Este año Estados Unidos se enfrentó al peor brote de influenza de la década, según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades.

La temporada de influenza comienza al final del otoño, se extiende hasta finales del invierno y continúa hasta principios de primavera. Y aunque el país experimentó la peor crisis de la temporada a finales del mes de diciembre del año pasado, todavía hay posibilidades de contagio.

¿Sabías que la distancia que debemos mantener de la gente contagiada es de seis pies? ¿Pero cómo evitarlo si está en todos lados? En el trabajo, en la farmacia, en el supermercado, en cualquier lugar, podríamos tener contacto con el virus.

Hay condiciones climáticas como los frentes fríos que propician la transmisión del virus, que sucede mayormente en bajas temperaturas y baja humedad. Para deshacerte de los gérmenes y ponerle un alto a la influenza debes mantener tu casa desinfectada.

Para los hispanos, la falta de seguro médico y la falta de información sobre la influenza, dificulta aún más la prevención o tratamiento de los efectos del virus. Como respuesta a la ausencia de recursos de información de salud, se creó la Red de Enfermeras Hispanas, la cual cuenta con enfermeras bilingües en Miami, Los Ángeles, Chicago y Nueva York que ofrecen consejos e información periódicamente a través de esta página con el fin de ayudar a la comunidad hispana a mantener sus hogares saludables.

"A través de la Red de Enfermeras Hispanas, enfermeras calificadas estamos ofreciendo información y consejos en español sobre asuntos de salud relevantes para la comunidad hispana alrededor del país, en este caso sobre la prevención de la gripe", explica la enfermera Adriana Trullo de la Asociación Nacional de Enfermeras Hispanas (NAHN, por sus siglas en inglés) y la Red de Enfermeras Hispanas.

Es importante entender que la influenza es distinta a un resfriado común. Trullo explicó lo siguiente a HuffPost Voces:

La influenza es diferente al resfriado. Por lo general, la influenza comienza de repente. Las personas con influenza, a veces sienten algunos o todos estos síntomas:

  • Fiebre o sentirse afiebrado o con escalofríos. Es importante destacar que no todas las personas con influenza tienen fiebre.
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Mucosidad nasal o nariz tapada
  • Dolores musculares y corporales
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga (cansancio)
  • Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

¿Cuándo debemos ir al hospital?

"Es recomendable acudir a tu médico o proveedor de salud cuando se presentan síntomas de gripe y no se ve recuperación ni con el uso de medicinas comunes para el resfriado. En un centro de salud o urgencias te pueden hacer el diagnóstico diferencial para confirmar si se trata de una gripe común o influenza.

Cualquier persona puede contraer influenza (incluso las personas saludables), y los problemas graves ocasionados por la influenza pueden afectar a personas de cualquier edad, aunque algunas personas corren un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves relacionadas con la influenza si se enferman. Esto incluye a personas de 65 años en adelante; las personas de cualquier edad con ciertas condiciones médicas crónicas (como el asma, la diabetes o enfermedades cardíacas), las mujeres embarazadas y los niños pequeños", explica la enfermera.

Más consejos para prevenir la gripe:

Vacunarse es el primer paso para la prevención de la gripe. Sin embargo, aun después de recibir la vacuna, debemos de utilizar medidas sencillas para ayudar a prevenir la propagación del virus de la gripe – y otros virus y bacterias potencialmente dañinos:

  • Si es posible, quédate en casa cuando estés enfermo, y haz que tus hijos permanezcan en casa para evitar que otros se contagien de la enfermedad.
  • Lávate las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos.
  • El virus de la gripe puede sobrevivir hasta 72 horas en superficies como perillas de puertas y escritorios. Identifica y desinfecta los objetos alrededor de la casa que se tocan con mayor frecuencia y son más propensos a acumular gérmenes – como manijas de puertas, interruptores de luz, controles de TV y juegos, grifos, sillas altas o juguetes de plástico con productos desinfectantes como Clorox, que han sido aprobados para eliminar el 99.9% de los virus de resfriados y gripe, incluyendo la cepa de influenza A (H3N2).
  • Tose y estornuda hacia tu codo en lugar de sobre tus manos para prevenir la propagación de gérmenes por contacto.
  • Come bien, haz ejercicio y duerme lo suficiente para ayudar a aumentar la capacidad de tu cuerpo para luchar contra los efectos de los resfriados y la gripe.

Para ver más consejos de salud de la Red de Enfermeras Hispanas, visita la página de Facebook de Clorox Latino.

VE TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • Usa toallas de papel desechables

    Emplea utensilios de limpieza desechables mientras haya personas enfermas en casa. Si usas una esponja o cepillo para lavar los trastes, límpialos en la lavavajillas todos los días. Foto: <a href="http://www.flickr.com/photos/thousandshipz/4519556125/">thousandshipz</a>

  • Desinfecta el lavabo

    Esta área es un hervidero para los virus de la influenza y el resfriado, así que asegúrate de desinfectarla bien. Limpia a diario el interior, la superficie, el grifo y las llaves con un desinfectante. Y asegúrate de prestar especial atención al sito en donde colocas todos los cepillos de dientes de la familia. De hecho, almacenarlos todos juntos no es una buena idea, pues esto se presta para la contaminación entre ellos --y tampoco compartas la pasta dental. Además, procura cambiar o hervir en el micoondas tu cepillo luego de la enfermedad. Por último, no te olvides de desinfectar el apagador de luz y el picaporte o perilla del baño. Foto: <a href="http://www.flickr.com/photos/lidocaineus/7000265803/">mootown</a>

  • Asegúrate de que tus productos desinfecten

    Para limpiar tu casa, usa limpiadores que específicamente digan "desinfectante" en la etiqueta y que no únicamente "embarren" los gérmenes. Los productos de Clorox funcionan excelente, dice Allison Janse, co-autora de "The Germ Freak's Guide To Outwitting Colds and Flu". En especial, ella es fanática de las toallitas desechables. Aunque a algunas personas les preocupa que sus hogares se vuelvan resistentes a los gérmenes, <a href="http://healthscience.byu.edu/Profiles/Faculty/EugeneCCole.aspx" target="_hplink">Eugene Cole, profesora en la Brigham Young University en Salt Lake City</a> probó que la resistencia a los antibióticos no era un problema en casa que usaban productos antibacteriales. Foto: <a href="http://www.flickr.com/photos/imayellowfellow/3259927564/sizes/o/in/photostream/">imayellowfever</a>

  • Pero, puedes usar cualquier jabón para manos

    Sorprendentemente, un estudio publicado en 2004 en el <a href="http://www.blissplan.com/natural-remedies/antibacterial-soap/" target="_hplink">Annals Of Internal Medicine mostró que quienes usan jabón antibacterial</a> tenían la misma cantidad de resfriados que quienes usaban jabón regular. Sólo asegúrate de lavarte con agua tibia durante 20-25 segundos. Foto: <a href="http://www.flickr.com/photos/necrocake/4839381572/sizes/l/in/photostream/">necrocake</a>

  • Desinfecta los objetos de uso común

    Objetos como el control remoto, los controles de los videojuegos, los teclados de computadora y celulares deben ser desinfectados regularmente, pero especialmente, después de haberte enfermado de gripa o influenza. Usa un <em>spray</em> desinfectante, <a href="http://www.amazon.com/Lysol-Disinfectant-19-Ounce-Canisters-3-Count/dp/B003M5JR9K" target="_hplink">como Lysol,</a> y déjalo actuar durante varios minutos y secarse por sí solo. Foto: <a href="http://www.flickr.com/photos/28478778@N05/5728485497/sizes/l/in/photostream/">espensorvik</a>

  • Lava los blancos todos los días

    Las toallas y cama de ropa se llenan de gérmenes cuando se usan por alguien que está enfermo, así que Janse sugiere lavar estos objetos en la lavadora todos los días mientras estén con el virus, usando agua caliente particularmente para fundas de almohadas y toallas faciales. Foto: <a href="http://www.flickr.com/photos/maxpower/2366912009/sizes/l/in/photostream/">Ross Catrow</a>

  • Duerme en el sofá

    Si tu pareja está enferma, es mejor dormir en al cuarto de invitados o en el sofá por un par de noches. Aunque no sea tan cómodo, podrías ahorrarte unos días de enfermedad. Foto: <a href="http://www.flickr.com/photos/pftqg/3358812056/sizes/l/in/photostream/">thepatrick</a>

  • Esta nota y galería fueron publicadas originalmente (en inglés) en <em>HuffPost Home</em>.

VIDEO RELACIONADO: