** Un equipo dominicano desapareció, en la única tragedia de aviación que ha involucrado a todo un club de beisbol.

** Otros deportes han sufrido numerosas catástrofes por accidentes aéreos en varios Continentes.


CORAL GABLES, Florida (VIP WIRE).- Durante la temporada que comenzará el primero de abril, los 30 equipos de Grandes Ligas harán un total de 784 vuelos, que sumarán tres mil 120 horas, sin incluir los de playoffs y Serie Mundial.

Nunca hubo un percance aéreo que involucrara a un equipo de las Mayores.

Cierto que el avión es el medio de transporte más seguro, muy por encima de los vehículos terrestres y de los buques fluviales, lacustres y marítimos. Pero, como el número de víctimas en las tragedias aéreas es generalmente grande, siempre son más impresionantes.

¿Cómo no temer que alguna vez se accidente uno de esos aviones que viajan repletos de bigleaguers?... Los promedios parecen ir en contra, diría algún pesimista de mal agüero.

Junto con el deseo de que jamás ocurra algo tan doloroso, surge el recuerdo de la tragedia de Río Verde en Dominicana en 1948.

La era del dictador Rafael Leonidas Trujillo estaba en pleno apogeo. Juan Marichal tenía apenas 10 años de edad, y el beisbol profesional no existía aún en Dominicana, cuando el terrible drama que sacudió al mundo del beisbol.

El domingo 11 de enero de ese año ‘48, un bimotor de Cubana de Aviación, que volaba de Barahona a Santiago, la segunda ciudad del país en importancia, chocó contra las montañas de Río Verde, Yamasá, y murieron 30 personas, entre las cuales figuraban los integrantes del equipo representativo de la ciudad de Santiago. Ellos participaban en el Torneo Nacional de Beisbol Amateur 1947–1948, celebrado con clubes de todas las regiones del país. Y regresaban a su sede, tras una victoria.

Ese equipo de Santiago ocupaba el primer lugar del torneo, porque estaba conformado por los mejores jugadores no profesionales de la época, entre ellos Toñito y Aquiles Martínez, hermanos del shortstop Horacio Martínez, el mánager Pedro A. Báez, (Grillo A), los lanzadores Juan Ramón (Bombo) Ramos, Ventura (El Loro) Escalante, Francisco Del Villar, y el único que se salvó de morir esa vez, el receptor Enrique (El Mariscal) Lantigua.

El Mariscal, uno de los mejores de su posición en la historia de Quisqueya, se negó a subir al avión, asegurando que una premonición le había anunciado la tragedia. Viajó por tierra al día siguiente. Y se enteró del drama al llegar a su casa.

Más reciente fue el desastre que ocurrió en Rusia, el siete de septiembre de 2011. Murieron los 37 integrantes del equipo de hockey sobre hielo Lokomotiv Yarostavl.

Otras catástrofes que costaron la vida de grupos de deportistas...:

** Superga, Turín, Italia. El cuatro de mayo de 1949, la plantilla del equipo de fútbol italiano de Torino, falleció a bordo de un avión Fiat G.212, cuando se estrelló en un terreno posterior a la Basílica de Superga, Turín. Los muertos fueron 31, y 18 era jugadores de ese club. Los demás, ejecutivos y fanáticos. Il Grande Torino, regresaba de disputar un partido amistoso en Lisboa ante el Benéfica.

** Múnich, Alemania. El seis de febrero de 1958, el avión del vuelo 609 de la British European Airways, se estrelló en el aeropuerto de Munich-Riem. En el interior del aparato Airspeed Ambassador, viajaba el Mánchester United. En total, 23 personas murieron entre futbolistas, ejecutivos del club y la tripulación. Tras el accidente, Bobby Charlton, superviviente del accidente, lideró a un Manchester United que disputó el resto de sus partidos de ese año con jovencitos y reservas.

** Copenhague, Dinamarca. El 16 de julio de 1960, ocho jugadores de la selección nacional de fútbol de Dinamarca, perecieron cuando el avión donde viajaban intentaba despegar en el aeropuerto de Kastrup, Copenhague, y se precipitó a tierra.

