Las reacciones vinieron inmediatamente al paso decisivo que se dio este jueves en el Senado, donde con un voto de 68-32 se escaló otro peldaño para lograr la reforma migratoria.

El Presidente Barack Obama expresó en su cuenta de Twitter:

Por otra parte Lucía Lavan, estudiante de periodismo en San Antonio y una de las activistas a favor del Dream Act, le faltan palabras para expresar la emoción y de lo que significa este momento para los 11 millones de indocumentados que esperan por una solución a su problema migratoria

"Esto es un día histórico, la piel se me eriza cuando escucho sobre las historias de tantos indocumentados […] Ahora sí podremos detener la deportación, ahora sí podremos detener la discriminación y finalmente salir del asombro", dijo a HuffPost Voces.

Whitney Smith es una estadounidense quien vive en Carolina del Norte y una de las líderes de la organización Latin American Coalition, que aboga por el derecho de los inmigrantes indocumentados y la no separación de familias, que residen en el país sin estatus migratorio.

"Es una batalla ganada, es como tener una respuesta de tantas vigilias y vigilias que hemos hecho por tantos indocumentados, personas trabajadoras que han tenido que abandonar el país y dejar a sus hijos que nacieron aquí todo porque no tienen un papel. Es una reforma humanitaria más que una reforma migratoria".

El senador republicano de Texas, Ted Cruz, aprovechó para reiterar su oposición a la reforma migratoria, que considera una amnistía:

Para George Goehi, director ejecutivo de National People's Action, la decisión del Senado es una forma de "apaciguar a los extremistas"


"Creemos que este proyecto de ley es un compromiso que va demasiado lejos y apacigua a los extremistas […] Nuestro país merece un sistema de inmigración que pone a las personas y familias en primer lugar, antes de la avaricia corporativa […] Ahora pasará a la Cámara y se impulsará un proyecto de ley final que dará prioridad a un amplio camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados, así se protegerá los derechos de todos los trabajadores tanto nativos como inmigrantes, mantendrá los intereses corporativos y a las familias unidas".

El exPresidente, Bill Clinton, desde horas de la mañana de este jueves manifestó su optimismo:

¿Cuál es la solución a la cuestión migratoria?

VOTA

Loading Slideshow...
  • Rumbo a la corte federal

    Jeanette Vizguerra (izq.), su esposo Salvador y sus hijos Luna, de 7 años, y Roberto, de 5, se dirigen a una audiencia en la corte federal en Denver, Colorado, para saber si deportarán a Vizquerra.

  • De regreso a México

    Norma Ramírez, (derecha) es abrazada por su madre Guillermina Clemente en el aeropuerto de Acapulco, México. Ramírez, indocumentada, fue deportada de North Carolina a pesar de que tenía cáncer terminal.

  • Detenida en Philadelphia

    Jessica Hyejin Lee, sentada, habla con la policía de Philadelphia antes de ser arrestada por protestar por la detención de un joven indocumentado.

  • Protesta en Love Park

    Marcha en apoyo a un joven indocumentado en Love Park, en Philadelphia.

  • Sin miedo a la verdad

    Pastor Elías García, quien llegó a Estados Unidos de Chiapas, México, hace una década y no tiene temor a decir que es indocumentado. Vive en Arizona.

  • Indocumentados capturados

    Agentes de inmigración capturan a inmigrantes indocumentados en Phoenix.

  • Indocumentada

    María Romero, quien es indocumentada, sostiene a su hija Crista de 8 meses durante un servicio religioso en Phoenix.

  • Frente a la deportación

    Jeanette Vizguerra empaca sus pertenencias mientras su hija Luna la observa. Vizquerra enfrenta orden de deportación.

  • Soñadora

    Ola Kaso, inmigrante indocumentada de Albania, testifica ante el Senado estadounidense para abogar por una ley que daría estatus legal a los estudiantes sin documentos.

  • Rumbo a Guatemala

    Fidel Rodríguez mira por la ventana de un avión que lo llevará de regreso a Guatemala. Fue deportado de Meza, Arizona.

  • Inmigrantes repatriados a Guatemala

    Varios inmigrantes indocumentados son cateados en Arizona antes de abordar un vuelo que los llevará de regreso a su país, Guatemala.