Una mexicana que inmigró a Estados Unidos sin permiso se declaró culpable el lunes de un cargo reducido de posesión de documentos de identificación fraudulentos, como parte de un acuerdo con los fiscales generales en Kansas.


La mexicana Benita Cardona González, de 32 años y quien vive en Topeka, se hizo pasar por una profesora de Texas, en un caso que retrató el delito escalofriante de "usurpación total de identidad", donde el delincuente acusa a la víctima de ser la verdadera usurpadora.


Cardona González fue acusada de hacerse pasar totalmente como Cándida Gutiérrez, profesora de una escuela elemental en Houston. The Associated Press fue la primera en difundir el caso de la profesora afectada.


La profesora Gutiérrez recordó cómo la usurpadora no sólo abrió cuentas bancarias y de crédito, sino que asumió totalmente la personalidad de la maestra para conseguir trabajo, licencia de conducir, una hipoteca, cupones de alimentos y hasta atención médica por el nacimiento de sus dos hijos. Al mismo tiempo, Cardona González acusó a la verdadera Gutiérrez de ser quien trataba de hacerse pasar por la maestra en falso.


Como parte de un acuerdo, los fiscales aceptaron recomendar una pena de 18 meses de prisión para Cardona González, quien será sentenciada el 25 de marzo. La mexicana se comprometió a no impugnar la deportación una vez que purgue su sentencia.


El abogado Matthew Works dijo al término de la audiencia del lunes en Wichita que su defendida lamenta lo sucedido y que no tuvo intención de perjudicar a Gutiérrez.


Gutiérrez se enteró de que alguien había asumido su identidad cuando le rechazaron una solicitud de hipoteca hace casi 12 años.


Ambas mujeres dijeron haber sido víctimas de usurpación de identidad y buscaron nuevos números de Seguridad Social.


La Administración del Seguro Social son sólo rechazó la solicitud de Gutiérrez, sino que le emitió un nuevo número a la mujer que se hizo pasar por ella. En otro giro absurdo, Gutiérrez se vio obligada a presentar su declaración federal de impuestos utilizando un número de identificación especial que se reserva generalmente para los inmigrantes ilegales.

Loading Slideshow...
  • Inmigrantes indocumentados de origen guatemaltecos son revisados antes de abordar un vuelo a Guatemala desde el aeropuerto de Mesa, Arizona en junio del 2011.

  • Migrantes hondureños deportados de Estados Unidos caminan en una pista de aterrizaje del aeropuerto Toncontín en Tegucigalpa en diciembre de 2011.

  • Varios inmigrantes guatemaltecos deportados desde diferentes partes de los EE.UU. esperan su turno para subir a un autobús y viajar a su ciudad natal en los diferentes departamentos de Guatemala.

  • La inmigrante mexicana, Jeanette Vizguerra después de una reunión en el consulado mexicano en su lucha contra las audiencias de deportación en Denver, Colorado.

  • Inmigrantes indocumentados de El Salvador esperan a ser deportados por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), en un vuelo con destino a San Salvador en diciembre de 2010 en Mesa, Arizona.

  • Un inmigrante indocumentado en proceso de deportación, esposado y con grilletes, es trasladado al aeropuerto de Broadview, Illinois.

  • Inmigrantes ilegales de origen guatemaltecos ocultan sus rostros a su llegada a Guatemala luego de haber sido deportados desde EE.UU.

  • Inmigrantes indocumentados de Ecuador hacen fila para abordar un vuelo de deportación.

  • La mexicana Elvira Arellano pasó un año en una iglesia de Chicago para evitar ser separada de su hijo nacido en Estados Unidos.