¿Eres feliz? ¿O eres de las personas que otros dicen que lo tienes todo para ser feliz, pero no te sientes así? ¿No entiendes cómo otros tienen menos y se sienten felices?

Ser feliz es una decisión. Lo dicen los expertos. Entendí el concepto desde que leí “Happy No Matter What” del Dr. Richard Carlson. Luego empecé a estudiar los libros del Dr. Martin Seligman, padre de la psicología positiva y profesor de la Universidad de Pennsylvania, quien estudia la felicidad desde hace más de 30 años. Él concluyó que el 60% de tu felicidad y la mía la determinan la genética y el ambiente, y el otro 40% es nuestra decisión. Al Dr. Seligman le sorprendió que la búsqueda de la felicidad no consiste en buscar placer; ese es un beneficio añadido. La felicidad es una sensación de bienestar basada en vivir con significado y propósito.

La gente feliz tiene unos hábitos diarios específicos que tú puedes imitar fácilmente y conseguir esa sensación liviana de alegría, significado y motivación para vivir mejor y motivar a otros.

  1. Rodéate de gente feliz. La alegría es contagiosa. Aléjate de los deprimidos y negativos que te drenan y pasa más tiempo con gente que te levante el ánimo.
  2. Sonríe honestamente, sintiendo realmente esa sonrisa. Cuando tu ánimo no esté bueno, piensa en algo feliz y sonríe. Eso levanta tu nivel de felicidad y te hace más productivo. Fingir la sonrisa como una mueca mientras sientes emociones negativas, empeora tu estado de ánimo y los demás lo notan.
  3. Cultiva la resiliencia o resistencia. Según el psicólogo Peter Kramer, la resiliencia es lo opuesto a la depresión. La gente feliz sabe rebotar y recuperarse del fracaso.
  4. Intenta ser feliz. Tratar deliberadamente de ser feliz aumenta tu bienestar emocional.
  5. Cobra consciencia de lo bueno que hay en tu vida; cuenta tus bendiciones. Es importante celebrar los logros grandes que te ha costado gran esfuerzo realizar, pero la gente feliz también celebra las victorias pequeñas.
  6. Aprecia los placeres simples. La gente feliz se disfruta cada segundo de comerse un helado…tomar un café…sentir la brisa fresca del mar…el momento de felicidad de un amigo…las travesuras inocentes de un niño y otras situaciones simples, pero lindas de la vida. Se toman tiempo para apreciar esos placeres simples que llegan solos.
  7. Expresa gratitud por todo lo que haces y recibes. Este hábito trae una sensación interior de alegría.
  8. Haz algo por alguien. La gente positiva hace algo bueno por alguien en cualquier momento del día y ese bien les regresa. Los que ayudan a otros tienen mejor salud física y menos depresión.
  9. Date permiso para perder la noción del tiempo. Cuando estás inmerso en una actividad que te gusta, te reta, te vigoriza y tiene significado, las horas vuelan sin darte cuenta y te sientes fluyendo y flotando. La gente feliz busca esa sensación en las actividades que disfruta.
  10. Atrévete a cambiar las conversaciones triviales por conversaciones profundas. Sentarse a conversar profundamente sobre lo que te hace feliz es una práctica importantísima para sentirte satisfecha sobre tu vida. Ten el valor de ser tú y de expresar tus sentimientos y pensamientos.
  11. Gasta dinero en otra gente. Esto tiene un impacto más directo en la felicidad que gastar dinero en uno mismo. ¿Cómo te sientes cuando le compras a una amiga algo que sabes que necesitaba?
  12. Hazte el propósito de escuchar. Cuando decides escuchar a los demás, les demuestras confianza y respeto. Saber escuchar es una destreza que fortalece las relaciones y te hace sentir que tu presencia sirve un propósito.
  13. Conéctate personalmente. Podemos vernos y hablarnos por medios electrónicos. Sin embargo, invertir dinero y tiempo en visitar para abrazar y hablar personalmente no tiene sustituto en tu bienestar y el del prójimo. El sentido de pertenencia solamente se nutre de la interacción personal, que además reduce los sentimientos de ansiedad.
  14. Mira el lado positivo de todo. El optimismo ofrece abundantes beneficios de salud como menos estrés, mayor tolerancia al dolor y mayor longevidad a quienes sufren del corazón.
  15. Escucha música armonizadora. La música es tan poderosa que puede igualar los efectos reductores de ansiedad de la terapia de masajes.
  16. Desconéctate de vez en cuando. Medita o desconéctate de todo lo electrónico. Hablar por el celular aumenta el estrés y la presión arterial. Demasiado tiempo en la computadora produce depresión y fatiga. Cuando te desintoxicas de todo esto, el cerebro se recupera y aumenta tu resiliencia.
  17. Desarrolla tu vida espiritual. Las experiencias espirituales y trascendentales tienen un efecto restaurador, positivo y sanador, especialmente si son parte de tu vida diaria, semanal o de tus ciclos de vida.
  18. Haz del ejercicio una prioridad. El ejercicio estimula endorfinas y las endorfinas te causan felicidad. Sientes tu cuerpo mejor aunque no reduzcas de peso.
  19. Sal fuera de las paredes. Toma aire fresco; el contacto con el aire y la naturaleza energiza.
  20. Pasa un buen rato sobre tu almohada aún después del sueño. La frase de levantarse por el lado izquierdo o incorrecto de la cama es real. Cuando no duermes bien, te levantas ansiosa, con poca claridad mental y de mal humor. Duerme bien y cuando despiertes, regodéate un ratito y luego levántate.
  21. Ríete a carcajadas, a todo volumen. La risa es la mejor medicina. Una buena carcajada libera los mejores químicos cerebrales que te ayudan a tolerar el dolor y el estrés, controlar el apetito, reducir el colesterol y estimular el sistema inmunológico.
  22. Camina diferente. La gente feliz camina a pasos largos, con la cabeza levantada y moviendo los brazos de un lado a otro, estilo “aquí voy yo”.

