Este año podría producirse la tan esperada recuperación del sector inmobiliario en Estados Unidos lo que indicaría que el 2013 podría ser el año de comprar casa para aprovechar los precios atractivos después de la crisis y que las familias puedan hacer una buena inversión si el precio de la vivienda se recupera como muchos esperan.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que muchas cosas han cambiado y que también cambiaron las reglas que en muchos casos son positivas pero también harán que comprar casa sea un proceso que requiere más análisis y trabajo por parte de las familias.

Uno de los cambios más grandes ha estado ocurriendo en la forma como se financia la compra de casa o la obtención de la hipoteca.

De acuerdo con El Centro para Prestamos Responsables (CRL),una organización de defensa del consumidor financiero con sede en Carolina del Norte, a partir del 2014 entrarán en vigencia una serie de normas que se derivan de la ley financiera de 2010 (La ley de protección financiera Dodd-Frank).

“Estas nuevas normas son de sentido común y buscan evitar muchos de los problemas que llevaron a la crisis inmobiliaria. Etas normas harán que el crédito se más accesible para muchos y que se pueda evaluar el verdadero riesgo de los préstamos de vivienda”, dijo a Huffpost Voces Kathleen Day, vocera del CRL.

En un informe reciente del CRL se explica que el fundamento de las nuevas normas es que los prestamistas se aseguren de evaluar la capacidad de pago de quienes obtienen un crédito o hipoteca para comprar su casa.

A esto se refiere Kathleen Day, del CRL, cuando habla e normas de sentido común. Muchos préstamos durante la crisis se dieron con un análisis basado en activos lo que suponía que siempre que el valor de la casa fuera superior al préstamo la hipoteca era otorgada sin mayor análisis y no se “realizaba una evaluación seria de la capacidad de pago de los compradores”, dijo Day a HuffPost Voces.

Aunque estas normas entrarán en plena vigencia en 2014, muchos bancos y prestamistas ya han modificado sus prácticas y hoy resulta mucho más difícil obtener una hipoteca ya que los requerimientos son mayores en cuanto a documentos que comprueben l capacidad de pago.

El nuevo escenario

Gran parte de la crisis inmobiliaria fue el resultado de que no se cumplieron las reglas simples de otorgar hipotecas con base en análisis serios de la capacidad de pago de los compradores de vivienda.

Pero hoy, como resultado de la crisis y de las nuevas regulaciones, los bancos y prestamistas están regresando a la práctica normal de otorgar crédito solo a quienes demuestren que pueden pagarlo.

Esto puede complicar las cosas especialmente si estamos acostumbrados al crédito fácil. Pero lo que ocurre hoy, y se afianzará más el próximo año con la entrada en vigencia de las nuevas normas, es apenas lógico en el negocio de prestar dinero.

¿Que implica esto para los compradores de vivienda? Los que quieran comprar vivienda en 2013 tendrán que prestar mucha más atención a su verdadera capacidad de compra y cómo demostrarla ante el prestamista.

Normalmente antes de iniciar la búsqueda de la propiedad que se quiera comprar será necesario obtener una aprobación previa de una hipoteca, lo que facilita las cosas a la hora de tomar decisiones y hacer ofertas de compra. Sin embargo, para esa aprobación será necesario demostrar ingresos y demostrar que se tiene el dinero necesario para la cuota inicial (down payment).

VIDEO PARA CUANDO COMPRE CASA... Y SE MUDE: