Huffpost Voces

Papa Benedicto XVI: Latinoamérica llora su renuncia

Publicado: Actualizado:
GENTE REACCIONA PAPA
Tristeza en Latinoamérica | Shutter Stock

Los feligreses en Latinoamérica reaccionaron el lunes con asombro y tristeza ante la renuncia del papa Benedicto XVI, quien visitó la región dos veces.

El arzobispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Pontificia de Ciencias, afirmó que en el Vaticano se vive un "momento de consternación y gran tristeza".

"Estoy muy triste con la noticia. Ayer estuve con él cuando celebró la misa para los caballeros de Malta, y no se sabía nada, es una noticia de hoy", señaló Sánchez Sorondo.

En declaraciones a radio Mitre, Sánchez Sorondo sostuvo que "es un momento de consternación y gran tristeza, porque es un gran Papa".

Consultado sobre la "esencia" del papado de Joseph Ratzinger, el obispo respondió que "mostró que la Iglesia está en dinamismo".

En Nicaragua, el monseñor Sócrates René Sándigo, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, dijo que es "una noticia que no nos sorprende, porque el mismo Papa ya había dicho en algún momento que podía renunciar al cargo en vida, él siente que éste es el momento y es admirable la manera en que lo hace, porque se requiere de mucha valentía para hacerlo"

"Cuando tú hablas con el Espíritu Santo (sobre tu situación) y él te responde, solo queda anunciar la decisión y es acertado hacerlo cuando uno mismo siente que ya no puede más, es lo que ha hecho Benedicto XVI", dijo Sándigo en declaraciones a la televisión local.

Sobre un posible sucesor del Papa, el alto jerarca católico de Nicaragua prefirió no mencionar nombres, aunque dijo que en América Latina hay cardenales "con mucha capacidad" de asumir el trono de Pedro, pero que "es mejor esperar a que el cónclave sea iluminado para esa elección que dirá quién es el próximo guía de la Iglesia en la tierra".

El presidente de Nicaragua Daniel Ortega se declaró "profundamente conmovido" por el anuncio, informó la vocera del gobierno, Rosario Murillo.

"Esta mañana nos levantamos profundamente conmovidos por la noticia de la renuncia de Su Santidad Benedicto XVI", dijo a medios oficiales Murillo, quien calificó la decisión del Papa como "un acto de humildad sin precedentes en este mundo contemporáneo", aunque sí tiene antecedentes en la historia de la Iglesia.

Señaló que al enterarse de la noticia que les fue comunicada por el cardenal emérito de Managua Miguel Obando, Ortega entró inmediatamente en comunicación con el arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes, a quien le compartió "su sentimiento y profunda solidaridad".

"Queremos sumarnos a las plegarias, a las oraciones en todas partes del mundo. Los católicos, los creyentes de todas partes del mundo estaremos pidiendo a Dios por el Sumo Pontífice Benedicto XVI, que acompañe sus reflexiones, sus oraciones y acompañe e ilumine a todos los cardenales, eminencias que se reunirán próximamente en Roma desde el 28 de febrero", dijo Murillo.

En Honduras, el padre Juan Angel López, portavoz de la Iglesia Católica del país, dijo que "causa tristeza y conmoción, hagamos lo que él pide, oremos por él, no es una decisión fácil, por las consecuencias que se van a derivar, pero era consciente de que ya no podía desempeñar sus tareas".

Ahí mismo en Honduras, el cardenal Oscar Rodríguez Madariaga dijo que la noticia le causó "mucho pesar y mucha sorpresa, es algo completamente nuevo en la Iglesia Católica ... cuando hablé con él por última vez lo vi muy cansado físicamente así que entiendo que el Santo Padre ha tomado esa decisión coherentemente porque ya no puede continuar".

En Ciudad de México, uno de los creyentes, Marco Antonio ChisChistz, 60, corredor de bienes raíces, dijo: "Estoy muy sorprendido. Lo tengo que digerir. Estoy como en shock. ¿Qué tan grave es su enfermedad como para que tenga que renunciar?"

Carmen Sánchez, una ama de casa de 81 años, comentó, "Siento mucha tristeza. Lo escuché en las noticias que a fin de mes renuncia. ¿Cuál es el motivo? Solamente Dios lo sabe".

Otros católicos latinoamericanos compartieron esa incredulidad ante el anuncio de Benedicto. Otros, consideraron que el momento actual de la Iglesia debería abrir paso a la llegada de un pontífice proveniente de la región.

"Sería bueno para la iglesia que ahora le dé oportunidad a un Papa latinoamericano, para imprimirle una renovada fuerza al papado", consideró Verónica Torres, oficinista de 43 años, en Quito.

En Brasil, el arzobispo de Rio de Janeiro, Orani Tempesta, confirmó el lunes en una conferencia de prensa que la renuncia no impedirá la realización de la Conferencia Mundial de la Juventud, que será en julio.

Se esperaba que el Papa iba a visitar Brasil durante ese evento, que se estima atraerá a más de 4 millones de fieles.

La arquidiócesis también dijo por Twitter que dará la bienvenida al nuevo Papa en ese evento.

En Rio de Janeiro, en medio del Carnaval, dirigentes locales comentaron sobre la noticia.

El gobernador, Sergio Cabral, dijo que respetaba la decisión y reiteró su "confianza en que será un éxito la Conferencia Mundial de la Juventud".

La decisión del Papa "duele en el corazón", dijo el monseñor Darci Nicioli, obispo auxiliar de la arquidiócesis y antiguo rector del Santuario Nacional de Nuestra Señora de Aparecida, al sitio de internet G1.

En Guatemala, el presidente Otto Pérez Molina dijo que está en firme la visita suya al Papa, señalada para este sábado y que le planteará tres temas importantes.

"Sí, la audiencia sigue vigente, aquí yo esperaba plantearle tres temas: sobre los migrantes, especialmente los migrantes guatemaltecos, sobre los problemas que ha habido en México y Estados Unidos; el tema del combate a las drogas, la muerte, la destrucción y los problemas que sabemos ha generado la droga y el tercer tema es la invitación que le hacemos al Papa de visitar Guatemala", dijo a periodistas el presidente.

Agregó que está en firme su intención de invitar al Sumo Pontífice que sea electo y que esperaba que Ratzinger pueda ayudarle para que el próximo Papa venga a Guatemala.

Pérez Molina dijo que él podría ser el último presidente que tenga la oportunidad de saludar al Santo Padre.

El presidente Pérez Molina viajaba el lunes a Europa y tenía contemplada una visita el próximo sábado al Vaticano.

Por su parte Oscar Julio Vían, arzobispo de Guatemala, dijo que esta podría ser la oportunidad para tener un Papa latinoamericano.

"Se va un gran Papa, pero debemos continuar nuestra oración para seguir con la unidad. Pongo mi confianza en que sea el espíritu santo el que ilumine a los cardenales electorales", dijo el arzobispo a periodistas.

En México, el monseñor Eugenio Lira Rugarcia, obispo de Puebla y secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano, dijo que recibió "con sorpresa la noticia" de la renuncia.

Sin embargo, Lira Rugarcia enfatizó que la decisión "nos fortalece en la fe, porque somos conscientes que es Jesús quien fundó la Iglesia. El Papa es sólo su representante, un instrumento".

Invitó "a todos los católicos de México, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, a que recibamos esta decisión del Papa con un espíritu de fe".

"Las fuerzas físicas han disminuido con el paso de los años... el Papa, aunque permanece totalmente lúcido, espiritual, mentalmente, ya físicamente tiene más dificultades", acotó Rugarcia.

En Argentina, el obispo de La Plata, monseñor Alberto Bochatey, dijo que Benedicto ya había anticipado que podía dejar su reinado, aunque admitió su "sorpresa" ante la noticia.

"Es una sorpresa muy grande para todos, nadie lo esperaba. El Papa había escrito en sus libros que estaba dispuesto a renunciar cuando llegue el momento oportuno, cuando sintiera que no tenía fuerzas para continuar, y es lo que sucedió con su renuncia" dijo Bochatey en declaraciones a Radio Mitre.

Por su parte monseñor Jorge Lozano, obispo de Gualeguaychú, Argentina, declaró a la emisora que la noticia lo tomó por sorpresa.

"Hay un reconocimiento de su limitación en las fuerzas para cumplir tareas, que son muy exigentes. Y si él percibe esto, es un gesto muy bueno que prefiera renunciar para que otro pueda llevar adelante la tarea de ser el sucesor de Pedro", afirmó.

En Chile, el cardenal arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, uno de los electores, dijo que Benedicto "se fue cansado por su edad y por el peso que significa llevar a la Iglesia adelante".

Sobre la renuncia misma, Ezzati dijo estar "muy agradecido por el gesto del Papa, porque es un gesto muy valiente, y agradecido por los ocho años que ha sido pontífice".

Benedicto es "uno de los papas que con mayor profundidad ha penetrado en la cultura contemporánea", añadió y pidió " la ayuda del espíritu para que los cardenales que deberán reunirse para la elección del nuevo Papa puedan tener las luces necesarias para encontrar a la persona que guíe a la Iglesia los próximos años".

En Venezuela, el cardenal venezolano Jorge Urosa Savino se manifestó sorprendido por el anuncio de Benedicto XVI, y comentó que en la víspera lo vio en la Plaza de San Pedro en el Vaticano y "se sentía muy bien".

"Lo vi también el jueves... siempre generoso, humilde y bondadoso como es el Papa Benedicto XVI, por eso yo estoy sumamente sorprendido porque si yo hubiera sabido, si el Papa hubiera estado enfermo, o quebranto, pero no, estaba perfectamente bien", dijo el purpurado venezolano al canal de noticias Globovisión al arribar al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía proveniente de Roma.

Urosa Savino expresó que la decisión tomada por el sumo pontífice "habla muy bien del Papa Benedicto XVI y de la Iglesia en el sentido de que el Papa considera pues que para prestar ese servicio debe estar en estupendas condiciones y por ello presenta su renuncia".

Sobre los retos que deberá afrontar la Iglesia católica con la elección del nuevo Papa, el cardenal mencionó el "atender cada vez más a la juventud", "anunciar el evangelio de manera mucho más atractiva" y "atender las necesidades espirituales del hombre de hoy".

El cardenal venezolano dijo que en tres semanas volverá a Roma a fin de participar por primera vez en el cónclave para la elección del nuevo Papa. Urosa Savino fue instituido como cardenal por Benedicto XVI en marzo del 2006.

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), obispo Diego Padrón, afirmó que había que ver este momento como "muy positivo para la Iglesia y para el mundo".

Padrón dijo al canal de noticias Globovisión que "el Papa ha sido muy humano al tener en cuenta su poca fuerza física y con humildad entregarse al servicio".

El secretario de la CEV, obispo Jesús González de Zárate, consideró como "inédita" y "sorpresiva" la decisión que tomo el Papa Benedicto XVI, y dijo que ante ese evento "nos podemos hacer muchas interrogantes, pero las respuestas a esas interrogantes las encontraremos en nuestra propia fe".

"En este momento lo que priva en el ánimo de un católico es precisamente la fe en la Iglesia, la fe en el ministerio del sucesor de San Pedro y esa es la actitud que tenemos que tener en este momento", declaro el obispo al canal local de noticias Globovisión.

En Bolivia, el vocero de la iglesia católica, Edwin Bazán, declaró que "estamos sorprendidos como todos... Es un momento para dar gracias a Dios por el don que significa el Santo Padre a la Iglesia católica".

En Bolivia también, Eduardo Paredes, un peruano 62 años, reaccionó expresando que sorprende porque el Papa "aparentemente goza de buena salud ... me parece que hay algún conflicto en la Iglesia a porque aparentemente no le encuentro que renuncie, los demás papas no lo han hecho así".

En Paraguay, el monseñor Edmundo Valenzuela, arzobispo coadjutor de Asunción, dijo que "admiro la sabiduría del Papa y su capacidad de servir a la Iglesia pero cuando siente que ya no puede más por falta de fuerzas físicas, anunció su alejamiento y esa es una actitud destacable", refirió.

Se negó a comentar si eventualmente algún cardenal latinoamericano podría ser elegido nuevo Sumo Pontífice.

En tanto, monseñor Zacarías Ortiz, obispo de la norteña diócesis de Concepción también en Paraguay, opinó que el renunciante "deja el liderazgo de la Iglesia en una etapa difícil".

"En estos momentos, diferentes organizaciones mundiales intentan marginar la doctrina de la Iglesia con criterios anticristianos como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial", aludiendo al impulso a programas económicos presuntamente neoliberales sin tener "en cuenta la situación de millones de fieles pobres", según dijo.

Acotó que el nuevo Pontífice "tendrá que llevar adelante una contraofensiva contra las ideas anticristianas".

El presidente de los obispos de Perú, Monseñor Salvador Piñeiro, desde Huamanga-Ayacucho dijo por teléfono a la AP que está "conmovido"

El Papa, dijo Piñeiro, "ha tomado una decisión muy grande, reflexionó que sus fuerzas físicas declinaban... esta decisión lo habrá pensado ante Dios, nos duele su partida pero él va a estar en la Iglesia desde otro ángulo como un brillante teólogo".

El anuncio causó gran sorpresa en España, uno de los países de mayor tradición católica en Europa. Benedicto XVI visitó tres veces España durante su pontificado, en el que se marcó como uno de sus objetivos prioritarios la llamada recuperación de las raíces cristianas de Europa.

"Estamos afectados y como huérfanos por esta decisión que nos llena de pena", señaló la Conferencia Episcopal Española en un comunicado. "Pedimos también oraciones para que el proceso de elección del Sumo Pontífice que se abrirá a partir del próximo día 28 sea guiado e iluminado por la fuerza del Espíritu Santo".

En Colombia, el cardenal colombiano Rubén Salazar, dijo que "lo vamos a echar profundamente de menos"

En conferencia de prensa en La Curia, al lado de la catedral de Bogotá en el centro de la ciudad, añadió que "lo vamos a echar profundamente de menos, por eso toda la Iglesia tiene que estar muy agradecida... por estos ocho años de entrega total, generosísima, abnegadísima al servicio de la Iglesia".

En Cuba el cardenal Jaime Ortega, el único purpurado cubano, comentó que había sido tomado de sorpresa por la noticia.

"El Papa rompe una vez más los patrones y no teme anunciar al mundo que está débil y cansado para continuar la gran responsabilidad de gobernar la Iglesia Católica", expresó Ortega --quien se encuentra en una visita en la oriental provincia de Guantánamo-- en unas declaraciones difundidas por la iglesia el lunes.

"Solo un gran amor a Jesucristo, a su Iglesia, y una gran humildad, pueden impulsar un paso semejante", agregó el prelado.

Las iglesias en Cuba estaban cerradas temprano por la mañana pero a poco a poco los personas se iban enterando de la noticia y expresaban su sorpresa, mientras consideraban que esta era una oportunidad para una renovación de la institución religiosa.

"La iglesia tiene que atemperarse con los tiempos que tiene el mundo. La iglesia se ha quedado un poquito atrás", dijo a la AP Angel Aguilera, un católico activo de 33 años, parado frente de la Catedral, una construcción barroca del siglo XVIII que fue visitada por Benedicto XVI en su viaje a Cuba en marzo de 2012.

"Hay muchos curas y cardenales jóvenes que pueden asumir dignamente la responsabilidad de ser Papa", agregó.

El arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, dijo que la decisión "expresa el dinamismo de la Iglesia".

Benedicto es "un gran Papa sin lugar a duda, sumamente grande, y sumamente humilde, lleno de sabiduría y de virtud, nos deja una herencia sumamente grande en la Iglesia, nunca vamos a poder pagar al Papa todo el bien que nos ha hecho", añadió Escobar Alas.

Entretanto en Panamá, el sacerdote César Gutiérrez, de la basílica Menor Don Bosco en la capital panameña, dijo que "Dios nos regaló al Papa porque en estos tiempos se necesitaba un pastor de la calidad y altura moral de Benedicto XVI, pero ahora por su fuerza y salud, consciente y libremente ha presentado su renuncia".

Instó a la comunidad católica "a congregarse en oración para que Dios ilumine a quienes deberán escoger al próximo Papa".

En Costa Rica, el vicario general de la arquidiócesis de San José, Guido Villalta, calificó la renuncia de "todo un acontecimiento que me parece que el Papa viene reflexionando desde los últimos tiempos y que implica un acto de responsabilidad de parte de él. En nombre de la Iglesia Católica me parece que es muy digno. A mí me toma por sorpresa, pensé que iba a esperar un poco más".

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, dijo que se trata de "acto de profundo desprendimiento y gran humildad, que antepone a la institución que representa a lo que él considera condiciones físicas como espirituales que pareciera -según el mismo lo ha expresado- como no óptimas para seguir representando a una institución tan importante y de tanto alcance global como es la institución católica."

-0-

Contribuyeron con esta nota los corresponsales de la AP Almudena Calatrava en Buenos Aires, Eduardo Castillo y Adriana Gómez Licón en Ciudad de México, Fabiola Sánchez en Caracas, Vivian Sequera y César García en Bogotá, Alberto Arce en Tegucigalpa, Luis Andrés Henao y Eva Vergara en Santiago de Chile, Franklin Briceño en Lima, Sonia Pérez en Ciudad de Guatemala, Marcos Alemán en San Salvador, Juan Zamorano en Ciudad de Panamá, César Barrantes en San José de Costa Rica, Marco Sibaja en Brasilia, Andrea Rodríguez en La Habana, Luis Manuel Galeano Galeano en Managua, Pedro Servín en Asunción, Paola Flores en La Paz, Jorge Covarrubias en Nueva York y Gonzalo Solano en Quito.

___

Gráfico interactivo:

http://hosted.ap.org/interactives/2013/papa-benedicto-es/

Encuesta

¿Cómo calificas el papado de Benedicto XVI?

VOTA

En Internet

El Papa Benedicto XVI anuncia por sorpresa su renuncia al ...

Texto de la renuncia del papa benedicto xvi - Yahoo! Noticias

Benedicto XVI sorprende al mundo con su renuncia | Mundo ...

El papa abandonará el pontificado el 28 de febrero | Diario de Avisos

El Nuevo Herald: Noticias de Cuba, Miami, Venezuela, Colombia ...

El Vaticano acepta la renuncia del Obispo Bargalló - Diario Los Andes

Religión en libertad

El papa Benedicto XVI dejará el pontificado el 28 de febrero "por falta de fuerzas"