La causa común de eczema en los niños es una dermatitis atópica o inflamación de la piel. Es una tendencia hereditaria a presentar una reacción alérgica inmediata a algo en el ambiente, como polen, saliva, detergentes, telas, estrés o exceso de calor. El picor es desesperante para ellos y la resequedad les abre la piel, causándoles dolor. Generalmente les ocurre en la cara, cuello, codos, rodillas, muñecas, manos u otros pliegues interiores de la piel. El eczema pasa desapercibido por muchos padres, creyendo que es algo transitorio como una reacción alérgica sencilla que no requiere mucha atención. Pero requiere cuidado, prevención y tratamiento diario y consecuente.

Si observas esos síntomas en tu hijo(a), consulta a su pediatra para que haga un diagnóstico y recete el medicamento adecuado. Mientras tanto, te ofrezco unas recomendaciones de la National Eczema Association y otras nuestras. Las hemos seguido al pie de la letra durante cuatro años, con excelentes resultados.

  • Lo principal del tratamiento es mantener humectada la piel del niño. Aplícale la crema que el médico te recete, en seguida después del baño.
  • Baña al niño con agua tibia, usando un jabón suave y cremoso. No lo frotes; solo aplica el jabón. Cuando lo vayas a secar, tampoco lo hagas frotando, sino dando suaves palmadas con la toalla. La idea es conservar la propia humedad del cuerpo.
  • Tanto para el cabello como para su cuerpo, usa productos para piel sensitiva. Igual lava su ropa con un detergente para piel sensitiva.
  • Evita que sude demasiado o le dé calor excesivo.
  • No le pongas ropa de fibras sintéticas u otras telas ásperas que le causen picor o le irriten su piel. Sus toallas, sábanas y frisas también deben ser de fibras suaves no sintéticas.
  • Elimina los alérgenos y limita su contacto con irritantes de la piel como perfumes, cosméticos y detergentes caseros.

  • Mantén cortas sus uñas para que no se cause daño si se rasca.
  • Cuando le pique mucho el eczema, aparte de lo que recete el médico para el picor, aplícale pequeñas compresas frías al área que le moleste.


Si conviertes estas precauciones en un ritual diario, te aseguro que reducirás a un mínimo los síntomas del eczema en tu niño y él se sentirá bien y tú estarás más tranquila.

TAMBIÉN VE:

Loading Slideshow...
  • Llama al pediatra cuando...

    <strong>Por <em>Patty Onderko</em> de <a href="http://www.parenting.com/">Parenting.com</a></strong> 1. Cuando una fiebre no ha bajado una hora después de haberle dado a tu niño el medicamento para aliviar el dolor, como el <em>ibuprofeno</em>. O también cuando la temperatura baja con el medicamento, pero se mantiene durante algunos días o va y viene al día siguiente e incluso después.

  • 2. Llama al pediatra cuando el dolor abdominal, especialmente si es en el lado derecho, lo que podría ser un síntoma de apéndice inflamado.

  • 3. Hinchazón en el miembro lastimado (brazo, pierna, codo etc.) después de una caída y que a tu niño le siga doliendo y se queje al día siguiente.

  • 4. Que durante dos días tenga fiebre y baje su nivel normal de alimentación sin motivo aparente o que orine menos, (o ambos al mismo tiempo).

  • 5. Cualquier dificultad al pasar la comida. Tu niño podría tener algo atorado en la garganta o estar teniendo una reacción alérgica.

  • 6. Dolor de cabeza acompañado por fiebre o vómito.

  • 7. Cualquier tipo de irritación o problema en la piel que te haga pensar: "caray y... ¿esto qué es?"

  • 8. Cuando algo simplemente no anda bien. Confía en tu instinto y llama. El Dr. Emery dice: "¡Yo lo haría!"

Relacionado en HuffPost Voces: