solidarios

Muchas leyes no nos obligan porque son injustas, aunque legales. Cada día más personas toman conciencia de que es absurdo que unos tengan tanto y otros no alcancen lo necesario. Es una aberración que va contra los derechos fundamentales de los seres humanos. No podemos ser cómplices con nuestro silencio.

Son un escándalo los datos sobre el desarrollo de agencias de la ONU, como el PNUD. ¿Cómo puede ser posible que el 18% de la humanidad acapare el 80% del consumo de la tierra? ¿Cómo puede ser posible que haya casi dos mil millones de seres en la miseria, sin acceso al agua potable, a la instrucción básica, a la sanidad más elemental, a una maternidad responsable, a un medio ambiente degradado por el despilfarro de una industria letal, por la codicia de unos pocos?

Es como si un opresor invadiera nuestras tierras, esclavizara a nuestros hombres, violara a nuestras mujeres, sodomizara a nuestros hijos, ¿tendríamos que colaborar con ellos? La razón natural, el sentido común, la íntima convicción nos dice que no.
Como la Peste, de Albert Camus: “Nos ha invadido y nos estamos acostumbrando a vivir entre cadenas”. ¡Están locos y nos hacen creer que los locos somos nosotros! Durante miles de años se tuvieron por “normales” la esclavitud, la inferioridad de las mujeres, el dominio de unos pueblos sobre otros, de unas culturas y de unas religiones sobre otras, el racismo, el imperialismo de la cruz y de la espada o de la media luna, la conquista de América, la colonización de África y de Asia, la persecución de los que no pensaban como el grupo dominante, la Inquisición, el dominio capitalista y los totalitarismos comunista y fascista.

¿Acaso nuestros hijos no nos preguntarán cómo no sentimos horror ante las guerras actuales, la criminal siembra de campos de minas que destrozan a inocentes, la miseria impuesta a pueblos empobrecidos, la prepotencia de las multinacionales, la tiranía de las ideologías, la divinización del consumismo, la marginación de las gentes de color y de los que exigen su derecho a ser diferentes, del genocidio de los indígenas, de la explotación de los niños y de las mujeres, de los bombardeos de poblaciones civiles, de los embargos que siempre padece la población civil y nunca los militares ni los policías ni los miembros del Partido en el poder?
¿Acaso no somos responsables, por el pago de nuestros impuestos, de la fabricación y venta de armas a gobernantes que envían a sus pueblos a la muerte, al hambre y a la desesperación?
¿No somos capaces de despertar ante este aullido de dolor, de envilecimiento, de absurda carrera hacia la destrucción y hacia la muerte? Cada día mueren en situaciones inhumanas millares de seres, penan con enfermedades fácilmente controlables, hay un ejército de millones de parados reclamando su derecho a participar en la construcción de la comunidad, sufren millones de seres en cárceles, cada día se puede oír el estruendo de los campos de concentración en que hemos convertido los arrabales de las grandes ciudades.

¿Cómo no va a ser legítima nuestra resistencia ante este estado de cosas? El derecho de resistencia se convierte en deber cuando afecta a la justicia y a la libertad.

Cumpliremos las leyes con “restricción de conciencia” para derribar desde dentro este orden inhumano. Se trata de un grito de libertad nacido de experienciar la soledad en la que el ser humano deambula perdido. Esta sociedad en la que sobrevivimos es injusta, el orden socio-político-económico ya ha mostrado su esclerosis múltiple.

Hoy la información que compartimos en la sociedad en red nos permite propagar el grito de libertad que, como el amor, es contagioso. Basta con que unos cuantos se decidan en lo más profundo de su corazón a denunciar la injusticia que impera y a cooperar en la regeneración del tejido social con la transformación de sí mismos.

Nos han engañado con el cuento de que si cumplimos tales y cuales normas, que ellos se han inventado para mantenerse en el poder, tendremos “seguridad”. Eso es lo que nos han vendido: seguridad. En la salud, en el trabajo, en la escuela, en la familia, en la ancianidad, en la vida “civilizada”.

No es posible ser feliz mientras muchos padecen inhumanamente. El mundo se ha vuelto aldea y ahora nos sabemos responsables unos de otros y con el medio en el que vivimos.

Loading Slideshow...
  • Migrantes hondureños deportados de EE.UU.

    Migrantes hondureños deportados desde Estados Unidos en una pista de aterrizaje del aeropuerto de Toncontín, Tegucigalpa. Los 134 inmigrantes son parte de los 40,000 hondureños, incluyendo hombres, mujeres y niños, que fueron deportados de los EE.UU. en 2011.

  • Deportación padres

    Manuel Estrella, de dos años sostiene una bandera de Estados Unidos en la boca durante una conferencia de prensa en Miami. Alrededor de 150 niños pidieron al presidente Barack Obama detenga las deportaciones de sus padres hasta una revisión general en el Congreso de Estados Unidos de las leyes migratorias.

  • Memorial dedicado a los niños de Paris Vel D'Hiv round-up

    El ex presidente francés Jacques Chirac ve fotografías, durante la inauguración de un monumento dedicado a los niños de Paris Vel D'Hiv round-up, como parte del Día de la Remembranza del Holocausto en todo el mundo.

  • Miembros de la Liga de Defensa Inglesa

    Miembros de la Liga de Defensa Inglesa (EDL por sus siglas en inglés) cantan y sostienen pancartas que pedían la deportación del clérigo islamista radical Abu Qatada, quien está acusado de tener vínculos con Al-Qaeda.

  • El narcotraficante Héctor Buitriago

    La policía de Colombia lleva bajo custodia al narcotraficante Héctor Buitriago, también conocido como Martín Llanos, a su llegada a la base antinarcóticos de la policía después de su expulsión de Venezuela.

  • Niño nacido en Israel, un trabajador extranjero

    Un niño nacido en Israel sostiene una carta escrita en hebreo y dirigida al primer ministro israelí, Benjamin Netenyahu en la que pide que su familia no sea deportada.

  • Gitanos víctimas de la deportación

    Marín Safta, de 89 años, un gitano rumano, fue deportado durante la Segunda Guerra Mundial. Muestra una vieja foto acompañado de su esposa. Los roma (gitanos) estaban entre los grupos elegidos por razones raciales para ser perseguidos por el régimen nazi y la mayoría de sus aliados.

  • Protesta de iraquíes e iraníes en la ciudad iraquí de Baquba

    Protesta de iraquíes e iraníes en la nororiental ciudad iraquí de Baquba, la capital de la provincia de Diyala en noviembre de 2011, luego del cierre del campo de Ashraf.

  • Protestas por la deportacion de un estudiante

    Estudiantes sostienen un letrero que dice: "Educación no deportación'', frente al Centro de Transición de Broward en Pompano Beach , Florida. El grupo protestaba por la posible deportación de Shamir Ali, de 25 años de edad, nacido en Bangladesh, quien sería candidato para el DREAM Act si fuera una ley federal.

  • Berlín celebra el 70 aniversario de deportaciones de judíos

    Una mujer coloca una rosa en la Gleis 17 (Track 17), monumento conmemorativo por el 70 º aniversario de la deportación de judíos de Berlín a campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial en Berlín, Alemania.

  • Líder Hamas sostiene un retrato de líder islamista detenido

    El líder de Hamas, Ismail Haniyeh, sostiene un retrato del jeque Raed Salah, jefe del ala radical del Movimiento Islámico en Israel, durante una protesta en la ciudad de Gaza.

  • Grupo de sospechosos deportados de Indonesia

    La policía china tiene bajo custodia a un grupo de sospechosos (en capuchas negras) deportados de Indonesia a su llegada al aeropuerto de Beijing.

  • Deportados por fuerzas soviéticas a Siberia

    Gente coloca flores en Vilnius, un vagón del tren que era utilizado para deportar a las personas desde Lituania a Siberia. Los estados bálticos de Letonia, Lituania y Estonia honraron la memoria de decenas de miles de sus ciudadanos deportados por las fuerzas soviéticas exactamente 70 años atrás, durante la Segunda Guerra Mundial.

  • Madre mexicana lucha contra la deportación

    La inmigrantes mexicana Jeanette Vizguerra sube a sus hijos al auto, luego de una reunión en el consulado mexicano en su lucha contra la deportación en Denver, Colorado.

  • Marchas contra la deportación el Primero de Mayo

    Inmigrantes y trabajadores marchan para exigir la legalización de todos los inmigrantes y poner fin a las deportaciones y los ataques a los trabajadores de Los Ángeles, California.

  • Deportaciones Indonesia

    El representante demócrata de Nueva Jersey, Rush Holt habla ante inmigrantes indonesios en la Iglesia Reformada de Highland Park, en Highland Park, NJ. La iglesia ha otorgado refugio a un sin número de inmigrantes cristianos de Indonesia, con órdenes finales de deportación.

  • Suprema Corte y la SB1070

    Tuulia Lowe protesta en contra de la ley de inmigración SB1070 y las deportaciones en San Francisco.


José Carlos García Fajardo
Profesor Emérito de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) Director del Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)
fajardoccs@solidarios.org.es
Twitter: @CCS_Solidarios