En momentos en que el Congreso estadounidense se prepara para un debate sobre la reforma federal a las leyes de inmigración, nueve de cada 10 votantes en California dicen respaldar la idea de permitir que inmigrantes no autorizados que llevan varios años en el país se queden y se hagan ciudadanos si tienen empleo, aprenden inglés y pagan cualquier impuesto que deban, indicó el viernes un sondeo Field Poll.


La encuesta también halló que la mayoría de los votantes apoyan permitir que los residentes que viven sin permiso en el estado reciban licencias de conducir de California, lo que revierte la opinión reflejada en sondeos previos.


El asambleísta demócrata Luis Alejo propuso una ley que permitiría que el Departamento de Vehículos Automotores emitiese licencias para todo residente que pueda mostrar que paga impuestos, sin importar su estatus migratorio. El ex senador estatal demócrata Gil Cedillo trató de hacer ese cambio durante más de una década, pero la legislatura no aprobó sus gestiones o gobernadores anteriores las vetaron.


La legislatura dio un paso parcial en esa dirección el año pasado cuando el gobernador Jerry Brown firmó una propuesta de ley de Cedillo que permite que algunos inmigrantes no autorizados obtengan licencias de conducir. Esos inmigrantes tendrían que cumplir los requisitos para obtener permisos de trabajo bajo una nueva política federal.


Aunque el sondeo encontró que los votantes respaldan aliviar restricciones a algunos inmigrantes no autorizados, también dice que dos terceras partes favorecen aumentar el número de agentes federales en la frontera con México. La mayoría también apoyan penalizaciones más severas contra empresas que contraten a inmigrantes no autorizados a sabiendas de que lo son.


Tres cuartas partes de los encuestados dijeron que apoyan aumentar significativamente el número de visas para inmigrantes con títulos de ingeniería y otros estudios avanzados, crear programas de trabajadores temporales y permitir que inmigrantes no autorizados paguen tasas de matrícula para residentes del estado si asisten durante tres años y se gradúan de secundaria en California.


Bajo una ley que entró en vigor este año, los inmigrantes no autorizados de familias de bajos ingresos que se gradúen de una escuela secundaria de California tienen derecho a becas del estado para asistir a la universidad y pueden solicitar exención de pago de matrículas en universidades comunitarias si pueden mostrar que están en proceso de solicitar residencia legal.


El Congreso está en negociaciones bipartidistas sobre la reforma de inmigración, y el gobierno de Barack Obama está redactando una propuesta de ley alternativa para incentivar al gobierno a acelerar el proceso.


El debate en Washington probablemente incluirá una vía para la naturalización de más de 11 millones de inmigrantes no autorizados que ya están en Estados Unidos, el reforzamiento de la seguridad fronteriza, castigos a empresas que contraten a inmigrantes a sabiendas de que carecen de permiso para vivir en el país, y el fortalecimiento del sistema de inmigración legal.


El sondeo de Field Poll entrevistó por teléfono a 834 votantes empadronados desde el 5 hasta el 17 de febrero. La encuesta tiene un margen de error de más o menos cinco puntos porcentuales.