MIAMI (AP) — Una jueza federal accedió a permitir que el agente de inteligencia cubano, René González, condenado en Estados Unidos y quien permanecía en Florida con libertad restringida se quede en Cuba de manera permanente.

A cambio, González deberá renunciar a la ciudadanía estadounidense que también tiene.

El fallo emitido el viernes por la jueza federal Joan Lenard significa que el primero de cinco espías cubanos que fueron declarados culpables en un sonado caso regresarán a su país para siempre.

Los otros cuatro siguen detenidos en Estados Unidos.

"Primero tengo que leer la orden", dijo con tono emocionado González en declaraciones exclusivas The Associated Press.

González se encuentra en Cuba desde la semana pasada cuando fue autorizado a viajar de manera temporal para asistir a una ceremonia familiar para su padre recientemente fallecido.

"Me siento aliviado", agregó González al comentar la noticia. "Era algo que yo había pedido".

González fue excarcelado en octubre de 2011 pero cumplía una pena de tres años de libertad restringida en Florida.

El Departamento de Justicia se opuso en un principio al pedido de que cumpliera la libertad condicional en Cuba, donde vive su familia.

Sin embargo, los funcionarios federales cambiaron de opinión cuando González ofreció renunciar a su ciudadanía estadounidense para poder quedarse en Cuba.

González es ciudadano cubano pero también es estadounidense y su esposa e hijas viven en la isla desde que el juicio lo llevó a la cárcel junto a Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero y Fernando González, quienes todavía están encarcelados.

El caso de los "cinco", como es conocido popularmente, es un punto de tensión en las relaciones ya de por sí ásperas entre Estados Unidos y Cuba.

-----

La corresponsal en La Habana, Andrea Rodríguez, contribuyó con este reporte.