La Asamblea Nacional venezolana tiene previsto el miércoles instalar una comisión que investigue las supuestas responsabilidades del líder opositor Henrique Capriles en las protestas de la semana pasada.


La comisión iniciará su sesión a las 10:30 de la mañana (1430GMT) y "determinará responsabilidad por hechos violentos dirigidos por Capriles", indicó la Asamblea en un mensaje de Twitter y divulgado por la televisora oficial. No se dieron detalles de quiénes integrarían esa comisión o hasta cuándo extendería sus trabajos.


El gobierno del presidente Nicolás Maduro, cuyos simpatizantes controlan la Asamblea, responsabiliza a Capriles de presuntamente haber ordenado a sus seguidores desde el mismo día de las elecciones, el 14 de abril, atacar sedes del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela, o PSUV, así como puestos de salud y mercados populares.


En una intensa campaña de propaganda, los medios oficiales, tanto como el propio Maduro y algunos de sus ministros, han calificado a Capriles de "asesino" y "fascista", además de prometer que sus "crímenes" no quedaran impunes.


Capriles, un abogado de 40 años, resta importancia a los señalamientos y mantiene que son mentiras del oficialismo, que hasta ahora no ha ofrecido evidencias de que al menos ocho personas que dice murieron entre el 15 y el 16 de abril en distintos puntos del país hayan sido víctimas de ataques opositores.


"La mentira es el refugio de los cobardes!El Gobiernito desesperado sembrando+mentiras,no podrán con la mayoría de los venezolanos", dijo Capriles en un mensaje de la red social el martes por la noche.


En un ambiente de alta polarización, el gobierno acusa a Capriles y a miembros de su comando de campaña de promover la violencia, pero se cuida y excluye de tales señalamientos a los votantes opositores: más de siete millones de venezolanos. En los comicios del 14 de abril, Maduro obtuvo 7,5 millones de votos, frente a los 7,3 millones de Capriles.


El líder opositor goza de inmunidad como gobernador del central estado Miranda, vecino a Caracas, y cualquier eventual proceso en su contra debe comenzar primero retirando ese fuero, una medida que tendría que autorizar el Tribunal Supremo de Justicia.


La víspera, la ministra de Servicios Penitenciarios Iris Varela afirmó que preparaba ya una celda para Capriles. "No vamos a permitir que estos crímenes queden impunes", dijo Varela.


"La cárcel que te espera...vamos a ver si ahí te quitamos ese aire fascista, a ver si te quitamos el vicio que tienes, cuando una persona está bajo efectos alucinógenos puede hacer cualquier cosa, deja el consumo de estupefaciente", añadió la ministra.