cafefuerte

Judy Gross pidió al presidente cubano, Raúl Castro, que fije una fecha y hora a Washington para entablar una negociación bilateral para conseguir la iberación de su esposo, de 63 años.

A comienzos de diciembre, el senado aprobó una resolución bipartidista que exige al gobierno cubano poner en libertad “de inmediato e incondicionalmente” a Gross y concederle el tratamiento médico adecuado.

CaféFuerte publica a continuación una versión en español del texto de la carta enviada por Judy Gross a Raúl Castro.

CARTA DE JUDITH GROSS A RAUL CASTRO

8 de enero del  2013

Presidente Raúl Castro
República de Cuba
c/o Sección de Intereses de Cuba
2630 16th Street, NW
Washington, D.C. 20009

Estimado Presidente Castro,

Le escribo esta carta hoy como la angustiada esposa de mi marido, Alan Gross, y como representante de nuestra familia para nuevamente traer a su atención asuntos relacionados con su encarcelamiento y la salud de nuestros seres queridos.

Encarcelamiento injusto

Hasta la fecha, Alan ha sido injustamente encarcelado en su país por 1,133 días y la cuenta continúa. Esta es ahora no sólo mi opinión, sino también de Naciones Unidas. El pasado mes, el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas sobre Detención Arbitraria, integrado cinco expertos legales independientes e imparciales de Chile, Noruega, Pakistán, Senegal y Ucrania, emitió su dictamen el caso de Alan. En una parte relevante señaló:

56. En conclusión, el Grupo de Trabajo considera que los tribunales de primera y segunda instancia que juzgaron al señor Gross no ejercieron su función de manera independiente o imparcial. El artículo 91 del Código Penal no cumple el requisito de la descripción rigurosa de las conductas punibles, lo que da un carácter arbitrario a la detención. El tribunal debería haber concedido al señor Gross el beneficio de ser puesto en libertad bajo fianza en espera de juicio, en lugar de mantenerlo en detención por más de 14 meses.

57. En vista de lo anterior, el Grupo de Trabajo emite la siguiente opinión:

(a) El encarcelamiento del señor Alan Phillip Gross por el sistema de justicia de la
República de Cuba es arbitrario, debido a las circunstancias mencionadas en el párrafo 56 del presente dictamen, violando los derechos humanos reconocidos en los artículos 9, 10 y 11 de la Declaración Universal de Derechos Humanos;. . .

(c) En virtud de lo que se ha expuesto, el Grupo de Trabajo pide al Gobierno de
Cuba que libere inmediatamente al señor Alan Phillip Gross.

Ante esta decisión, me gustaría saber por qué su Gobierno está ignorando la  declaración de Naciones Unidas que considera ilícito el encarcelamiento y solicita liberar de inmediato a Alan?

Familia

En primer lugar, permítanme por favor abordar la increíble mala suerte que nuestras familias han sufrido, sobre todo recientemente. Como estoy segura usted sabe, la madre de Alan sufre un cáncer de pulmón, que le ha hecho metástasis en el brazo y la cadera. A los 90 años, el tratamiento es complicado y no sabemos cuánto tiempo le queda de vida. Ella está luchando contra su enfermedad tan duramente como le es posible, con la esperanza de que será capaz de resistir el tiempo suficiente para poder abrazar a su hijo una vez más antes de morir.

En varias ocasiones, Alan ha escrito al Tribunal Supremo de Cuba solicitando una visa humanitaria para ver a su madre. Nunca ha recibido respuesta a de sus peticiones.

Mi hija mayor ha tenido que enfrentar una seria cirugía de cáncer y quimioterapia sin tener al padre a su lado. Esta fue una tortura para ambos. Mi hija más joven sobrevivió a un peligroso accidente automovilístico cuando manejaba distraída con pensamientos relacionados con la fecha de cumpleaños del padre.

El mes pasado mi hermana se sometió a una cirugía cerebral. Ella era mi roca y mi apoyo. Ahora estoy en busca de fuerza para poder ayudarla.

Y hace dos semanas que murió mi madre. En ningún otro momento sentí una  necesidad tan profunda del apoyo emocional de Alan. Una llamada telefónica tuvo que sustituir a un toque humano. Doy las gracias a su gobierno por permitirle a Alan que me llamara en mi momento de necesidad.

Salud de Alan

Como usted indudablemente sabe, hay serias cuestiones no resueltas acerca de la salud de Alan, concretamente si el tumor que se desarrolló en su hombro desde mayo del 2012 -y que aún no ha desaparecido- es canceroso. El doctor Alan R. Cohen, certificado como radiólogo en Estados Unidos, revisó los exámenes que su Gobierno realizó a Alan y opinó que las pruebas más recientes fueron "esperanzadoras pero no definitivas". El doctor Cohen sugirió realizar pruebas adicionales, incluyendo una tomografía computarizada con contraste y una biopsia guiada por ultrasonido para dar una respuesta concluyente sobre si Alan padece o no de cáncer.

Hay otros problemas de salud que son preocupantes. Estos incluyen síntomas de próstata agrandada o, posiblemente, cáncer prostático, artritis dolorosa que resulta en dificultades para la movilidad y, por lo que escucho en las conversaciones telefónicas con Alan, tos crónica. Cuando le pregunto acerca de esto, él minimiza su importancia para evitar que yo me preocupe.

Como he dicho anteriormente, tengo grandes esperanzas de que las pruebas anteriores realizadas por su Gobierno sean precisas y no me cabe duda de que su Gobierno cree que Alan está saludable.

Por las razones que sean, posiblemente algunas condiciones no estériles que él describió en la aguja de la biopsia, posiblemente por otras razones, Alan se niega a ser examinado o tratado por el actual equipo médico.
 
En este punto, la única manera de Alan y yo nos sentiremos totalmente confiados en sus diagnóstico es tener un examen médico independiente, realizado por un médico de un país neutral. Yo no entiendo por qué esto debería ser un problema. Este derecho de Alan está garantizado en virtud de la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos y Degradantes, un tratado que del que el Gobierno cubano es signatario.  Alan ha solicitado en numerosas ocasiones  este tipo de exámenes, tanto verbalmente como por escrito, a las autoridades penitenciarias cubanas, sin embargo, su Gobierno ha negado sistemáticamente todas las peticiones.

Presidente Castro, por favor,  ¿no podemos resolver  las preguntas sobre la salud de mi esposo de una vez  y por todas? ¿Por qué no nos permite usted confirmar si las pruebas de su Gobierno son precisas mediante la intervención de un médico independiente elegido por  Alan, a lo cual el tiene derecho en  virtud del derecho internacional?

Diálogo

En varias ocasiones su Gobierno ha ofrecido una invitación pública a entablar un diálogo con el gobierno de Estados Unidos para discutir la liberación de Alan. Elogio estas invitaciones, pero insto a enviar una nota diplomática privada en el nivel más alto con vistas a definir  fecha y hora específicas para una reunión. Un enviado de su elección debe ser nombrado con la autoridad suficiente para discutir y hacer decisiones acerca de la gama completa de problemas en la relación bilateral, incluyendo la liberación de Alan.

Le puedo asegurar  a usted que si soy informada del envío de esa nota, haré todo lo que esté a mi alcance para presionar a mi propio Gobierno a aceptar esa petición, y no me detendré hasta lograrlo.

Presidente Castro, durante la visita del Senador Leahy a Cuba hace casi un año, usted reconoció que según su conocimiento Alan no era un espía. Él ha estado en prisión demasiado tiempo. Usted tiene la autoridad y el poder para poner fin a este estancamiento. Vamos a seguir adelante, encontremos una vía real para que nuestros gobiernos puedan hablarse el uno al otro y hallen una solución a la detención de mi esposo.

Atentamente,

Judith E. Gross


Loading Slideshow...
  • Alan Gross

    In this photo provided by James L. Berenthal, jailed American Alan Gross poses for a photo during a visit by Rabbi Elie Abadie and U.S. lawyer James L. Berenthal at Finlay military hospital in Havana, Cuba, Tuesday, Nov. 27, 2012. The Maryland-native was imprisoned in December 2009. At the time he was working as a subcontractor on a democracy-building project funded by the U.S. Agency for International Development. (AP Photo/James L. Berenthal)

  • Alan Gross

    In this photo released by Finlay Military Hospital, jailed American Alan Gross, center, holds a sign as he poses for a photo with Rabbi Elie Abadie, right, and U.S. lawyer James L.Berenthal at the Finlay military hospital in Havana, Cuba, Tuesday, Nov. 27, 2012. Gross was imprisoned in December 2009. At the time he was working as a subcontractor on a democracy-building project funded by the U.S. Agency for International Development. (AP Photo/Finlay Military Hospital)

  • In this photo taken Friday, Sept. 28, 2012, and provided to the Associated Press by Adela Dworin, American government contractor Alan Gross, center, poses for a photo with Cuban Jewish leaders Adela Dworin, right, and David Prinstein at the Carlos J. Finlay Military Hospital in Havana, during a visit with Gross to celebrate the Jewish holiday Hanukkah. Gross, sentenced to 15 years in jail earlier in 2011, was accused of working for a USAID program aimed at bringing about regime change on the island. (AP Photo)

  • Alan Gross

    FILE - This two-picture combo handout file photos provided in June 2012 by Peter Kahn, the attorney of imprisoned American Alan Gross, shows Gross in 2009 and in 2012. Gross, a 63-year-old U.S. government subcontractor from Montgomery County, Md., has been in prison in Cuba since late 2009. An independent physician has reviewed medical records sent by Cuba and the doctor says Gross may have a cancerous growth on his shoulder, contradicting the Cuban government's stance that his health is normal. (AP Photo/Courtesy of Peter Kahn, File)

  • Alan Gross, Judy Gross

    FILE - This handout photo provided by the Gross family shows Alan and Judy Gross at an unknown location. The family of Gross, an American man imprisoned in Cuba for nearly three years is suing his former Maryland employer and the US government, saying they didn't adequately train him or disclose the risks he was undertaking by doing development work on the Communist island. (AP Photo/Gross Family, File)

  • In this photo taken Friday, Sept. 28, 2012 and provided to the Associated Press by Adela Dworin, American government contractor Alan Gross, seated right, poses for a photo with Cuban Jewish leaders Adela Dworin, center, and David Prinstein at the Carlos J. Finlay Military Hospital in Havana, during a visit with Gross to celebrate the Jewish holiday Hanukkah. Gross, sentenced to 15 years in jail earlier in 2011, was accused of working for a USAID program aimed at bringing about regime change on the island. (AP Photo)

  • Alan Gross, Judy Gross

    FILE - In this 2005 file handout photo provided by the Gross family, Alan and Judy Gross are seen in Jerusalem. A lawyer for Gross, a Maryland man imprisoned in Cuba for more than two years says his client's health is worsening and that country is withholding the results of medical tests performed on him there. (AP Photo/Gross Family, File)

  • In this photo taken Monday Dec. 26, 2011 and provided to the Associated Press by Adela Dworin, American government contractor Alan Gross, center, poses for a photo with Cuban Jewish leaders Adela Dworin, right, and David Prinstein at the Finlay military hospital in Havana, Cuba, during a visit with Gross to celebrate the Jewish holiday Hanukkah. Gross, sentenced to 15 years in jail earlier this year, was accused of working for an USAID program aimed at bringing about regime change on the island. He was not included in a massive prisoner amnesty announced by President Raul Castro last week.(AP Photo)

La traducción de la carta fue realizada por CaféFuerte

cafefuerte

Loading Slideshow...
  • Protestas

    En España, un grupo protesta por la liberación de los cinco espías cubanos . (AP Photo/Andres Kudacki)

  • Cubanos en Miami

    Históricamente, los cubanos se perfilan más como republicanos.

  • Paul Ryan

    El candidato republicano a la vicepresidencia de Estados Unidos, Paul Ryan, tomando un café cubano en el popular restaurante Versailles de Miami, uno de los lugares más concurridos por el exilio radicado en el sur de la Florida.

  • Cubanos en Miami

    Excomisionado de Miami, Carlos Jimenez, en el restaurante Versailles, de Miami.

  • Cubanos en Miami

    El senador republicano Marco Rubio en Hialeah en Florida.

  • Cubanos en Miami

    Jeanette Rubio, la esposa del senador republicano, Marco Rubio.

  • Cubanos en Miami

    El senador republicano, Marco Rubio, y su esposa Jeanette Rubio.

  • Cubanos en Miami

    La candidata demócrata a la gobernatura, Alex Sink, toma un café cubano en el restaurante Versailles.

  • Cubanos en Miami

    El senador republicano Marco Rubio.

  • Cubanos en Miami

    El excomisionado de Miami, Carlos Jimenez, habla con una votante cubana.

  • Cubanos en Miami

    Expertos aseguran que se ha comenzado a experimentar un cambio entre las últimas generaciones de cubanos llegados a Estados Unidos, quienes tienden a simpatizar con los demócratas.

  • Cubanos en Miami

    Florida es el tercer estado que concentra la población más significativa de latinos. Los cubanos significan el 32.1 por ciento del voto en esta parte del país.

  • Cubanos en Miami

    En el 2008, Barack Obama ganó la Florida cuando se impuso al republicano John McCain, quien alcanzó el 51% de los votos floridanos.

  • Cubanos en Miami

    La comunidad cubana es la tercera más importante del país cuando se habla de elecciones con un 4.8 por ciento, según un<a href="http://www.pewhispanic.org/2012/01/23/latinos-in-the-2012-election-florida/" target="_hplink"> estudio del Pew Hispanic Center</a>.