Relacionado en HuffPost Voces:

Loading Slideshow...
  • Para mejorar el ánimo

    Por: Yined Ramírez-Hendrix <br /> Tienes poca energía y estás gruñona, y si no comes algo pronto, es posible que explotes. ¿Te suena familiar? Estás sufriendo un cambio anímico por hambre y no estás sola. Tu cerebro necesita combustible para funcionar y el hambre afecta tu ánimo. El comer algo ayudará a mejorar tu semblante. Un estudio publicado en <em>American Journal of Psychiatry</em> encontró que las personas que meriendan porquerías como alimentos procesados, pizza, papitas y cerveza, están en mayor riesgo de ánimos decaídos y depresión que aquellos que consumen meriendas nutritivas. La calidad del "combustible" hará la diferencia. Mantén algunas meriendas contigo para que evites estar malhumorada.

  • ¿Con coraje? Consume granos integrales

    Cuando hay una baja en el azúcar en tu sangre algunas áreas en tu cerebro que controlan tus ánimos se afectan. Pero si estás hambrienta y con coraje, consume granos integrales. Los carbohidratos complejos ayudan a resolver este problema porque estos ayudan que el cerebro produzca el químico de serotonina, que ayuda a tu ánimo. Arroz integral y frijoles son una gran combinación para aumentar la producción de serotonina.

  • Si sufres de SPM, come chocolate oscuro

    Para algunas mujeres los cambios de ánimo y la irritabilidad suceden una vez al mes - con la menstruación. Un trozo de chocolate oscuro puede estimular actividad neural en regiones del cerebro asociadas con el placer y la recompensa. Estudios han demostrado que el consumir 1.5 onzas de chocolate oscuro cada día por dos meses puede reducir las hormonas del estrés. El chocolate oscuro también contiene antioxidantes que son beneficiosos para tu salud en general, pero procura que sea 75% cacao.

  • Si estás depre, consume folato

    Para la cura de la depresión casi nunca se toma en cuenta la comida, especialmente la cena. Los alimentos con gran contenido de folato de vitamina B ayudan a mantener la depresión a raya. Investigaciones han concluido que los niveles de folato en personas depresivas son mucho más bajos que en personas que no son depresivas. Buenas fuentes de folato incluyen frijoles, frutas cítricas, verduras verdes y productos de granos fortificados.

  • ¿Con estrés? Toma té negro

    El té puede ser muy efectivo para combatir el estrés. Un estudio en el que las personas tomaron té negro por seis semanas, reflejó una baja significativa en la hormona del estrés, cortisol. Los participantes reportaron sentir menos estrés y mayor relajación. Al té negro también se le atribuye mejorar la memoria y aliviar jaquecas.

  • Come pavo para combatir la ansiedad

    Así como el café y el chocolate actúan como estimulantes, otros alimentos te pueden calmar. El pavo combate la ansiedad por su alto contenido de triptófano, un amino ácido que se piensa tiene un efecto positivo en el estrés porque produce químicos que ayudan a mejorar el ánimo como serotonina, dopamina y norepinefrina. Esos químicos en el cerebro también te ayudan a sentirte calmada y alerta. Fuentes de triptófano incluyen pollo, huevos, queso, nueces y semillas.

  • ¿Confundida? Opta por pescado

    Los ácidos grasos que contiene el pescado ayudan a tu cerebro a funcionar mejor. Los omega-3 ayudan la fluctuación de las células membranas, lo que mejora la comunicación entre las células del cerebro y la serotonina. Si quieres que tu cerebro trabaje al máximo, consume pescados grasos como salmón, trucha, sardinas, anchoas y arenque.

  • Para la irritabilidad, yogur griego

    La irritabilidad y la ansiedad pueden ser provocadas por una baja súbita de la azúcar en la sangre. La mejor manera de prevenir esta baja es comer algo cada tres y cuatro horas. Una merienda perfecta es yogur griego con bayas o un puñado de almendras con una fruta. Estas meriendas también te darán mucha energía.