Marco Antonio Martínez, David Martínez Huerta, Shaila Rosagel / SinEmbargo.mx

El Senador Jorge Emilio Gónzalez Martínez, conocido como el “Niño Verde”, consiguió un amparo la madrugada del domingo pasado para salir libre del “Torito” –la prisión del Distrito Federal para faltas administrativas, como manejar en estado de ebriedad–, pero no logró librarse de las fuertes críticas que le lanzaron no sólo las redes sociales, sino dirigentes y militantes de los distintos partidos políticos.

Líderes de los partidos de oposición consideraron que es un mal ejemplo de la clase política en México; también alertaron por el daño que éste y otros escándalos provocan a las instituciones.

La madrugada del domingo, González Martínez fue detenido en un operativo del programa “Conduce sin alcohol” del Gobierno de la Ciudad de México. Se cambió el nombre durante el arresto pero, de acuerdo con varias versiones, sus ayudantes (guardaespaldas o choferes) lo pusieron en evidencia.

El Senador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) tampoco quiso someterse al alcoholímetro. “Me agarró el operativo, que es un muy bueno operativo, por cierto, en la Ciudad de México. Había tomado unos tequilas, y como cualquier ciudadano fui a cumplir la falta administrativa”, se excusó.

Las versiones periodísticas que circularon el fin de semana señalaron que el “Niño Verde” no quiso dar su nombre al momento de ser detenido y que incluso sus guardaespaldas habían amenazado a los policías y revelando su verdadera identidad. Al ingresar al “Torito”, el legislador se identificó.

Después, en entrevistas con distintos medios, aseguró no quiso utilizar su cargo para librar la detención. En medio de la discusión sobre el amparo, Emilio Gónzalez utilizó el recurso para dejar el Centro de Sanciones Administrativas argumentando que tenía “hambre, frío y sed”. Aseguró que regresará a cumplir con sus 13 horas de arresto.

González fue presidente nacional del Verde Ecologista. Él y su familia han dirigido ese partido durante décadas. Actualmente es aliado del Presidente Enrique Peña Nieto, quien fue su candidato en la coalición Compromiso por México.

En entrevista radiofónica, Gónzalez Martínez dijo “como todos, se tramita un amparo. No llamé a un abogado, ni nada”.

“Actitudes como la del ‘Niño verde’ ponen en la mesa de la discusión la necesidad de discutir y aprobar una reforma legal que permita restar el fuero constitucional a los servidores públicos”, dijo Alejandro Sánchez Camacho, secretario General del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

“La iniciativa de la eliminación del fuero que se someterá a votación la próxima semana en la Cámara de Diputados. Es urgente para evitar este tipo de situaciones”, declaró. El líder perredista indicó que el ex presidente del PVEM abusó de su cargo público al conducir ebrio y tratar de evadir la Ley mintiendo y finalmente amparándose.

“Estas actitudes de políticos son las que la población ya no acepta, que tengan un cargo público y se protejan con él”, añadió.

El secretario de Acción Juvenil del Partido Acción Nacional (PAN), Jhonatan Garcia Uribe, dijo: “Esperamos que no por este tipo de casos, los jóvenes se desanimen para participar en política”. El panista consideró que actitudes como la del llamado “Niño Verde”, quien en lugar de cumplir con la sanción administrativa puso un amparo y salió a las pocas horas del “Torito”, no ayuda a que los jóvenes se acerquen a la política.

“Es un acto que no ayuda a que la juventud pueda voltear a la política y a sus instituciones serias, a quien debe dar el ejemplo, a ser consciente de que esto está mal, él no es la persona idónea a seguir en la política ni cómo actuar”, dijo.

Tere Lupe Reyes, secretaria de la Defensa de la Soberanía, el Medio Ambiente y el Patrimonio Nacional del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), opinó que Jorge Emilio González debe estar agradecido de la detención, pues le evitaron la posibilidad de un accidente al conducir ebrio. Sobre su comportamiento, declaró que es una más de sus incongruencias; desde que estaba activo en el PVEM mostró que su ideología sólo se quedaba en el discurso.

“Lo que demuestra es que no tiene la capacidad de sostener lo que decía como político. Pero no es la primera vez”, anotó. Miguel Barbosa, Coordinador PRD en el Senado, abundó: “La única recomendación que me hago yo y que hago a todos los integrantes no sólo del Senado sino de las instituciones, es que seamos muy cuidadosos en nuestro comportamiento público. Incidentes o accidentes le puede ocurrir a cualquiera. Pero muy cuidadosos, porque sí deteriora la imagen de una institución. Lo digo de manera más clara: el comportamiento de los integrantes de una institución sí deteriora la institución”.

Emilio Gamboa, Coordinador del PRI en el Senado, señaló: “Me da mucho gusto que las autoridades del Distrito Federal no hagan excepciones. Lo hemos visto con otros personajes. Él tendrá que darle la explicación a los medios de comunicación. Creo que lo hizo. Es un delito. Él sin duda alguna violó un procedimiento administrativo del Distrito Federal, que debemos ser muy respetuosos todos los senadores y senadores, todos los que trabajan en la institución y tener mucho cuidado sin duda alguna. Lo que sí está muy bien es que él cumpla puntualmente con esta sanción administrativa que le levantó el Distrito Federal”.

Ernesto Cordero, Coordinador del PAN en el Senado, advirtió sobre el daño hecho en términos institucionales. “Él asumirá las consecuencias de sus actos. Yo creo que lo importante aquí es la transparencia. Lo importante aquí es entender que los procesos administrativos a los cuales está sujeta toda la ciudadanía, pues también lo senadores de la República estamos sujetos a eso y lo respetamos de igual manera que cualquier ciudadano”.

UNA VIDA DE EXCESOS

El “Niño Verde” ha sido en diversas ocasiones criticado por el derroche, la malversación y el dispendio de los recursos del partido.

Además por su excesos a la hora de divertirse. El Junior, su padre, sus amigos y demás familiares, han utilizado todo el poder del Verde Ecologista para enriquecerse, a pesar de las multas por el manejo irregular de sus fondos, a pesar de las denuncias de corrupción, a pesar de las pruebas que demuestran sus actividades ilícitas.

En el 2004, el periódico español El País publicó la existencia de un video en donde Jorge Emilio González negociaba un soborno de 2 millones de dólares cuando era senador. La imagen del Junior empezando el diálogo en plan pirruris es memorable: “¿Qué pedo? ¿Tu eres el del proyecto?”.

El proyecto consistía en la construcción de un hotel en zona protegida de manglares en Cancún: “… sacamos el permiso y, ¿cuánto dinero nos va a tocar?”, pregunta el “Niño Verde” a lo que el empresario contesta levantando dos dedos: “¿Dos millones de dólares?, pregunta y recibe una respuesta afirmativa.

González se defendió primero diciendo que el video era falso, luego lo aceptó.

Y finalmente se justificó declarando que lo habían “chamaqueado” injustamente y que él sabía que era una trampa. En el periodo legislativo del 2004, el “Niño Verde” tuvo 77% de faltas de asistencia al Senado. También se le comprobaron tres viajes a Francia con dinero público, donde gastó más de un millón y medio de pesos. En su momento, el ex Diputado Santiago León Aveleyra denunció y exhibió copia de las facturas, cheques y estados de cuenta, donde se demuestra que estuvo en los hoteles Byblos en Saint Tropez entre el 13 y 18 de julio de 2003 y Four Seasons en Paris en dos ocasiones; primero, entre el 30 de octubre y el 3 de noviembre del 2002, y luego, entre el 23 y 28 de julio de 2003.

Entre los gastos demostrados están desayunos por valor de mil 514 euros; cenas que superan los 500 euros, servicio de habitación que rondan los mil 151 euros y hasta el pago de limosinas por más 590 euros.

Al “Niño Verde” se le conoce también por su afición a las fiestas, su gusto por la vida nocturna y sus placeres relacionados con mujeres y amigos.

En esos tres viajes hubo gastos excesivos en una discoteca denominada “Les Caves Du Roys”. La primera factura de una noche de copas y baile fue de 4 mil 790 euros, la segunda fue similar: 4 mil 776 euros y la tercera el dispendio se elevó a 6 mil 040 euros.

Incluso, en noviembre de 2011 se dio a conocer en los medios nacionales la muerte de una ciudadana búlgara que, al aparecer, se arrojó del departamento que habita Emilio González en Cancún y del que presuntamente es propietario.

La noticia se ocultó, pero la Procuraduría de Justicia de Quintana Roo tuvo que reaccionar e informar que investigaba para llegar al fondo del aparente “suicidio”; medios locales informaron también que muchas evidencias simplemente desaparecieron.

Por este asunto, Emilio González tiene aún abierta una investigación en la Procuraduría General de la República (PGR), lo mismo que en Bulgaria; de acuerdo con información de la embajada de ese país en México, las autoridades búlgaras no han cerrado el caso.

También en 2011, Jorge Emilio González Martínez se presentó a declarar ante la Procuraduría General de Justicia de Quintana Roo, acusado de despojo de algunos terrenos protegidos cerca de la zona de Cancún, en donde pretendía la construcción de una zona hotelera.

Los propietarios de esos terrenos se opusieron, pues se demostró que de llevar a cabo dicho proyecto, el político “ecologista” afectaría gravemente la flora y fauna de lugar al destruir los manglares de la zona.

Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX aquí.