El presidente Barack Obama nominará a Sylvia Burwell como la jefa de presupuesto en reemplazo de Jeffrey Zients, dijo el domingo un alto funcionario del gobierno.


Si Burwell es confirmada por el Senado, dirigirá la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB, por sus siglas en inglés) en momentos de intensas batallas presupuestarias entre la Casa Blanca y los republicanos del Congreso. Su presencia dará mayor diversidad al gabinete del segundo período de Obama, que ha sido criticado porque ha designado en los cargos de mayor importancia a hombres blancos.


El presidente anunciará la designación de Burwell el lunes por la mañana en una ceremonia en la Casa Blanca, dijo el funcionario, quien pidió el anonimato para poder confirmar la nominación antes del anuncio oficial de Obama.


Burwell ya es una veterana en Washington, tras haber sido vicedirectora de la OMB durante el gobierno del presidente Bill Clinton y jefa de la oficina del ex secretario del Tesoro Robert Rubin. Burwell encabeza la Fundación Walmart, un brazo filantrópico de la gigantesca cadena de tiendas y previamente se desempeñó como presidenta del Programa de Desarrollo Mundial de la Fundación Gates.


El funcionario destacó el papel de Burwell como la artífice de una serie de planes presupuestarios en la década de 1990 que conllevaron a superávit por varios años.


El presidente de Walmart, Mike Duke, calificó a Burwell de ser una líder fuerte con "una clara visión para lograr resultados concretos".


La nominación de Burwell indica que la Casa Blanca trata de continuar con el funcionamiento normal del gobierno después que el presidente y el Congreso no lograron evitar recortes automáticos generales por un monto de 85.000 millones de dólares a partir del viernes 1 de marzo.


Aunque el presidente ha advertido de sombríos resultados para las economía como resultado de esos recortes, la Casa Blanca no desea que el enfrentamiento con el Congreso impida que el mandatario deje de enfocarse en las prioridades de su segunda administración, tales como el nombramiento de los miembros de su gabinete y continuar con la aplicación de leyes más estrictas para el control de armas y la reforma del sistema de inmigración del país.


Obama se apresuró a reemplazar rápidamente las vacantes en los altos cargo de seguridad nacional de su gobierno, pero ha tomado más tiempo para hacer designaciones en otras dependencias del gabinete, entre ellos la OMB. Asimismo, siguen sin titulares la Agencia de Protección Ambiental, los departamentos de Comercio y Energía y el cargo de representante comercial.