VERACRUZ, México (AP) — La tormenta tropical Ingrid se fortalecía el sábado en el Golfo de México con posibilidades de convertirse en huracán conforme avanzaba hacia costas del estado mexicano de Veracruz, donde se presentaban fuertes lluvias que llevaron a autoridades a evacuar algunas comunidades e instalar albergues.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó el sábado que la tormenta tenía vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora (70 millas por hora) y se encontraba a unos 310 kilómetros (195 millas) al este de Tuxpan, en el norte de Veracruz, y se movía hacia el norte a unos 16 kilómetros por hora (10 millas por hora).

El gobierno del estado de Veracruz inició la noche del viernes la evacuación de comunidades en ocho municipalidades que se encuentran en las inmediaciones del río Tecolutla, que autoridades de Protección Civil reportaban en niveles superiores a su escala normal.

Cuerpos de seguridad estatal y militares iniciaron operaciones de monitoreo y apoyo en más de 20 municipios del centro y norte de Veracruz, sin que hasta el momento se reportaran víctimas por las lluvias.

Ingrid avanzaba hacia el norte de Veracruz y la Comisión Nacional del Agua de México esperaba que en las próximas horas se convierta en huracán categoría 1.

Autoridades han reportado hasta ahora la instalación de 12 albergues en distintos puntos del estado, hacia donde se habían dirigido unas 1.000 personas. Muchas personas que son evacuadas prefieren irse a casas de familiares y conocidos.

El gobernador del estado informó que se mantiene vigilancia especial en los niveles de los ríos Nautla y Pánuco, localizados en el norte de Veracruz, además de los ríos Coatzacoalcos y Papaloapan, en el sur.

En el otro extremo de México, en el Pacífico, la tormenta tropical Manuel presentaba vientos sostenidos máximos de 85 kilómetros por hora (50 millas por hora) y se encontraba a 170 kilómetros (105 millas) del puerto de Lázaro Cárdenas y a 345 kilómetros (215 millas) al sur-sureste de Manzanillo. Una alerta de tormenta tropical se mantenía en efecto desde Acapulco hasta Manzanillo.

La Comisión Nacional del Agua advirtió que la combinación de las tormentas Ingrid y Manuel provocarán lluvias muy fuertes en la mayor parte del país durante al menos los próximos tres días.

Loading Slideshow...
  • Huracanes, tormentas e inundaciones

    Por <em>Diana, la astróloga</em> Se presentarán intensas lluvias y fuertes tormentas en las regiones ecuatoriales y los veranos presentarán fuertes sequías, habrá más del doble de ciclones que en este siglo y más de 100 millones de personas se verán forzadas a abandonar las áreas costeras para refugiarse en zonas más altas, cuando el nivel de los mares suba, como se espera, más de dos metros.

  • Tsunami de Asia

    Año 2004, 26 de diciembre. Pocas horas después de los festejos de Navidad, un terremoto submarino con epicentro en la costa oeste de Sumatra ocasionaba una serie de tsunamis tan devastadores para la región, que hoy se sigue recordando como el famoso Tsunami Asiático. En ese momento entró en una triste lista, como el noveno desastre natural más mortal de la historia moderna.

  • Terremoto en Chile

    En 2003 había sido Irán, en 2005 Irán y Pakistán, en 2008 el devastador ciclón en Birmania. Durante el 2010, mientras seguíamos en las noticias el estado de destrucción en que quedó Haití, otro golpe nos conmovió: el terremoto en Chile, uno de los cinco más fuertes registrados en toda la historia de la humanidad. Este terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter produjo una redistribución de la masa de la Tierra de tal magnitud que corrió unos 8 centímetros su eje de rotación.

  • El desierto del Sahara

    En los próximos años, el desierto del Sahara se habrá extendido varios kilómetros más; a pesar de los esfuerzos en contra que vienen realizándose desde hace décadas, las arenas del desierto avanzarán inexorablemente sobre las ciudades vecinas y cabe suponer que muchas de ellas deberán ser abandonadas.

  • Deshielo de glaciares

    Inundaciones, derretimiento de los glaciares, sequías, el calentamiento de los océanos, se calcula que para el año 2030, el Océano Ártico estará completamente libre de hielo en cada verano. Nuestro planeta, cada día más caliente, será testigo de la paulatina desaparición de los glaciares y la fractura de los icebergs de la Antártida. Todos estos desequilibrios ponen en riesgo el normal desarrollo de la vida sobre el planeta, habrá una notable escasez de alimentos para buena parte de la raza humana.

  • Luz para el mundo

    Resulta también imprescindible que todos asimilemos estas nuevas fuerzas paulatinamente, ayudándonos a incorporarlas a través de ejercicios de meditación, terapias alternativas, y, sobre todo, rodeándonos de guías espirituales preparados, personas iluminadas que con su palabra y su propio ejemplo de luz puedan señalarnos nuestros errores y en qué debemos modificar nuestras conductas.

  • Compasión por el dolor

    Perder el temor a lo que nos depare el futuro y estar dispuestos a dar lo mejor de nosotros mismos son los principales desafíos a los que deberemos responder frente a los reclamos de la Tierra, la compasión por el dolor ajeno, y el amor por todo lo que existe harán el resto.