Ni bien terminada la parte oficial de la ceremonia con su juramento, Obama se retiró dentro del Capitolio para el inicio del almuerzo - también oficial - con los 220 personajes más importantes del momento. Pero antes de desaparecer dentro del edificio, tornó hacia donde había venido y miró por cinco, diez largos segundo, diciendo: "nunca más voy a ver esto".
Es cierto, no al menos como presidente en ejercicio.

OTRO MOMENTO DE EMOCIÓN PARA EL PRESIDENTE: