la-opinion

SACRAMENTO.— A partir de este lunes los estudiantes indocumentados graduados de secundarias podrán solicitar en línea las becas CalGrants para ir a la universidad.

Los soñadores que sean aceptados podrán comenzar a recibir la ayuda financiera estatal contenida en las CalGrants para el próximo otoño, según reveló Araceli Aguirre, portavoz de la Comisión de Ayuda Estudiantil del Estado.

Dijo que estiman recibir 30,000 solicitudes de los jóvenes indocumentados para las becas CalGrants.

Cada estudiante, explicó Aguirre, podrá recibir hasta 12,000 dólares al año para la universidad, suficientes para pagar las colegiaturas mientras que serán hasta 1,470 dólares anuales por alumno que asista al colegio comunitario.

La ley AB131, la segunda parte del Dream Act que permite la entrega de las becas CalGrants a los estudiantes indocumentados que han sido calificados para pagar colegiaturas como residentes a través de la ley AB540, fue aprobada en el 2011 pero debido a la crisis presupuestal del estado, su entrada en vigor se programó hasta este año.

La ley AB131 autoriza asimismo que los estudiantes soñadores de bajos recursos puedan ser exentados del pago de inscripciones en los colegios comunitarios (en inglés BOG fee waivers) a partir de este mes.

Page Marlatt, vocera de los Colegios Comunitarios de California dijo que todavía no saben cuántos estudiantes podrían ser beneficiados con la exención del pago de colegiaturas. "Tendremos acceso a esa información alrededor del mes de septiembre", explicó la portavoz..

También este mes entró en vigor la AB130, la primera parte del Dream Act, la ley del exsenador demócrata de Los Ángeles, Gil Cedillo, que permite que los estudiantes indocumentados puedan recibir ayuda institucional, es decir becas privadas administradas por las universidades del estado.

Las solicitudes para estas becas se presentaron desde el año pasado. "Recibimos 20,000 para el ciclo escolar 2012-13 y fueron aprobadas 16,000 que comenzarán a entregarse este mes", aclaró Aguirre.

El monto de cada beca a recibir varía según cada escuela, precisó.

Cynthia Gutierrez, una estudiante en la especialidad de Vida Infantil en la Universidad Estatal de California en Fresno asegura estar emocionada por el futuro. "Me aprobaron para recibir una beca de fondos privados por 2,700 dólares que me servirán para pagar la mayor parte de mi colegiatura de 3,000 dólares", dice.

De hecho, el Dream Act de California representa para Cynthia de 23 años y quien fue traída de México a los cuatro años, la oportunidad de ir a la universidad de tiempo completo. "Por falta de dinero asistía medio tiempo y estuve a punto de dejar la escuela. Ahora voy a tomar 15 unidades y planeo graduarme en junio de 2014", cuenta entusiasmada la joven quien es también la presidenta del Club de Estudiantes Indocumentados de la Universidad Estatal de California en Fresno.

Además está lista para solicitar una beca CalGrants que espera no tener problemas en obtener, debido a que tiene un promedio de 3.6.

A mayor promedio escolar, los estudiantes pueden obtener un mayor monto de dinero en becas a través de la CalGrants tipo B que se dan a quienes tienen promedios superiores a los 3.6.

La nueva solicitud en línea de las becas CalGrants, asiste al estudiante en el llenado, de acuerdo a Aguirre, la portavoz de la Comisión de Ayuda Estudiantil.

También a partir de este mes y en febrero se ofrecerán los talleres Cash for College o Dinero para el Colegio en español que asesoran a padres y estudiantes en el llenado de las solicitudes. Para más información sobre estos talleres, pueden visitar el portal: www.calgrant.org

Aguirre descartó que el otorgamiento de las becas CalGrants a los soñadores vaya a darse hasta después de que se garantice la ayuda para ciudadanos y residentes legales como inicialmente se había considerado.

Loading Slideshow...
  • Fotografía: Cinthya Félix y Tam Tran

    Cinthya y Tam en Central Park, Nueva York, 2009.

  • Fotografía: El duelo

    Lolly Tran llora y conmemora a su hermana, Tam en mayo de 2011. Cortesía de Pocho1.

  • Fotografía: Sin papeles y sin miedo

    La Liga de la Justicia Inmigrante Juvenil y sus indocumentados y sin miedo en Chicago, marzo de 2010. Cortesía de Holderness Pedro.

  • Fotografía: 'Yo soy indocumentado'

    Jonathan Pérez protesta frente a la oficina de la candidata a Gobernadora de California, Meg Whitman, quien respaldo una plataforma anti inmigrante, California 2010. Fotografía cortesía de Erick Huerta.

  • Fotografía: Estudiantes en la oficina de McCain

    Tania, Lizbeth, Yahaira, Mohammad y Raúl sentados en las oficinas del senador McCain. Los cinco activistas llevan un botón con las caras de Cinthya Félix y Tam Tran, las dos estudiantes indocumentadas que fallecieron en mayo de 2010 y defensoras del DREAM Act federal. Cortesía de Anselmo Rascón.

  • Fotografía: 'Yo existo'

    Fotografía de "indocumentados y sin miedo: Tam Tran, Félix Cinthya, y el Movimiento de la Juventud Inmigrante". Por cortesía de Adrián González.

  • Ilustración: Indocumentado y sin miedo

    Ilustración de Julio Salgado.

  • Un centenar de personas se reunieron para el lanzamiento del libro "Sin papeles y sin miedo: Tam Tran, Félix Cinthya y el Movimiento de la Juventud Inmigrante", junio 2012. Entre los presentes se encontraban las familias de Tran y Félix.

  • Fabiola Inzunza <a href="http://books.labor.ucla.edu/p/79/undocumentedunafraid" target="_hplink">editor</a> y colaborador de la publicación, se dirige a los asistentes al lanzamiento del libro.

  • Imagen de las personas reunidad para el lanzamiento del libro en el Centro Laboral de UCLA, junio 2012.

  • Kent Wong, Director del Centro Laboral de UCLA, profesor y <a href="http://books.labor.ucla.edu/p/79/undocumentedunafraid" target="_hplink">editor del libro</a> se dirige a los asistentes al lanzamiento del libro.

  • Imagen de las personas reunidad para el lanzamiento del libro en el Centro Laboral de UCLA, junio 2012.

  • Un cartel de los miebros de <a href="http://www.ideasla.org/" target="_hplink">I.D.E.A.S. de UCLA</a>, una red de apoyo para los estudiantes indocumentados en el campus.

la-opinion