Empieza el año luciendo una piel bella al natural, por mucho menos dinero. Crear tus propios productos de belleza con ingredientes que se encuentran en tu alacena no sólo te ayudará a ahorrar unos dolaritos, sino que evitarás que tu piel sea expuesta a severos químicos que se encuentran en la mayoría de los productos.

Esta es la forma de ser lo más "verde" – o con conciencia ecológica – en tu rutina de belleza. No usarás ingredientes impronunciables y tampoco usarás algo que ha sido probado en animales.

En tu lista de compras:

Hojuelas de avena
Yogurt
Miel
Mayonesa
Huevos
Limón
Aguacate
Aceite de almendra

  • Mascarilla de avena

Mezcla 1/2 taza de avena cocida, un huevo y una cucharada de aceite de almendra. Coloca en tu rostro y déjalo actuar por 15 minutos antes de enjuagar.

  • Humectante de aguacate

Aguacate maduro aplicado en piel reseca que haya sido sobre expuesta al sol le proporcionará una inyección de humedad. Algunas personas usan el aceite adherido a la cáscara. Frota la capa interna de la cáscara en tu rostro, déjalo actuar por 15 minutos y enjuaga con agua tibia. Con ese método puedes disfrutar de una ensalada de aguacate y reservar la cáscara con un poco de pulpa.

  • Acondicionador casero

Bate una yema de huevo hasta que haga espuma, añade una cucharadita de aceite de bebé y una taza de agua. Aplícalo a tu cuero cabelludo con un masaje y enjuaga.

  • Acondicionador de aguacate

Mezcla un aguacate con leche de coco hasta que espese. Aplícalo con peinilla y déjalo actuar por 15 minutos. Luego enjuaga.

  • Acondicionador cremoso con miel

Mezcla miel, mayonesa y un huevo hasta que espese. Aplícalo a tu cabello y déjalo actuar por 15 minutos.

VE ADEMÁS:

Loading Slideshow...
  • Por Lourdes Ruiz-Toledo, <a href="http://lourdesruiztoledo.net/" target="_hplink">Lourdes Sin Límites</a> <strong>Para esta receta necesitas:</strong><br> 1 onza de almendras molidas 1 cucharadita de miel de abeja clara 1 cucharadita de jugo de limón natural

  • Mezcla todos estos ingredientes en un recipiente hasta que quede una pasta gruesa. Luego aplica la mezcla mientras la vas frotando en la parte superior de la mano dejándola por unos 3 minutos.

  • Luego, enjuaga las manos sin jabón y siempre trata de usar agua fría para mantener la elasticidad de la piel.

  • Si eres aficionada a tomar sol, no olvides que tus manos también necesitan protección.

Loading Slideshow...
  • Los bolsos en los que guardamos nuestros cosméticos son el lugar perfecto para que se desarrollen gérmenes y bacterias, lo que podría dar lugar a diversas infecciones. Asegúrate de que tus cosméticos se mantengan libres de contaminación siguiendo estos consejos...

  • Brochas sucias

    Las pequeñas cerdas de tus brochas de maquillaje pueden fácilmente recoger gérmenes y bacterias de tu bolsa de cosméticos, así que es vital que te asegures de limpiar esa bolsa una vez al mes o de remplazarla si es necesario. Como las cerdas de las brochas son más flexibles que los aplicadores pequeños (como los de las sombras para ojos), los gérmenes tienden a alcanzar áreas más sensibles en tu rostro -como nariz y ojos.<br /><br /><strong>Consejo</strong>: Si no quieres tener que remplazar también tus brochas una vez al mes, lava sus cerdas bajo el chorro del agua con un champú suave para bebés.

  • Desintoxica tu maquillaje

    Siempre estamos escuchando sobre los peligros de los "cambios hormonales" provocados por los químicos en nuestros cosméticos (ftalatos y BPA, por nombrar algunos), que según los científicos pueden acarrear una larga lista de problemas de salud (entre los que se incluyen el riesgo de cáncer de mama). Así que lo mejor es desintoxicar tus productos revisando los ingredientes que contienen y evita el contacto con aquellos que tengan metilo, butilo, etilo o propilo.<br /><br /><strong>Consejo:</strong> Trata de comprar cosméticos a compañías orgánicas o "verdes" que sólo usen ingredientes naturales en sus cosméticos, y habla con un especialista de la piel antes de elegir los productos que vas a usar.

  • Productos caducos

    La regla común es que si un cosmético tiene más de 18 meses de uso, lo descartes. Revisa la fecha de caducidad de tu base o de tu rímel, de igual manera que lo haces con la leche que está en tu refrigerador. Y es que así como sucede con los alimentos de base líquida, los sprays o cremas comienzan a pudrirse, y esto se convierte en una gran sede para el crecimiento de bacteria, hongos y gérmenes. ¿Y no quieres que todo eso termine en tu cara, verdad?<br /><br /><strong>Consejo:</strong> Anota las fechas de caducidad de tus cosméticos en tu agenda y mes a mes haz una limpieza de lo que ya expiró. Además, esto es un gran pretexto ¡para ir de compras!

  • Elimina los frascos

    Cuando compres maquillaje, trata de elegir siempre tubos en lugar de frascos, porque cada vez que metes y sacas tus dedos de un frasco de crema, estás introduciendo en él las bacterias que llevas en las manos. Y así sucede con cada cosa que tocas. Esto permite que los gérmenes se establezcan y se reproduzcan, lo que significa que cada vez que uses ese producto, podrías estar esparciendo la contaminación por tu rostro.<br /><br /><strong>Consejo:</strong> Si no puedes deshacerte de todos los frascos, usa aplicadores desechables (<em>Q-tips</em>, cotonetes o hisopos) en lugar de tus dedos. <br /><br />Fuente: <a href="http://www.huffingtonpost.co.uk/2012/07/13/health-phthalate-chemicals-makeup-diabetes-link_n_1670507.html" target="_hplink"><em>The Huffington Post UK</em></a>