SEATTLE (AP) — Cambiar de canal a la televisión para que los niños vean programas educativos en vez de violentos puede mejorar el comportamiento de los pequeños en edad preescolar, incluso sin que necesariamente la vean menos, de acuerdo con un estudio realizado en Estados Unidos.

Los resultados fueron modestos y se difuminaron con el tiempo, pero podrían contener la promesa para encontrar formas de ayudar a que los infantes eviten el comportamiento agresivo y violento, dijeron los autores del estudio y otros médicos.

"No se trata nada más de apagar la televisión. Es sobre cambiar de canal. Lo que los niños ven es tan importante como la cantidad", dijo el pediatra Dimitri Christakis, principal autor del estudio e investigador de la Universidad de Washington.

La investigación se publicó el lunes en la gaceta Pediatrics (Pediatría).

El estudio involucró a 565 pacientes de Seattle que periódicamente llenaron bitácoras de lo que veían en televisión y cuestionarios para medir el comportamiento infantil.

La mitad fue capacitada durante seis meses para que los niños de 3 a 5 años vieran programas como "Plaza Sésamo" y "Dora la Exploradora", en lugar de programas más violentos como "Power Rangers". Los resultados se compararon con los de aquellos niños cuyos padres recibieron en su lugar capacitación sobre hábitos alimenticios saludables.

En seis meses, los niños de ambos grupos mostraron un mejor comportamiento, pero hubo una mejora un poco mayor en el grupo con padres que fueron asesorados sobre la televisión. Para el año no hubo diferencia importante entre los dos grupos en términos generales.

"Esto es importante porque ellos son los que están en mayor riesgo, tanto para cometer agresiones en la vida real como para ser víctimas de agresión", dijo Christakis, pediatra en el Hospital Infantil y Centro Médico Regional en Seattle.

El estudio tuvo algunas fallas. A los padres no se les dijo el propósito del estudio, pero los autores reconocen que probablemente se lo imaginaron y que eso pudo afectar los resultados.

Antes del estudio, los niños tenían en promedio una hora y media de televisión, video y juegos de computadora por día y el contenido violento representaba casi una cuarta parte de ese tiempo. Para el final del estudio, eso se incrementó 10 minutos para ambos grupos. Aquellos en el grupo asesorado sobre contenido de TV aumentaron el tiempo con programas positivos, mientras que el grupo asesorado con nutrición vio más programas violentos.

Nancy Jensen, una madre que participó en el estudio, dijo fue una llamada de atención. "No me di cuenta de cuánto estaba viendo Elizabeth (su hija de 6 años)", dijo.

Afirmó que el comportamiento de su hija mejoró después de los cambios y ahora controla lo que ven Elizabeth y su hermano de 2 años, Joe.

___

La gaceta Pediatrics en internet: http://www.pediatrics.org

___

Donna Blankinship está en Twitter como: http://twitter.com/dgblankinship

Relacionado en HuffPost Voces:

Loading Slideshow...
  • <strong>Yined Ramirez-Hendrix</strong><br> Cuando los infantes van adquiriendo independencia, tus dolores de cabeza aumentan. Por un lado, ya hacen cosas por su cuenta, pero por la misma razón no les puedes despegar un ojo de encima. <br>Las edades entre 3 y 5 años, pueden ser un verdadero reto, así que trata de evitar los siguientes errores.

  • No adherirse a una rutina

    El nene puede preguntarse, ¿por qué ayer comí helado a mis anchas y hoy no puedo probar ni una cucharada? Anoche pude ver tele antes de dormir y hoy mami no me deja, ¿por qué no?<br> Es importante ser consistente en todos los aspectos desde la disciplina, hábitos al dormir y comidas. Las excepciones son válidas y es importante permitirles ciertos gustos, pero también lo es crear una rutina que se pueda seguir al menos un 90% del tiempo.

  • Te enfocas en lo negativo

    Es fácil resaltar las actitudes negativas de los niños -como patalear y gritar- e ignorar las positivas. <br> Dile unas palabras de elogio, dale un beso o un abrazote, él lo apreciará y querrá más. Le puedes decir: "Me gustó como compartiste tus juguetes con los otros niños", "estoy segura que tu maestra está impresionada porque siempre dices 'gracias' y 'por favor" o "te comportaste muy bien durante la cena".

  • Ignorar señales de alerta

    Poco te va a servir que le implores a tu hija que se calme en medio de una rabieta. Trata mejor de prevenir que remediar. Conoces a tu hijo, sabes qué le puede provocar un berrinche, las causas más comunes son hambre, cansancio y aburrimiento. Si tu hija no ha tomado su siesta, mejor atrasa el viaje al supermercado y procura siempre tener una merienda saludable en tu bolso.

  • Fomenta la manipulación

    Los ruegos y lloriqueos pueden enloquecer a cualquiera y a veces prefieres ceder que aguantar un grito más. Digamos que estás lista para preparar la cena y tu hijo empieza a insistir que quiere ir al parque en decibeles que no piensas sean humanos. Para callarlo, suspendes lo que estás haciendo y lo llevas al parque. Los niños saben cómo salirse con la suya y tus puntos débiles. Siempre y cuando tu hijo no muestre conductas agresivas, ignora sus gemidos y lloriqueos. Si te haces la fuerte, tu hijo comprenderá que esa táctica no funciona contigo.

  • Menospreciar la importancia del juego

    Muchos padres quieren que sus hijos sean los primeros de su clase cuando vayan a la escuela y los apuntan en programas educativos y culturales. Pero esto puede ser contraproducente. En estas edades los niños necesitan jugar sin muchas estructuras.<br> Los niños consideran "juego libre" lo que ellos eligen hacer cuando eligen hacerlo. A veces se entretienen dando vueltas por la casa con una escoba, es lo que han preferido y lo hacen por diversión.

  • Reacción exagerada con las mentiras

    Algunos psicólogos piensan que el mentir es una muestra de desarrollo cognitivo. Por supuesto es preocupante, pero muchos padres se imaginan a sus hijos en la cárcel con la primera mentirita que sueltan. El mentir es parte del desarrollo de los niños. No te alarmes con sus mentiras y demuéstrale que no engaña a nadie.