Las mujeres ganan más que los hombres en una cuarta parte de los hogares de Estados Unidos, según un estudio de Pew Research Center.

En un 40 por ciento de las familias estadounidenses son las mujeres las que mantienen o las únicas proveedoras del hogar, cifra que contrasta con apenas un 11 por ciento en 1960, de acuerdo con las estadísticas del censo de población analizadas por Pew.

En 1960, sólo un 4 por ciento de las mujeres ganaba más que sus esposos, indica la investigación, sin embargo la cifra se disparó a un 23 por ciento en la actualidad, que se traduce en que 5.1 millones de mujeres casadas sostienen el hogar, fenómeno identificado en inglés como "breadwinner moms".

De esas mujeres que traen un cheque mayor a sus casas en comparación con sus maridos, 49 por ciento terminó educación universitaria, 65 por ciento es de la raza blanca y un 67 por ciento figura entre las edades de 30 y 50 años.

Los expertos sostienen dos teorías acerca de esta tendencia:

1- Hay mujeres más educadas, preparadas intelectualmente, compitiendo por posiciones que anteriormente estaban generalmente reservadas a hombres.

2- Hay más madres solteras que nunca, y un porcentaje significativo de éstas viven casi en lo que se considera la línea de pobreza en Estados Unidos.

"Se trata de una tendencia a largo plazo, ya que las madres, cabezas de familia, desde los años 60 hasta la actualidad han aumentado considerablemente", precisó Wendy Wang, investigadora del Pew Center y quien dirigió el estudio.

Las estadísticas en estos dos grupos se comportan de la siguiente manera:

1- 5.1 millones (37 por ciento) son madres casadas que tienen un salario mayor que sus esposos

2- 8.6 millones (63 por ciento) son madres solteras

La diferencia de ingresos en ambos grupos es notable: el ingreso promedio de la madre casada, quien aporta económicamente más que su pareja, fue 80 mil dólares en 2011, más que el average nacional de 57 mil dólares al año en una casa con niños y casi cuatro veces más que el promedio de un hogar mantenido por una madre soltera que es de 23 mil dólares.

Las mujeres constituyen actualmente el 47 por ciento de la fuerza laboral de Estados Unidos y la tasa de empleo de madres con niños se incrementó de un 37 por ciento en 1968 a un 65 por ciento en el 2011.

Como resultado de la crisis económica, otro estudio de Pew, realizado en noviembre del 2012, mostró que las mujeres cambiaron su percepción, de forma significativa, en relación con la incorporación al trabajo fuera del hogar.

Un 32 por ciento fue partidario de que la situación ideal es que la mujer trabaje en un empleo a tiempo completo en relación con un 20 por ciento en el 2007.

Sin embargo, algunos piensan, que a pesar de las ventajas que representa una mujer económicamente activa para familia, esto pudiera estar en detrimento de la crianza de los niños y el éxito del matrimonio.

Un 74 por ciento de los adultos cree que el hecho de que las madres estén fuera de casa hace más difícil la crianza de los hijos así como la permanencia del matrimonio por años.

Una significativa mayoría en Estados Unidos, calculada en un 79 por ciento no aprueba la idea de que las mujeres deben regresar a los roles tradicionales de hace 50 años, sin embargo sí evalúa, de forma tradicional, el papel de la madre y el padre en las tareas de la casa y cuidado de los hijos.

Un 51 por ciento cree que los niños se educan mejor con las madres en comparación con un 8 por ciento que ve esa tarea exitosa con los padres.

Un estudio pasado realizado por la American Sociological Association, demostró de igual manera que las madres que trabajan tienen menores tasas de depresión que sus homólogas que se quedan en casa, pero caer en el mito de la "súper mama" podría ponerlas en mayor riesgo de esta condición.

Loading Slideshow...
  • <strong>Por Ofelia Perez</strong> Mujer "maravilla", empieza por dejar atrás tus ínfulas de mujer perfecta en multitareas y busca tu verdadera liberación con estos tips. <strong>1.</strong> Pídele ayuda a tu pareja.

  • <strong>2.</strong> Creen una dinámica de trabajo de equipo. Involucren a sus hijos según las edades.

  • <strong>3.</strong> Alternen las responsabilidades relacionadas con los hijos, como el transporte, la supervisión de las tareas, el "corre y corre" de materiales de proyectos y otras.

  • <strong>4.</strong> Compartan las tareas del hogar a base de lo que a cada cual le disgusta más hacer, de manera que cada cual haga lo que menos le disgusta. En la casa hay tareas que disgustan a todos, pero hay que hacerlas. Altérnenlas. El propósito es que se completen las tareas, sin que ninguno de los dos se sienta recargado ni abrumado.

  • <strong>5.</strong> Observen en qué gastan el dinero y decidan asignar una cantidad para contratar a alguien que limpie la casa. A veces gastamos $60 o $70 sin darnos cuenta. Invertirlos en alguien que limpie la casa redime las energías para cosas más importantes.

  • <strong>6.</strong> Echa a un lado la vieja idea de que tu esposo, "hombre al fin", no tiene la habilidad para hacer las cosas como tú las haces. Arriésgate a que las haga. Celébralo cuando lo haga bien e instrúyelo (no te burles ni regañes) para que lo haga mejor.

  • <strong>7.</strong> Escucha sugerencias. Muchos hombres son buenos en logística y en simplificar tareas.

  • <strong>8.</strong> Comparte las decisiones y recibe nuevas ideas. A tu pareja le va a gustar participar en todo (que es la verdadera vida de pareja) y quién sabe de cuánta carga te puedes liberar).

  • <strong>9.</strong> Invítalo a coordinar sus salidas contigo o las familiares, hacer reservaciones y resolver detalles, en vez de hacerlo tú. Sugiere opciones específicas y dale seguimiento, pero déjale a él las gestiones.