BRASILIA (AP) — Estados Unidos tiene programas de espionaje en varios países latinoamericanos como Argentina, Colombia, Ecuador, México y Venezuela, para recolectar información de temas como energía y petróleo, según datos publicados el martes por el diario brasileño O Globo.

La publicación, que en los últimos días reveló la recolección de mensajes telefónicos y electrónicos en Brasil, citó documentos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en inglés) según los cuales lo mismo ocurre en varios otros países de la región.

Las informaciones recogidas se refieren a temas militares y de seguridad, además de asuntos de petróleo en Venezuela y energía en México. Sin embargo, al parecer los documentos no hacen referencia a empresas específicas que fueron blancos de espionaje.

Señaló que Colombia fue uno de los blancos prioritarios del espionaje de la NSA, superado por Brasil y México en el volumen de información recolectada. Los datos muestran un flujo elevado de mensajes obtenidos en Colombia entre 2008 y marzo de 2013.

La publicación no ofrece números sobre el volumen de mensajes recolectados pero cita mapas con una escala de colores que identifican la intensidad de las acciones de espionaje. Con base en los mapas, el diario informó que Colombia fue un blanco tan relevante como México y Brasil entre 2012 y 2013.

Asimismo, en Venezuela se produjo una intensa actividad de vigilancia norteamericana después de la muerte del presidente Hugo Chávez en marzo de este año, informó O Globo.

Según los documentos citados por el diario, equipos de la NSA operaron en las capitales de Colombia, México, Panamá y Venezuela, además de Brasil, por lo menos hasta 2002 en una misión de espionaje conocida como Special Collection Service (servicio especial de recolección).

Ante las publicaciones de los últimos días el embajador estadounidense visitó el lunes al ministro de Comunicaciones, Paulo Bernardo Silva, para dar explicaciones.

"Las informaciones de O Globo presentaron una imagen de nuestros programas que no es correcta", dijo Thomas Shannon a periodistas al salir del encuentro, tras destacar que hay una "excelente cooperación" entre Brasil y Estados Unidos.

El ministro Silva dijo a la red de televisión Globo, tras el encuentro con el embajador norteamericano, que ninguna empresa brasileña de telecomunicaciones estaba involucrada en la recolección de las comunicaciones de teléfono e internet.

El reportaje del martes en el diario brasileño fue coescrito por el periodista estadounidense Glenn Greenwald, uno de los que reveló la red de espionaje norteamericana con base en documentos obtenidos por su coterráneo Edward Snowden, un técnico en informática que trabajó para la NSA.

Reveló que este año la NSA utilizó al menos dos programas de espionaje en América Latina: Prism, en febrero, y Boundless Informant de enero a marzo.

Prism permite acceso a correos electrónicos, conversaciones por internet y llamadas de voz de usuarios de empresas como Facebook, Google, Microsoft y YouTube, aunque su alcance es limitado y no permite acceso a gran cantidad de comunicaciones telefónicos y de internet.

Con él, la NSA obtuvo datos sobre petróleo y adquisiciones militares de Venezuela, energía y narcóticos en México y siguió los movimientos de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Otro programa conocido como X-Keyscore fue utilizado al menos en 2008 para espiar a Colombia, Ecuador y Venezuela. El programa permite identificar la presencia de extranjeros en un país a través del idioma utilizado en sus correos electrónicos.

El diario reveló que fueron espiados de manera constante aunque con menos intensidad Argentina, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Chile, Perú y El Salvador.

La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Jen Psaki, dijo que "hemos sido claros en que Estados Unidos si recoge información en el extranjero del mismo tipo recogido por todas las naciones".