Cuando se necesita esperanza en medio de la oscuridad, encender una vela para pedir a los santos es el acto más sencillo y de profunda fe que podemos realizar. Cada santo tiene una misión particular, y se lo debe invocar haciéndole el pedido correcto. Esta guía facilitará el contacto para obtener la ayuda que esperas:

  • San José, padre de Jesús – Intercede por las familias
    Ejemplo insuperable de buen padre y esposo, San José es el protector de las familias. Bendice la familia y la protege de sus enemigos. También ayuda a salir adelante en momentos difíciles. Su vela es de color marrón.
  • San Judas Tadeo – Causas difíciles, trabajo
    La confusión entre San Judas y el apóstol que traicionó a Jesús, Judas Iscariote, ha sido motivo de rechazo a San Judas por siglos, pero la Iglesia lo honra como el patrón de las causas difíciles y desesperadas. Recurre a este Santo para obtener resultados judiciales favorables. Vela verde-roja.
  • San Pafnuncio – Para los casos perdidos
    Es el patrono para hallar cosas perdidas, también ayuda a la recuperación de quienes siguen malos caminos, porque halló y rescató a Santa Thais. Si pierdes algún objeto, pídele con devoción que te ayude a encontrarlo, y cuando se cumpla tu petición, enciéndele una veladora.
  • San Antonio – Para pedir pareja
    Se lo conoce como el Santo de todo el mundo, ya que la devoción por San Antonio de Padua es internacional. Se lo invoca para pedir una buena pareja, también es patrono de las mujeres estériles y de los pobres. Su vela es roja (para el amor), marrón (para trabajo).
  • San Benito Abad – Destierra las asechanzas de espíritus malignos
    La medalla de San Benito Abad, conocida como “la cruz de la salvación eterna”, otorga protección contra los males que pueden afectar el cuerpo y el espíritu, simboliza el amor a Cristo y la renuncia al diablo. El violeta es el color de vela para acompañar una plegaria al Santo.
  • San Miguel Arcángel – Protección contra todo mal
    La tradición cristiana le da a San Miguel el más alto lugar entre los arcángeles. Se le peticiona para terminar con la mala suerte y toda clase de maleficios. Su consagración es el 25 de julio. Las ofrendas florales son sus preferidas, y su vela: azul para justicia, roja, para que otorgue fortaleza.
  • San Pantaleón- Problemas de salud
    Pantaleón significa en griego, "el que se compadece por todos". Fue médico, atendía gratuitamente a los pobres en Turquía, donde fue decapitado por profesar su fe católica en el año 305. Para pedir por la salud y la buena fortuna, hay que rezarle y encender dos velas azules.
  • San Francisco de Asís – Auxilio de los necesitados
    Siendo muy joven, renunció a los bienes de su acaudalado padre, decidió entregarse al apostolado y servir a los pobres. Es muy venerado y acuden a su protección las personas que pasan por necesidades fuertes, tanto materiales como espirituales. Su vela es marrón.
  • San Jorge – Abre caminos
    Se le solicita auxilio, especialmente cuando se cortan los caminos, y se intuye que otros pueden estar haciendo daño. Se le peticiona encendiendo velas blancas, y si son en forma de espada o tijera, mejor, ya que simbolizan el corte de la mala racha
  • San Expedito – Patrono de las causas urgentes
    Abogado de las causas imposibles, es, junto a San Judas Tadeo, el Santo más invocado en casos de extrema necesidad y urgencia. Cuando se necesita de modo inmediato cancelar una deuda, o afrontar un problema inesperado, se puede recurrir a él para su pronta solución. Vela de color naranja o amarilla.

TÚ, ¿A QUÉ SANTO LE PIDES?

VE TAMBIÉN:

Loading Slideshow...
  • Por Diana, la astróloga

    Sí, es posible. Esta afirmación que parece un derroche de optimismo en realidad es un hecho probable y casi científico. Lo divino siempre actúa a través de nosotros mismos. Los milagros indefectiblemente parten de nuestro interior, es decir del alma que Dios nos ha dado. En la vida cotidiana se manifiesta a través de nuestras acciones. "Milagrosamente" las fuerzas divinas superiores están instaladas en nuestras vidas y accionan a causa de nuestra fe. En un mundo que parece un tanto perdido, la esperaza y la fe se convierten en palabras demasiado abstractas, pero hay un mundo mejor formado por personas que sin llegar hacer absolutamente puras, luchan para que la esperanza y la fe no sean solo palabras.

  • La Virgen que cuida enfermos

    "Fui durante muchos años enfermera del turno de la noche en el Hospital Ángeles de la ciudad de México D.F. En el invierno del 76 durante una noche de tormenta en la que me tocó estar de guardia, los pasillos del hospital se veían muy solitarios y había en el aire una especie de intranquilidad. De pronto, veo salir de una habitación a una mujer vestida con ropas azul claro y con una larga trenza rubia que parecía iluminar la oscuridad del pasillo. No sé por qué tuve un extraño impulso y la necesidad de acercarme y tocarla, entonces ella me miró con los ojos más dulces que he visto en mi vida, y me dijo con una voz melodiosa: "no te preocupes, Laura, tus pacientes estarán muy bien" (sigue la historia...)

  • La Virgen que cuida enfermos

    Luego la deliciosa mujer se perdió en los cuartos del ala azul. Lo maravilloso de esta experiencia fue que cuando le comenté lo sucedido a una de las enfermeras más antiguas del turno de noche, ella me dijo con toda naturalidad que esa mujer de la trenza rubia era la Virgen que paseaba por las habitaciones durante las noches de tormenta para traer tranquilidad a las personas internadas. Desde esa noche creo absolutamente en los milagros y espero siempre volverme a encontrar con la divina Virgen que sabía mi nombre y que acarició mi corazón". Este testimonio pertenece a la enfermera Laura Alcuza, residente del DF.

  • La Virgen sana enfermos

    Existen muchos relatos en los cuales la Virgen María se aparece para traer paz al alma de las personas que sufren. Se dice que los caminos de Dios son insondables y que él y Cristo accionan a través de nosotros mismos. Un periodista argentino que falleció el año pasado llamado Víctor Sueiro recorrió durante años el mundo buscando testimonios sobre milagros. En unos de los pasajes del libro "Milagros más que nunca", el escritor relata las vivencias de la madre de un niño desahuciado que le pidió a la Virgen la salvación de sus hijos. Y ella les concedió los milagros. Uno de los relatos más impresionantes es el de la doctora Achaval. Ella tenía a su niño internado en la sala de oncología del hospital Gárrajan de la ciudad de Buenos Aires. "Mi Danielito tenía un cáncer terminal. Todos habían perdido la esperanza y esperaban que en cualquier momento mi niño se fuera (sigue la historia...)

  • Angelito cuida enfermo

    Extrañamente y a pesar de mis grandes conocimientos en el terreno médico, yo era la única de la familia que conservaba la esperanza y que interiormente sabía que había una pequeña posibilidad para mi hijo. Esa tarde en la que todos lo lloraban como si ya se hubiera muerto, dejé a mi Danielito solo y fui hasta la capilla del hospital a prometerle a Dios que si salvaba a mi niño, yo entregaría mi vida para curar a todos los chicos enfermos. Volví caminando y en el pasillo me encontré con los seres que lo amaban muy desesperados. Entonces con la mayor seguridad del mundo les prometí que Daniel no iba a morir y así fue. Mi muchacho ahora tiene 30 años y ya me dió 2 nietos. Esa tarde en que su salvación parecía imposible, cuando entré a su habitación él estaba despierto. Me dijo con su vocecita de duende que en sueños lo había visitado un ángel y que entre caricias y sonrisas lo hizo sentir mejor. A partir de la milagrosa salvación de mi hijo nunca dejé de poner a mis pacientes en la manos me Dios y los resultados están a la vista. Soy una doctora muy exitosa. Les cuento que mi Daniel también es un maravilloso médico pediatra".

  • Milagros del ángel guardián

    Los milagros que Dios, la Virgen y Cristo realizan a través de nuestra propia fe se dan de manera mágica e inesperada. Miriam del Hospital Alemán relata lo siguiente: "Era una noche de tormenta y yo dormía junto a una ventana. En un momento en el que la lluvia y el viento eran muy fuertes, de pronto, me levanté de la cama como impulsada por una fuerza superior y vi con desesperación como el cristal de la ventana se rompía y los vidrios caían como puñales sobres las frazadas. Entonces supe que mi Ángel guardián y que mi fe inquebrantable en él me habían salvado de quedar debajo de los vidrios en punta". Generalmente, la gente viene a mi consultorio a contarme sus historias, y en sus dichos a veces hay muchos relatos fantásticos. No tengo el espacio suficiente para contarles mis experiencias pero sí puedo decirles que el milagro es posible y que nosotros mismos somos sus artífices.

  • Milagros de la vida cotidiana

    En un edificio del barrio de Caballito de la Cuidad de Buenos Aires un niño cayó del noveno piso por el hueco del ascensor cuando los vecinos, su madre y el portero corrieron desesperadamente a buscarlo en la planta baja, lo encontraron un poco asustado, pero perfectamente sano y milagrosamente lúcido, entonces el niño llamado Brian con voz muy temblorosa les dijo que antes de llegar al suelo lo había sostenido "un colchoncito de plumas y que en el aire se sentía un perfume muy rico". ¿Fue un ángel? o ¿fue la Virgen? , ¿quién sabe?, pero por las dudas no nos olvidemos del milagro de la fe que definitivamente lo mejora todo en la vida.

Loading Slideshow...
  • Carrillones de viento

    Por <em>Diana, la astróloga</em> Las campanas de viento, también conocidas como “llamadores de ángeles”, atraen energía positiva. Al ser activados por el viento, o la brisa, limpian los espacios, y los convierten en lugares energéticos muy positivos. Además de atraer buenas vibras, reducen el estrés y la melancolía.

  • Ristra de ajos

    Una costumbre muy antigua es colocar una ristra de ajo en la cocina. No ahuyentarás a los vampiros, como se ha hecho popular en las películas o en la literatura, pero sí resultará muy eficaz para repeler las malas vibras y como protección contra hechizos.

  • Plantas y flores

    Son símbolo de naturaleza, vida y crecimiento. Allí donde prospera una planta, se equilibra la energía. Además de atraer la suerte y la prosperidad, embellecen el hogar y mejoran el estado de ánimo. No deben conservarse flores secas, o plantas en mal estado.

  • Cruz de Caravaca

    Se dice que esta cruz pertenecía al primer patriarca de Jerusalén, y que le fue arrebatada cuando los musulmanes conquistaron la ciudad. Dos ángeles llevaron la cruz hasta Caravaca, y por ello aparecen reflejados en su imagen. Cristo y sus ángeles ampararán a quien desee proteger el hogar y su familia contra el mal.

  • Sahumerios

    Se utilizan desde la antigüedad para alejar influencias negativas y purificar los ambientes de todo mal. Sahumar las habitaciones tendrá resultados benéficos para el hogar. La mirra es uno de los más poderosos ahuyentadores de energías negativas. El incienso, muy utilizado en ritos religiosos, además de rechazar las malas vibras, atrae el bienestar y la buena suerte.

  • Elefante

    El elefante es símbolo de trabajo, fortaleza y trabajo en equipo. Se lo reconoce como un animal muy protector de su familia, y es por ello que es ideal como amuleto de protección en el hogar. Con la trompa hacia arriba, atrae la buena fortuna y protege de las influencias negativas. Coloca un billete doblado en su trompa para atraer la prosperidad.

  • Limón

    El limón se utiliza para alejar malos espíritus y neutralizar hechizos, y además, atrae la abundancia. Coloca en una esquina de la habitación principal, medio limón rociado con sal gruesa. Absorberá la energía negativa además de neutralizar posibles ataques psíquicos, como el "mal de ojo". Cuando comience a deteriorarse, cámbialo por uno nuevo.

VIDEO RELACIONADO: