"Todo lo que nos rodea, incluidos nosotros mismos, está hecho de energía".
- Einstein

El aura es un campo energético que se encuentra dentro y alrededor del ser humano, llegando a sobresalir unos centímetros del cuerpo físico. Comprende diferentes capas, que no están definidas de la misma manera en todas las personas. No existe una manera unificada de abordar la posición de las capas del aura, las opiniones de los expertos son más bien conceptos teóricos, antes que observaciones reales. Lo que sí podemos asegurar, es que el cuerpo físico posee un doble etéreo, o energético.

Toda materia es una expresión del mundo espiritual. En el Universo hay muchas energías que interactúan con el hombre, algunas son poderes de Luz, otras, de Oscuridad. Pensemos en nuestra vida cotidiana: encendamos el televisor y registremos conscientemente la cantidad de imágenes o temas que nacen en la violencia y otros asuntos negativos, y comparémoslo con el tiempo que encontramos imágenes positivas o amables. A veces de manera consciente, otras veces no, estamos cerca de la oscuridad.

Cada vez que elaboramos pensamientos negativos, como "siempre fracaso", "soy un inútil", esos sentimientos van formando en el aura una capa cada vez más sólida y compacta que produce un bloqueo energético: todo lo que pensamos y hacemos vuelve hacia nosotros.

Desde un punto de vista referido al buen funcionamiento de nuestro organismo, es importante que nuestra energía vibre en una frecuencia positiva, lo que va a determinar que nuestro sistema físico y energético funcione correctamente. Las frecuencias relacionadas con el amor ayudan a mantener nuestra higiene energética limpia, mientras que las relacionadas con el miedo, el enojo, la ansiedad, nos carga de "suciedad energética".

Hay muchas técnicas para limpiar el aura, entre las más tradicionales se encuentran el reiki, yoga, chamanismo, las esencias florales, la acupuntura, la meditación, el uso de cristales, etc.

También podemos mantener nuestra aura limpia de manera sencilla, con prácticas como sugerimos a continuación.

  • Estar en contacto con la naturaleza. ¿Qué tal abrazar un árbol? Muchas personas seguramente lo encontrarán motivo de burla, pero la realidad es que los árboles, o plantas en general, tienen el poder de procesar la energía negativa, y transmutarla positivamente.
  • Un baño caliente. Además de sus efectos relajantes, para un efecto de limpieza más profunda, añade aceite o flores secas de lavanda a un baño de tina caliente. Si no puedes darte un baño de tina, masajea tus sienes y la frente con el aceite de lavanda.
  • Reduce la cafeína: Trata de beber las sodas, el té y el café sin cafeína o reducir el consumo de estas bebidas.
  • Acuéstate sobre tu espalda con una toalla enrollada debajo de las rodillas. Pon tus brazos a los lados con las palmas para arriba. Cierra los ojos y relájate. Respira profundo desde el diafragma. Mientras descansas en esa posición, imagina que tu cuerpo es como una esponja y que cada célula está absorbiendo energía.

Limpiar el aura ayuda a desprenderse de la energía negativa que acumulamos día a día. Mientras el cuerpo físico, mental y espiritual estén bien equilibrados, nos sentiremos más tranquilos y felices.

RELACIONADO EN HUFFPOST VOCES:

Loading Slideshow...
  • El Reiki estimula, mediante la imposición de manos, el poder sanador que reside dentro del cuerpo humano. <br>¿Cómo poner en contacto esa energía vital sanadora con el cuerpo del paciente? A través de un terapeuta, que se convierte en el encargado de infundir la energía vivificante, empleando sus manos.

  • Una vez que una persona ha sido entrenada por un Maestro para ser canal de Reiki, esa energía vital concentrada fluirá por sí misma a través de sus manos, manteniendo esa habilidad por el resto de su vida.

  • La persona es sólo el canal de energía de esa fuerza de la naturaleza fluyendo en uno mismo, su trabajo es propiciar el contacto de la energía, sin intervenir más que como su portador, es por eso que para practicar Reiki no se necesita ninguna clase especial de fe, ni creencia, y sus beneficios pueden ser utilizados por cualquier persona, independientemente de sus creencias religiosas: el Reiki es un toque de amor que une, no que divide.

  • Los terapeutas Reiki afirman que a través de esta práctica, todas las personas pueden encontrar bienestar, mejorar su salud, acceder al equilibrio psíquico y a lograr estabilidad emocional, evolucionar de la manera más completa, en paz consigo mismos y con el Universo.

  • Además, es el complemento ideal para tratamientos médicos ya que acelera los procesos de curación, permitiendo con esto reducir la ingesta de medicamentos, influyendo favorablemente en el estado de ánimo de cualquier persona que tiene una dolencia.

  • La imposición de manos no es el único método de curación que se utiliza, pero sí el más conocido y directo. Sin embargo, a medida que un iniciado en la práctica de Reiki incrementa su capacidad de transmisión de energía y su sensibilidad, accede a niveles más complejos de curación, que incluyen estar capacitado para trabajar a distancia y enviar energía con el pensamiento, sin la necesidad de estar en contacto físico con el paciente.

  • Las culturas orientales comprendieron desde siempre que el hombre está integrado al Universo como parte de él. Dentro de esa visión, el cuerpo es una unidad dinámica de energía, y todo lo que ocurre en su interior repercute de manera diferente en cada una de sus partes: no reconocen las enfermedades como un hecho aislado; en cambio, la medicina occidental, realiza tratamientos localizados, sin reparar que el cuerpo es un todo, compuesto de órganos que interactúan unos con otros.

  • Es por ello, que cuando acudimos al médico para resolver un problema respiratorio, por ejemplo, es bastante inusual que se tenga en cuenta, además de los estudios correspondientes, el estado emocional y espiritual del paciente.

  • En el Reiki, no existe un diagnóstico previo al tratamiento, ya que la transmisión de energía no se realiza a nivel de la conciencia, ni de la razón: la energía se moviliza por sí misma hacia los centros del cuerpo que la atraerán naturalmente, por eso es que se restablece la armonía del cuerpo, de la mente y del espíritu.

  • Los especialistas en Reiki, dicen que el poder sanador de Jesucristo es la prueba más contundente del efecto curativo que se produce al tomar contacto directo con la energía primordial que emana la vida, y de la cual nuestro Señor, junto a su infinito amor, era portador.