendo sexo, significa que ella necesita reconocimiento y estímulo. Si sueña un hombre, la implicación es más profunda, pues el sueño lo provoca un estado de melancolía, generado por terceros y muy arraigado en su inconsciente. A veces se sueña con héroes de historietas que nos aman, eso significa que necesitamos mucha ayuda, pues estamos un poco perdidos.

  • Soñar que ves a otras personas

    Si en nuestro sueño vemos a otros teniendo sexo, significa que tenemos un problema de comunicación, que no podemos decirle algo a alguien que amamos como hombre o mujer; también simboliza que deseamos a esa persona pero que nos cuesta comunicarnos con su lado más sensual y nos sentimos frustrados por eso.

  • Soñar con la autoerotización

    Si nos estamos estimulando sobre una superficie plana y vemos nuestro rostro en primer plano y la sensación no es de pesadilla sino muy placentera, es porque estamos bien solos y el placer es muy grande. Si no podemos determinar el lugar y nos sentimos algo perdidos, en ese caso se nos está manifestando un estado de soledad casi insoportable.

  • Soñar con sexo oral

    Soñar con sexo oral generalmente significa sólo "eso" ¡Que nos encanta! "Sácate la ropita".