Cuando se te acerca demasiado alguien a quien no conoces bien, te molesta. Te sientes invadida y hasta agredida. De hecho, está invadiendo tu espacio vital sin tu permiso. A veces decimos: "¿Es que esa persona no conoce lo que es espacio vital?". ¿Y qué es eso de "espacio vital"? Es la distancia corporal que necesitamos para funcionar, y si no nos la respetan, reaccionamos emocionalmente al exceso de proximidad. Podemos tolerar la invasión del espacio en multitudes, ascensores y otras situaciones que nos obligan a estar muy junto a otras personas, pero en nuestras relaciones, hay límites para sentirnos cómodos.

La incomodidad del exceso de proximidad se debe a que nuestro espacio vital es de 24 pulgadas (60 cm) a cada lado, 28 pulgadas (70 cm) al frente y 16 pulgadas (40 cm) hacia atrás. Tan pronto alguien se acerca a tu cuerpo a menos de esa distancia, lo presientes y reaccionas. Por eso sientes a alguien que se te aproxima por detrás, aunque no lo veas.

Si nos incomoda o no que se nos acerquen demasiado depende del nivel de relación que tenemos con cada persona y del permiso que le hemos dado para que se aproxime. El antropólogo Edward Hall, quien expuso esta ciencia a la que llamó "Proxémica" (ciencia de la proximidad), encontró que hay distancias permitidas según los tipos de relaciones: amigos, familiares, relaciones sociales y de negocios. Cuán cerca queremos tener a la gente varía mucho con las culturas, por ejemplo, los latinos permitimos y buscamos más proximidad que los nórdicos. Lo que todos tenemos en común es que hay distancias que se deben mantener en relaciones de sociales y de negocios, para que el exceso de proximidad no nos eche a perder una oportunidad de trabajo o de ascenso.

Las distancias corporales (o de espacio vital) son:

  • Distancia íntima y personal (familiares y pareja)- 18 pulgadas
  • Amistad- 4 pies
  • Social- 4 a 8 pies
  • Pública- 8 pies

¿Ahora entiendes a lo que reaccionas por instinto? No acercarte a otros antes de tiempo o acercarte en el momento preciso protege o hace florecer una relación amorosa, amistosa, igual que una de negocios. Permitir o no la proximidad correcta de los demás hacia ti en el momento adecuado es clave para tu vida personal y profesional. ¡Defiende tu espacio y respeta el de los demás!

TAMBIÉN VE:

Relacionado en HuffPost Voces:

Loading Slideshow...
  • <strong>Por Ofelia Perez</strong> Mujer "maravilla", empieza por dejar atrás tus ínfulas de mujer perfecta en multitareas y busca tu verdadera liberación con estos tips. <strong>1.</strong> Pídele ayuda a tu pareja.

  • <strong>2.</strong> Creen una dinámica de trabajo de equipo. Involucren a sus hijos según las edades.

  • <strong>3.</strong> Alternen las responsabilidades relacionadas con los hijos, como el transporte, la supervisión de las tareas, el "corre y corre" de materiales de proyectos y otras.

  • <strong>4.</strong> Compartan las tareas del hogar a base de lo que a cada cual le disgusta más hacer, de manera que cada cual haga lo que menos le disgusta. En la casa hay tareas que disgustan a todos, pero hay que hacerlas. Altérnenlas. El propósito es que se completen las tareas, sin que ninguno de los dos se sienta recargado ni abrumado.

  • <strong>5.</strong> Observen en qué gastan el dinero y decidan asignar una cantidad para contratar a alguien que limpie la casa. A veces gastamos $60 o $70 sin darnos cuenta. Invertirlos en alguien que limpie la casa redime las energías para cosas más importantes.

  • <strong>6.</strong> Echa a un lado la vieja idea de que tu esposo, "hombre al fin", no tiene la habilidad para hacer las cosas como tú las haces. Arriésgate a que las haga. Celébralo cuando lo haga bien e instrúyelo (no te burles ni regañes) para que lo haga mejor.

  • <strong>7.</strong> Escucha sugerencias. Muchos hombres son buenos en logística y en simplificar tareas.

  • <strong>8.</strong> Comparte las decisiones y recibe nuevas ideas. A tu pareja le va a gustar participar en todo (que es la verdadera vida de pareja) y quién sabe de cuánta carga te puedes liberar).

  • <strong>9.</strong> Invítalo a coordinar sus salidas contigo o las familiares, hacer reservaciones y resolver detalles, en vez de hacerlo tú. Sugiere opciones específicas y dale seguimiento, pero déjale a él las gestiones.