"Todo hombre es como la Luna: con una cara oscura que a nadie enseña", Mark Twain.

La Luna. Misteriosa y cambiante. Miramos al cielo y allí está, como una moneda de plata entre las estrellas. De pronto, la noche siguiente nos muestra otro reflejo, y así nos acostumbramos a admirarla, siempre diferente, o la buscamos en el cielo y se ha escondido. La Luna cambia siempre, ¿qué significan esos cambios? Y ¿cuál es su influencia en los seres humanos?

Sabemos que atraviesa el Zodíaco en 28 días, y permanece dos días y medio aproximadamente en cada signo. El Sol emite energía, y la Luna la refleja, de modo que su función es receptiva, y sensible, su potencial es inmenso. Representa el principio arquetípico femenino, la madre, o la mujer, la capacidad para responder emocionalmente a nuestras experiencias con otras personas, tiene una profunda relación con los sentimientos propios.

Loading Slideshow...
  • La Luna Nueva

    Esta fase comienza cuando el Sol y la Luna se fusionan en el cielo, marca el principio del ciclo de 28 días, y señala un tiempo de inicio, de siembra. Representa los principios, de toda naturaleza, desde plantar semillas o plantas, como expandir los horizontes personales o profesionales. Los sueños en noches de Luna Nueva generalmente indican señales acerca del futuro.

  • Cuarto creciente

    Tiene lugar cuando la Luna forma un ángulo de 90 grados con el Sol, gradualmente se vuelve más visible en el cielo. Es una energía de acción, ideal para tomar decisiones, desarrollar proyectos, y manejar conflictos. Posiblemente, haya que trabajar duro para alcanzar los objetivos propuestos durante la Luna Nueva. Las relaciones amorosas que comienzan con la Luna en su fase creciente tienen las mejores perspectivas de prosperar.

  • La Luna Llena

    Se produce cuando el Sol y la Luna están físicamente opuestos en el cielo, cuando la Luna refleja toda la luz del Sol, y es la fase lunar más energética de todo el ciclo. El crecimiento que proporcionaba la Luna en Cuarto Creciente llega a su punto más alto, a su culminación, durante la Luna Llena. <em>La proximidad entre la Luna y la Tierra es mayor, y nuestra atmósfera recibe una elevada carga de energía. Por estos días, y noches, todo es más intenso. Los instintos, las emociones, están a flor de piel.</em> Plenilunio, como también se conoce a la Luna Llena, es un momento simbólico de plenitud, Con respecto al amor, la Luna Llena se relaciona con los comienzos, ¡tiernos como un bebé recién nacido! Simboliza el conocimiento, la consciencia, la iluminación. Las relaciones que comienzan bajo esta influencia, suelen ser maduras y profundas.

  • Cuarto Menguante

    También en esta fase forma un ángulo de 90 grados, o un cuadrado con el Sol. Sin embargo, es menos visible en el cielo. Su luz empalidece, la energía es más tenue, es un momento de conclusiones, de descanso y retiro. Espiritualmente, es una etapa para perdonar, hacer las paces, estar tranquilos. Utilizar a diario el Calendario Lunar como referencia, puede ser una excelente guía para explorar cuáles son nuestras reacciones frente a las distintas, y a veces caprichosas, influencias de nuestra amada Luna.