En China ha comenzado un cacería humana en busca de una mujer, que supuestamente le sacó los ojos a un niño de seis años.

El fatídico hecho ocurrió en la ciudad de Linfen, en la provincia de Shanxi y hay una recompenza de 100.000 yuanes (16.000 dólares) por la captura de la mujer.

La policía no informó si se ha identificado a la sospechosa y el niño sólo dijo que la mujer tiene un acento de alguien que no es de la región. Medios oficiales reportaron que el menor se recupera en un hospital, pero que perdió la vista permanentemente tras la agresión brutal.

DE AP

BEIJING (AP) — Un policía que sólo proporcionó su apellido, Liu, dijo que no podía conjeturar sobre el motivo porque la investigación sigue en curso.

"No escatimamos esfuerzos en el intento de resolver este caso", agregó.

El diario The Beijing Times publicó que los padres del niño, de apellido Guo según la policía, dijeron que su hijo les dijo que él caminaba por la vía pública cuando la mujer lo atrapó y usó una herramienta no especificada para extraerle los ojos.

Liu dijo que los globos oculares del niño fueron encontrados en el lugar y que las córneas no le fueron extirpadas.

Medios oficiales habían planteado anteriormente la posibilidad de que las córneas del menor pudieron ser extirpadas para su venta ante la escasez de donantes en China.

Un reporte de un canal de televisión de la provincia mostró imágenes del niño retorciéndose de dolor en una camilla del hospital, con vendas en su cabeza, mientras sus padres, ambos agricultores, lloraban.