Escuchar a la Primera Dama saludar con un "Buenos Días" y hablar de arroz con gandules, tamales, arroz con pollo y tortillas fue estar en la misma sintonía con los asistentes a la conferencia anual del Consejo Nacional de la Raza (NCLR, por sus siglas en inglés) que se celebró en Nueva Orleans entre el 20 y el 23 de julio de este año.

Michelle Obama no dejó de reconocer --e incluso recordó su propia infancia-- que los mejores momentos en familia suceden alrededor de la comida y en ocasiones especiales, sin embargo insistió en que esto no puede conspirar contra los buenos hábitos de alimentación y, sobre todo, sabotear el goce de una buena salud.

"Mientras que esa comida es tal vez significado de amor, la verdad es que si nos queremos a nosotros mismos y a nuestros niños tenemos que detenernos y empezar a cuestionar muchos hábitos y creencias que están conduciendo a que nuestros niños enfermen […]. Aún en esas ocasiones especiales tenemos que tratar de mantenernos activos y esa es la razón de por qué tres años atrás nosotros lanzamos el movimiento 'Let's move' y cada día más vemos como sectores de nuestra sociedad forman parte de esta iniciativa", enfatizó la Primera Dama en el discurso de clausura del NCLR en Nueva Orleans.

La esposa del Presidente Barack Obama recalcó la alarmante cifra de que el 40 por ciento de los niños hispanos del país sufren de sobrepeso y que un 50 por ciento está en camino a desarrollar diabetes.

Michelle Obama habló de importantes compañías en Estados Unidos, que apuntan al gusto del consumidor hispano, y que toca la responsabilidad a la comunidad de que ofrezcan y produzcan opciones más saludables, especialmente para los niños.

"Debemos comenzar con usar nuestro poder como consumidores para que esas compañías actúen más responsablemente en la forma que promocionan los productos para nuestros niños", insistió.

Entre risas, Michelle Obama no dejó de recordar que a ella le encanta la comida y que no se iría de Nueva Orleans sin antes comer un buen plato de la sureña ciudad, donde primordialmente hay un gusto popular por platos altos en calorías e ingredientes que preferiblemente se consumen fritos.

Loading Slideshow...
  • Michelle Obama recalcó la alarmante cifra de que el 40 por ciento de los niños hispanos del país sufren de sobrepeso y que un 50 por ciento está en camino a desarrollar diabetes.

  • De su infancia recordó que los mejores momentos en familia suceden alrededor de la comida y en ocasiones especiales, sin embargo insistió en que esto no puede conspirar contra los buenos hábitos de alimentación y, sobre todo, sabotear el goce de una buena salud.

  • "Aún en esas ocasiones especiales tenemos que tratar de mantenernos activos y esa es la razón de por qué tres años atrás nosotros lanzamos el movimiento 'Let's move'", dijo la Primera Dama.

  • "Mientras que esa comida es tal vez significado de amor, la verdad es que si nos queremos a nosotros mismos y a nuestros niños tenemos que detenernos y empezar a cuestionar muchos hábitos y creencias que están conduciendo a que nuestros niños enfermen", dijo Michelle Obama.

  • Michelle Obama habló de importantes compañías en Estados Unidos, que apuntan al gusto del consumidor hispano, y que toca la responsabilidad a la comunidad de que ofrezcan y produzcan opciones más saludables, especialmente para los niños.

  • "Debemos comenzar con usar nuestro poder como consumidores para que esas compañías [que apuntan al gusto del consumidor hispano] actúen más responsablemente en la forma que promocionan los productos para nuestros niños".