Más trágico no pudo ser el final de un incidente de violencia doméstica, que inició en un pequeño apartamento en el sur de Florida en la que una mujer y su hija resultaron muertas, y terminó en un horrible choque mientras el agresor huía de la policía.

Antonio Feliú, de 48 años, mató a su novia, Vivian Gallegos, de 51 años, y su hija, Anabel Benítez, de 28, en medio de una disputa doméstica.

El hombre se dio a la fuga en un auto Mercedes Benz, de color negro, y mientras era perseguido por la policía, Feliú impactó a otro coche, conducido por una madre de 47 anos, identificada como Maritza Millán Medina, quien murió inmediatamente en la escena del choque.

"El impacto fue tan fuerte que el vehículo dio vuelta y la conductora salió despedida del auto", explicó Keyla Concepción, vocera del Departamento de Policía del Condado Broward, en Florida.

Aparentemente, el hombre se suicidó en el interior del vehículo después del choque.

La novia de Feliú murió a causa de los disparos en el interior de la casa, mientras que la hija de ésta, quien también recibió balazos del agresor, moriría posteriormente en un hospital local de Miami.