Se acerca el 6 de enero, una fecha que los niños esperan con impaciencia: la llegada de los Reyes Magos. Los preparativos son entusiastas, a la vez que llenos de ternura. La carta, los zapatos, el agua y comida para los Reyes y sus animales.

¿Qué nos dice la historia sobre ellos? Según la tradición cristiana, los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltazar, llegaron hace más de 2,000 años a celebrar el nacimiento del niño Jesús portando tres regalos: oro, incienso y mirra.

Durante la época del Imperio Romano, se daba el nombre de Mago a personas que poseían conocimientos superiores de astronomía, se los consultaba para interpretar sueños, adivinar el futuro, componer horóscopos. Estos hombres sabios también conocían las artes de la sanación, aunque casi siempre eran consultados por sus poderes de adivinación, de "ver más allá".

Sabemos que Magos de Oriente fueron citados en el Evangelio de Mateo, en el Nuevo Testamento. Como el relato evangélico indica que los sabios llevaban tres ofrendas, oro, incienso y mirra, se dio por sentado que eran tres los Magos que los llevaban, aunque distintas tradiciones han señalado que podrían haber sido dos, cuatro, y hasta doce.

"Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. (Mateo 2:11)".

El oro es pureza. No se corrompe, no se altera, representa lo más puro del hombre. Se utilizaba en la joyería real y para ornamentos religiosos. El oro, honraba al Niño Jesús como Rey.

El incienso es una resina. Su significado simbólico es la ampliación de la conciencia, la purificación, que va más allá de los apetitos cotidianos. El incienso honraba a Jesús como Divinidad.

La mirra es otra resina, muy empleada con fines medicinales, los embalsamadores egipcios la utilizaban para preparar los cuerpos para la sepultura. La mirra honraba a Jesús como hombre y señalaba su mortalidad.

La primera descripción de los tres Reyes Magos como hoy los conocemos, fue hecha en el siglo XIV, por un monje benedictino, llamado Beda. Describió a Melchor (Magalath) como un anciano de cabellos y barba blanca, procedente de Europa, quien ofreció la mirra. Gaspar (Galgalath), procedente de Asia, joven y rubio, ofrendó incienso, y Baltasar (Serakin), procedente de África, de raza negra, el oro.

A través de los siglos, la tradición ha ido añadiendo otras posibles simbologías, como que los Reyes representaban los tres continentes conocidos en la antigüedad: Europa, Asia, y África; que representaban alma, mente y cuerpo, y otra interpretación, como símbolo de las tres edades del hombre.

Miles de años más tarde, niños de todo el mundo aguardan ansiosos el amanecer del 6 de enero, para correr a abrir sus regalos y comer la Rosca de Reyes. Somos nosotros, sus mayores, quienes debemos recordar la profunda simbología de los obsequios, y elegir regalos útiles para el alma, la mente y el cuerpo de nuestros hijos.

TÚ, ¿CÓMO CELEBRAS ESTA TRADICIÓN?

LOS REYES, EN IMÁGENES:

Loading Slideshow...
  • Los Tres Reyes en Disneyland, Anaheim, California.

  • Nacimiento.

  • En Columbia Heights, Washington, DC.

  • Desfile de Reyes Magos en la sección El Barrio, en East Harlem, Nueva York.

  • Figurines.

  • En México.

  • Roscón de Reyes

  • En Brasil.

  • Reyes Magos de plastilina

  • Los Reyes Magos

  • Los Reyes Magos en El Congreso

    En Perú.

  • En Miraflores.

  • Miraflores.

  • En Milán.

  • Nacimiento, tejido.

  • Marionetas de Reyes Magos para dedos

    Y así lucen....

  • Marionetas de Reyes Magos para dedos

    Lo que necesitas...

  • Marionetas de Reyes Magos para dedos

    Paso a paso...

  • Marionetas de Reyes Magos para dedos

    Una diversión ideal para niños.

ADEMÁS:

Loading Slideshow...
  • Gracias a la astrología moderna, se realizaron estudios sobre las configuraciones planetarias reinantes en esos días, y es que, conocer la ubicación de los planetas hace 2000 años atrás se reduce, simplemente, a cálculos matemáticos. A partir de esos cálculos, pudo saberse que cinco de los siete planetas conocidos coincidieron en el signo Piscis, dando lugar a una gran conjunción o “Stellium”.

  • Mateo 2:1-12, (según las Escrituras), relata que unos hombres sabios (magi) llegaron de Persia a Jerusalén, diciendo “Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarle”. Herodes convocó a los principales sacerdotes y escribas del pueblo, y les preguntó dónde habría de nacer el Cristo y ellos le dijeron “En Belén de Judea, porque está escrito por el profeta”.

  • Herodes el Grande llamó en secreto a los magos y les dijo “Id allá y averiguad acerca del niño, y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.” Y los envió a Belén. La estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que se detuvo sobre donde estaba el Niño. Los Reyes Magos le adoraron, le ofrecieron como presentes oro, incienso y mirra, pero recibieron una revelación en sueños: que no volviesen a Herodes, y así lo hicieron y regresaron a sus tierras por otro camino.

  • El Sol, la Luna, Venus, Júpiter y Saturno se conjugaron en Piscis, el día 1 de marzo del año 7 a.C., mientras que muy cerca se hallaba Mercurio, ascendiendo en el firmamento. Un brillante Mercurio, iluminando el camino para los sabios persas, una Estrella sobre Belén. Este acontecimiento, astrológicamente comprobado, nos lleva entonces a otro interrogante. ¿Nació Jesús en la fecha en que todos creemos?

  • La historia moderna indica que la muerte de Herodes se produjo en el año 4 antes de nuestra era, y su orden de matar a los niños, que obligó a José y María a desplazarse hasta Belén, fue impartida por medio de un edicto en el año 8 a.C. Siendo el Imperio Romano tan vasto, los edictos se difundían durante doce meses hasta llegar a ser conocidos por toda la población.

  • De acuerdo a estas fechas, nos situaríamos entonces en el año 7 a.C., justamente cuando se produjo la gran conjunción astral. Al margen de las disputas científicas, religiosas, y cualquier consideración astronómica o histórica, no podemos negarla magia, la belleza y el mensajedetrás de la Estrella de Belén, que en medio delos cielos, señala un lugar de nacimiento, de vida y de esperanza para la humanidad.

VIDEO: