La presión de la fertilidad y del éxito de quedar embarazada siempre ha recaído sobre la mujer. Cuando la mujer no concibe o sufre abortos espontáneos, o si el niño nace con un defecto congénito o Síndrome de Down, todo se adjudica exclusivamente a la edad de la mujer. Se presupone que si ella es mayor de 35 o 40 años, es la responsable de defectos congénitos o genéticos. Ella es el primer sujeto de todos los exámenes. Ni es justo ni es acertado.

Desde hace más de una década, numerosos estudios realizados en Israel, España, la Universidad de California en Berkeley, Columbia Presbyterian Medical Center en New York, Cornell Medical Center y otros centros de investigaciones sobre fertilidad, confirman que la fertilidad del hombre después de los 35 años de edad es determinante. El reloj biológico del hombre para reproducirse es tan importante como el de la mujer, aunque se haya ignorado gracias a las celebridades masculinas que han anunciado ser padres a los 60 y 70. La realidad es que…

La motilidad y la calidad del espermatozoide son mejores antes de los 25 años de edad y buenas entre los 25 y los 34. La motilidad (capacidad de moverse para llegar a fecundar el óvulo efectivamente) y la calidad del espermatozoide se reduce después de los 35 años. A los 55 ya se han deteriorado en un 54 por ciento. Como otro resultado, se reduce la fertilidad.

La posibilidad de embarazo disminuye en las mujeres con esposos mayores de 35 y ellas tienen una probabilidad de aborto espontáneo de 1 en cada 5 embarazos, 3 por ciento más alto que si su esposo tuviera 34 años. Los espermatozoides deteriorados aumentan el riesgo de aborto.

  • La edad del hombre afecta la calidad genética del espermatozoide, aumentando la probabilidad de defectos genéticos y congénitos en el bebé. Ese deterioro genético también se transfiere a los hijos.
  • En tratamientos de fertilización "in vitro", los embriones que son producto de hombres mayores de 35 años son de menor calidad, y se reduce la probabilidad de éxito del tratamiento.
  • Después de los 35 años del hombre, la posibilidad de un embarazo exitoso se reduce un 11 por ciento cada año.
  • Los niños nacidos de hombres mayores tienen un alto riesgo de sufrir esquizofrenia.
  • El Síndrome de Down está relacionado con baja calidad del espermatozoide en un 50 por ciento de los casos.
  • Además de la edad como causa principal, otros factores contribuyen al deterioro de los espermatozoides: la contaminación ambiental y los estilos de vida que el hombre escoge, como fumar, beber alcohol en exceso y la obesidad.

Sencillo: el hombre que desea procrear, tiene que considerar su reloj biológico porque un embarazo y un hijo saludable no dependen solamente del reloj biológico de la mujer. De paso, le viene bien revisar su estilo de vida y cuidar su salud.

ADEMÁS:

Loading Slideshow...
  • <em>Por Yined Ramírez-Hendrix</em><br /><br />Si llevas años utilizando métodos anticonceptivos, puede ser que pongas en duda tu fertilidad. Diferentes investigaciones prueban que tu estilo de vida puede influenciar positivamente tus posibilidades.

  • Pésate

    El estar en un peso saludable (con un índice de masa corporal entre 18.5 y 25) reduce el tiempo en lo que puedas salir embarazada, de acuerdo a un estudio en "Fertility and Sterility". Por cada número sobre 29 de IMC en una mujer, las posibilidades de quedar embarazada se reducen un 4%. El estar bajo peso también afecta la concepción, aumenta el riesgo de aborto y parto prematuro, según el especialista en fertilidad el doctor Mark Perloe.

  • Evita las grasas "malas"

    Las mujeres que consumen niveles bajos de grasas trans y azúcar y más cantidades de proteína vegetal son más fértiles, establece un estudio de la Escuela de Salud Pública de Harvard. En una investigación, el obtener el 2% del total de las calorías de fuentes grasas trans dobla el riesgo de tener problemas de fertilidad relacionados a la ovulación.

  • Duerme bien

    Muy poco sueño provoca bajos niveles de la hormona leptina, y esta baja podría hacer que el cerebro suspenda funciones no esenciales como la ovulación.

  • Cuidado con tu lubricante

    Estudios demuestran que los lubricantes con base de agua pueden dañar la esperma y dificultarles el nadar. La Sociedad de Medicina Reproductiva Americana recomienda utilizar aceite mineral o canola, o un lubricante que no afecte el pH como Pre-Seed Personal Lubricant.

  • ¡Relájate!

    Mientras más estresadas las mujeres, menos posibilidades de concebir. Trata de remover los factores estresantes de tu vida o prueba con meditación y yoga, ambos han demostrado aumentar las posibilidades de embarazos.

VIDEO: