WASHINGTON (AP) — Organizaciones religiosas y activistas a favor de una reforma migratoria que conceda a los 11 millones de inmigrantes ilegales la opción de naturalizarse expresaron su optimismo el martes tras escuchar al presidente Barack Obama decir que "ahora es el momento" para lograr la reforma.

El sacerdote católico Jesús Nieto-Ruiz, integrante de la red nacional religiosa PICO, dijo estar "esperanzado de que las declaraciones del presidente marquen una comprensión fundamental de que la naturalización es la única solución consistente con los valores estadounidenses y las creencias de cada credo religioso".

Ali Noorani, director del Foro Nacional de Inmigración, indicó que "el presidente hoy afirmó y consolidó la urgencia por la reforma migratoria que líderes bipartidas impulsaron el lunes en el Senado".

SI TIENES ALGO QUE DECIR, HAZ CLICK AQUÍ: NOS INTERESA TU COMENTARIO

El planteamiento de Obama discrepa con el presentado la víspera por ochos senadores, el cual condiciona la opción a la naturalización a mejorar la seguridad en la frontera y la supervisión para que los portadores de visas no excedan su estadía en territorio estadounidense.


Condicionar la naturalización a la seguridad fronteriza puede convertirse en una gran discrepancia entre la Casa Blanca y los legisladores.


Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON por sus siglas en inglés), exhortó a Obama a "seguir su discurso con una orden inmediata para suspender las deportaciones como el primer paso para abrir la vía a la naturalización para los inmigrantes indocumentados".


La propuesta presentada por Obama da la opción de naturalizarse a los indocumentados que se sometan a revisiones de seguridad nacional y prontuario policial, paguen impuestos y una multa, esperen que se hayan atendido todas las solicitudes presentadas previamente por los inmigrantes legales y aprendan inglés.


"No habrá incertidumbre sobre su capacidad de convertirse en ciudadanos estadounidenses si cumplen estos requisitos", señala un documento distribuido por la Casa Blanca.


El senador republicano Marco Rubio, uno de los ocho autores de documento, dijo antes del discurso de Obama que "si este esfuerzo se convierte en una subasta a ver quién ofrece la opción más barata, rápida y fácil para la residencia permanente, esto no va bien".


Si las intenciones de Obama "son desatar una subasta a ver quién puede ofrecer el proceso más fácil, esto no es un buen comienzo", agregó.


La propuesta del Senado estipula además que los indocumentados demuestren no tener prontuario criminal y paguen multas e impuestos atrasados para obtener un estatus legal temporal, el cual les permitiría residir y trabajar legalmente mientras esperan recibir la autorización para solicitar la residencia permanente, lo cual podrán hacer solamente después de que hayan sido atendidas todas las solicitudes presentadas previamente por inmigrantes legales.


La aprobación de tal propuesta en el Senado no es segura, pero el principal obstáculo está en la cámara baja, dominada por republicanos conservadores que han mostrado escaso interés en una reforma migratoria.


___


Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com./luisalonsolugo

VIDEO RELACIONADO: