Desde que en febrero de 2010 Michelle Obama inició con su campaña nacional Let’s Move para combatir la obesidad infantil, más y más personas han tomado conciencia sobre la importancia de motivar a los niños a llevar una vida físicamente activa y de inculcar en ellos buenos hábitos alimenticios, tareas que corresponden tanto a padres como a educadores.

Para atender este creciente problema, los distritos escolares más grandes de Estados Unidos han formado una alianza para reducir los costos y aumentar la calidad de los alimentos, con el objetivo de ofrecer a los estudiantes opciones de comidas escolares verdaderamente saludables.

De acuerdo con un comunicado de prensa, los distritos formaron la Urban School Food Alliance (Alianza para la Alimentación en Escuelas Urbanas), que incluye los distritos escolares de la ciudad de Nueva York, Los Angeles, Chicago y Miami-Dade, además de los de Dallas, Texas y Orlando. En sus reuniones, los directores de servicios alimenticios de cada uno de los distritos escolares comparten ideas y revisan los menús para asegurarse de ofrecer comidas que cumplan con las siguientes recomendaciones nutricionales: cereales integrales, lácteos bajos en grasas, frutas y verduras frescas y proteínas magras, preparados para obtener platos bajos en calorías, grasas, azúcar y sodio.

El tema de reducir el sodio en las comidas escolares tiene una relevancia notable, ya que en septiembre de 2012 un estudio reveló que los niños estadounidenses ingieren la misma cantidad de sal que los adultos, algo que se relaciona directamente con riesgo de hipertensión. Otro estudio, publicado en mayo del año pasado, indicó que los adolescentes con sobrepeso tienen problemas de presión alta, colesterol o nivel de glucosa, y que corren el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

En los últimos años, los distritos escolares implementaron maneras novedosas de asegurar el acceso a las comidas escolares, entre ellas ofrecer más opciones para atraer a un mayor número de estudiantes cubriendo sus necesidades de desayuno en el campus y cena después de clases. En algunos de los distritos, casi el 90 por ciento del cuerpo estudiantil califica para recibir comidas gratis y a precio reducido, ya que un número significativo de familias viven en situación de pobreza, según indica el comunicado de la Urban School Food Alliance.

Chefs famosos como Jamie Oliver, Rachel Ray y Tom Colicchio han participado de esta cruzada del "buen comer", llevando a las escuelas sus consejos sobre cómo ofrecer alimentos saludables a los chicos como parte de los almuerzos escolares.

Otras personalidades como Ingrid Macher, entrenadora certificada y experta en salud holística, también han levantando la voz para pedir a las autoridades escolares que modernicen los almuerzos que reparten a los estudiantes para que estos contengan menores cantidades de azúcar y calorías vacías, y en cambio estén provistos de frutas, verduras y otros alimentos que sí contribuyan a una nutrición adecuada y que mantengan a raya al sobrepeso y la obesidad.

Uno de los hechos más importantes en esta lucha contra la epidemia de la obesidad infantil, fue que Disney anunciara la eliminación de anuncios comerciales de comida chatarra de sus canales de televisión, estaciones de radio y sitios de internet dirigidos a niños. Y aunque estas directrices se supone entrarán en vigencia hasta 2015, son un claro indicio de la seriedad del tema y de la urgencia de actuar al respecto.

TAMBIÉN VE:

Loading Slideshow...
  • 1) Huevos

    <strong>Por Yined Ramirez-Hendrix</strong><br> Son una fuente natural de vitamina D. Los huevos ayudan a los niños a mantenerse activos, construyen y mantienen la masa muscular. Aunque la mayoría de los niños asocian los huevos con el desayuno, también pueden ser introducidos en la cena, agregando algunos ingredientes favoritos de tu familia, como salchicha de pavo, verduras o queso, convirtiéndose en uno de los platillos favoritos de tus hijos.

  • 2) Avena

    Conocida principalmente como el alimento amigable para el corazón, una buena taza de avena ayuda a reducir el colesterol. La avena es un carbohidrato complejo que mantendrá satisfecho el organismo de tu hijo durante más tiempo, que las harinas blancas. La próxima vez que pienses en preparar panqueques, considera la idea de prepararlos con harina de avena.

  • 3) Pescado

    El pescado es rico en ácidos grasos omega 3 que son clave para el desarrollo cerebral y para el rendimiento. Hay variadas formas de preparar un buen filete de pescado, así es que el truco para que tu hijo lo consuma con gusto, tal vez esté en combinarlo con otros alimentos que sean de su agrado o con alguna salsa de tomate o aderezo. Los alimentos ricos en fibra no solo ayudan a regular el tracto digestivo. Si bien una ensalada de judías.

  • 4) Espinacas

    Son ricas en hierro y ayudan a mantener nuestros músculos y sangre saludables. Las espinacas al vapor pueden ser muy atractivas para los adultos, sin embargo no lo son tanto para los pequeños. Intenta darle las espinacas a tu hijo, acompañadas de una rica pasta o combinada con una porción de pollo o salchicha de pavo.

  • 5) Frijoles, lentejas, etc.

    Los granos ricos en fibra ayudan a mantener una buena digestión. Puede ser que una ensalada de judías no sea tan atractiva para los pequeños, pero ¿qué tal unas enchiladas mexicanas con tortillas de maíz y frijoles negros? o ¿chilaquiles con tortilla de maíz, pollo y un poco de frijoles negros?

  • Hay algunos alimentos que no son tan populares entre los niños, sin embargo, debemos ingeniárnoslas para que formen parte de la dieta de nuestros hijos, lo importante es no darse por vencidas y ser constantes.