Inmigrantes de la comunidad lesbiana, gay, bisexual y transgénero (LGBT) abrigan la esperanza de que los esfuerzos para lograr una reforma migratoria integral, expuestos por el Presidente Obama durante su discurso en Las Vegas este martes 29 de enero, beneficie a también parejas del mismo sexo, en que al menos uno de los miembros se encuentra sin estatus legal en el país.

La ley de Defensa del Matrimonio (DOMA, por sus siglas en inglés), que promulgara el presidente Bill Clinton en 1996, estipula que sólo se pueden acoger a beneficios federales aquellas parejas integradas por un hombre y una mujer bajo los efectos de matrimonio.

Con la aplicación de esta ley, parejas gay quedan fuera de cualquier beneficio migratorio. En la actualidad estadounidenses de la comunidad LGBT no pueden ofrecerle un estatus migratorio permanente, por la vía del matrimonio, a sus parejas debido a la legislación, algo que los activistas quieren cambiar.

María Cardona, estratega del Partido Demócrata, compartió con HuffPost Voces, que el gran reto del Presidente Barack Obama es lograr que esta cláusula sobrevive las negociaciones con los senadores más conservadores.

"El propio [senador republicano John] McCain dijo que no lo va a aceptar, y esto sucede en momentos en que tanto el Presidente como la mayoría de los estadounidenses creen que las parejas del mismo sexo deben tener los mismos derechos [que las otras], pero aún existe mucha oposición [...] Queda esperar si esto realmente sobrevive en las negociaciones", añadió Cardona.

Horas antes del discurso del Presidente Obama, McCain dijo que el aspecto de las parejas gay en la propuesta de la reforma migratoria integral "no era de importancia primordial"

"Vamos a ver cómo se actúa en esto, tendremos que evaluar cómo la mayoría del Congreso se siente, para mí es una señal de alerta y francamente nos referimos a tiempo […] Hay todavía un número de temas muy difíciles que necesitan ser resueltos"

Gerald Kicanas, obispo de Tucson, Arizona y vicepresidente de la conferencia de Obispos Católicos, en entrevista con CNN en Español, consideró que dar beneficios inmigratorios a parejas del mismo sexo “erosionaría la institución del matrimonio” y agregaría una controversia más a un tema, de por sí polémico.

Actualmente nueve estados del país permiten el matrimonio entre personas del mismo sexo: Connecticut, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, New Hampshire, Nueva York, Vermont, Washington y el Distrito de Columbia.

¿Apoyas el matrimonio entre personas del mismo sexo?

VOTA