** Toledo, Ohio. El 30 de noviembre de 1960, perecieron los integrantes del equipo de fútbol americano San Luis Obispo de California, al estrellarse el aparato donde volaban.

** Linares, Chile. El tres de abril de 1961 fallecieron 24 personas en accidente aéreo. Un Douglas DC-3 en vuelo hacia Santiago de Chile, llevaba parte del equipo chileno Green Cross de fútbol, y no pudo terminar su recorrido. La plantilla viajaba en dos grupos y en dos aviones diferentes.

** Bruselas, Bélgica. El primero de mayo de 1961, un Boeing 707-329 volaba sobre Bruselas, y entre sus pasajeron iban 17 patinadores artísticos estadounidenses. Todos murieron al estrellarse el aparato.

** Bremen, Alemania. El 11 de enero de 1966, siete integrantes del equipo nacional italiano de natación perieron la vida Bremen, porque el avión de Lufthansa donde viajaban se estrelló cuando la tripulación trataba de realizar el aterrizaje.

** La Paz, Bolivia. El 26 de septiembre de 1969, todos los integrantes del equipo boliviano de fútbol The Strongest, fallecieron en accidente aéreo ocurrido en Viloco, 70 kilómetros al sureste de La Paz, en la cordillera andina de Tres Cruces.

** Santo Domingo, Dominicana. El 15 de febrero de 1970 murieron los integrantes de la selección femenina de voleibol de Puerto Rico, cuando regresaban después de tomar parte en un torneo dominicano. El avión de Dominicana de Aviación que los llevaba, cayó al mar pocos segundos después del despegue y murieron sus 104 ocupantes, incluso el campeón mundial de boxeo en peso ligero, el dominicano Carlos Teo Cruz, su esposa y su hijo.

** Los Andes, Argentina. El 13 de octubre de 1972, el avión del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya, se estrelló en la cordillera de Los Andes. El Fairchild Hiller FH-227 llevaba 40 pasajeros y cinco tripulantes. 29 murieron. Entre los pasajeros iba el equipo uruguayo de rugby Old Christians. La increíble historia de los 16 sobrevivientes de ese vuelo que permanecieron en la cordillera, a tres mil metros de altura y sin víveres, fue narrada en la exitosa película Viven, de 1993, dirigida por Frank Marshall.

** Arkley, Gran Bretaña. El 29 de noviembre de 1975, los pilotos ingleses de Fórmula 1, Tony Brise y Graham Hill, quien fuera campeón del mundo tanto en 1962 como en 1968, fallecieron en un accidente aéreo en Gran Bretaña.

** Bridgetown, Barbados. El seis de octubre de 1976, un avión cubano con 73 personas a bordo, en su mayoría deportistas que regresaban de competir en Venezuela en un torneo de esgrima, estalló en el aire frente a las costas de Barbados, como consecuencia de un atentado ideado por Luis Posada Carriles. No hubo sobrevivientes.

** Varsovia, Polonia. El 14 de marzo de 1980, entre Okecie y Varsovia, 22 miembros del equipo de boxeo de Estados Unidos y sus acompañantes, perecieron en accidente aéreo.

** Minsk, Rusia. El 13 de agosto de 1980, un avión ruso se estrelló entre Minsk y Tashkent. Murieron todos los jugadores del equipo de fútbol de Tashkent.

** Lima, Perú. El ocho de diciembre de 1987, un avión Fokker, de la Marina de Guerra del Perú, se estrelló en el mar en la Provincia del Callao, a 10 kilómetros de Lima. Murieron 43 personas, incluso todos los jugadores del club de fútbol Alianza de Lima, igual que el cuerpo técnico y ejecutivos. Sólo sobrevivió el piloto.

** Paramaribo, Surinam. El 15 de junio de 1989, una nave de una compañía aérea de Surinam se estrelló en Paramaribo, la capital. Hubo 174 muertos, entre ellos futbolistas profesionales que jugaban en Holanda, y se dirigían a su país para un partido a beneficio.

** Libreville, Gabón. El tres de abril de 1993, un avión militar que trasladaba al equipo de fútbol de Zambia, se estrelló en el mar cuando se dirigía a Senegal, para un partido clasificatorio al Mundial de 1994. Fallecieron en total 30 personas.

Jbeisbol5@aol.com

NO DEJES DE VER >>>>

Loading Slideshow...
  • Esta vez se supone que Aroldis Chapman, el zurdo cubano de los Rojos, estalle como una figura tan grande sobre el montículo como lo fueron una vez Bob Feller, Sandy Koufax, Bob Gibson o Juan Marichal.

  • En el extremo oeste de la Unión, los Angelinos serían una inmensa decepción, si con Albert Pjols, Mike Trout y Josh Hamilton en el centro de la alineación no tiene una campaña con pos-temporada. Es de suponer que los lanzadores de ellos estarán tan cómodos, que aún cuando les hagan tres o cuatro carreras por juego, podrán ganar, gracias a esa descomunal ofensiva.

  • Por allá mismo, por California, los Dodgers tienen una nueva cara pintada de un verde muy verde, con más de 200 millones de dólares para sueldos de peloteros. Y con ellos el lanzador Zack Greinke, de quien esperan 20 o más victorias. El problema es que el manager Don Mattingly no es de los que logran la química ganadora, y menos con tantas presuntas lumbreras en el 'clubhouse'.

  • Los campeones de Detroit son unos Tigres con ansias de ganar una Serie Mundial. Para eso tienen en su róster valores como Miguel Cabrera y Justin Verlander. Además, el propietario, Mike Ilitch, un multimillonario romántico, amante de la ciudad y fanático el beisbol, va a poner a bailar de alegría su chequera, por los millones que van a quitarle de encima para pagar los peloteros que le hagan falta al mánager Jim Leyland... ¡Amanecerá y veremos!.

  • Esperan en la turística San Francisco que Pablo Sandoval, gordo o flaco, no importa, siga guiando la ofensiva de los Gigantes. Quizá nunca llegue a ser un escándalo propiamente dicho, pero sí tiene con qué ser el eje necesario para impulsar y anotar las carreras suficientes con qué ganar campeonatos.

  • Félix Hernández (Marineros) no aparece en un equipo que le pueda calzar una sortija de Serie Mundial. Pero él es el hombre grande en esa rotación, y en Seattle creen que no le costará gran esfuerzo superar la marca que dejó en 2012, la cual fue de 13-9, 3.06.

  • De los Yankees, como es tradicional desde 1923, hay mucho qué esperar. Por ejemplo, el mexicano zurdo Manuel Bañuelos, podría en el figurón que quieren en El Bronx para sustituír a C.C.Sabathia, cuando llegue el momento.

  • En cuanto a Baltimore, confío en las habilidades del mánager Buck Showalter para conducir a su equipo a lo mejor posible. Y el prometedor relevista mexicano Luis Ayala, es una de esas incógnitas que pueden revelarse en cualquier momento. Calidad tiene. Y éste puede ser su año.

  • Más o menos lo mismo, pero sin knuckleball, puede decirse de David Price (Rays). Es el hombre grande en la rotación de los floridianos. De él creen que puede ser la solución para lograr en Tampa la realización del sueño de una Serie Mundial ganada.

  • R. A. Dickey (Blue Jays), va a encabezar una rotación armada con la idea de que pueden ganar hasta la Serie Mundial. Es una seria responsabilidad, pero R.A. tiene con qué. Es decir, su knuckleball.

  • En Washington, donde ahora tienen en los Nationals un equipo ganador, sueñan con que el derecho Stephen Strasburg sea de la calidad que parece haber anunciado. Hasta ahora es solo una esperanza, pero así de grande. Y en la capital no ven una Serie Mundial desde 1933, cuando los Senadores la perdieron ante los Gigantes en cinco juegos.