Brad Pitt, Gloria Estefan, Tina Fey, Barbara Walters, David Letterman, Lady Gaga y Julia Roberts tienen algo en común: son tímidos y lo han dicho públicamente, igual que varios presidentes de los Estados Unidos. En la década de los 70, se estimaba que el 40 por ciento de la población de los Estados Unidos era tímida; ya subió a un 50 por ciento. Se cree que el 20 por ciento de los tímidos nacen así y otro 20 por ciento desarrolla la cualidad.

El 64 por ciento de los tímidos opina que son tímidos debido a circunstancias externas como demasiado control familiar, autoritarismo, sobreprotección o haber sido víctimas de sus pares a temprana edad. El 24 por ciento se piensan tímidos por razones internas, por ejemplo, baja auto-estima. La buena noticia es que el 85 por ciento de los tímidos creen que pueden superar su problema y se esfuerzan para lograrlo, de acuerdo a lo que dicen los expertos de The Shyness Institute, que realiza investigaciones sobre esta conducta.

La timidez, como cualquier otra condición, puede requerir intervención profesional, pero en sus expresiones más simples, los siguientes consejos ayudan a superarla.

  1. No te juzgues a ti mismo tan severamente cuando estés en un ambiente social y creas que no te comportaste como hubieras querido. Relájate. Gran parte de tu juicio no tiene base en la realidad, sino en los pensamientos automáticos que aprendiste sobre la conducta social perfecta. Nadie es perfecto.
  2. Aprende a responder a las situaciones siendo auténtico, en vez de reaccionar a ellas.
  3. Cuando vayas a hacer o a decir algo, reta las creencias que te llegan a la mente sobre ti.
  4. Atrévete a aprender y ensayar nuevos comportamientos en los ambientes sociales.
  5. Practica comportamientos sociales con gente conocida entre quienes te sientes cómodo. Empieza por el contacto visual, el lenguaje corporal, cómo presentarte, iniciar conversaciones cortas y hacer preguntas.
  6. Cuando vayas a hacer algo que has estado evitando, escribe lo que vayas a decir y ensáyalo en voz alta frente a un espejo.
  7. Asiste a actividades de grupos que compartan tus intereses y practica socializar con gente nueva.
  8. Desarrolla tu asertividad y preocúpate menos por la aceptación o aprobación de los demás. Prueba ser más espontáneo.
  9. Ensaya hablar en público ante personas conocidas.
  10. Cuando te pongas nervioso y te sientas más tímido que nunca, piensa en esas grandes celebridades que vencieron su timidez y convéncete de que, aunque te tome tiempo y valor, la timidez no te va a impedir tener éxito en tu vida personal y profesional.



TAMBIÉN:
Loading Slideshow...
  • <strong>Por Ofelia Perez</strong> Mujer "maravilla", empieza por dejar atrás tus ínfulas de mujer perfecta en multitareas y busca tu verdadera liberación con estos tips. <strong>1.</strong> Pídele ayuda a tu pareja.

  • <strong>2.</strong> Creen una dinámica de trabajo de equipo. Involucren a sus hijos según las edades.

  • <strong>3.</strong> Alternen las responsabilidades relacionadas con los hijos, como el transporte, la supervisión de las tareas, el "corre y corre" de materiales de proyectos y otras.

  • <strong>4.</strong> Compartan las tareas del hogar a base de lo que a cada cual le disgusta más hacer, de manera que cada cual haga lo que menos le disgusta. En la casa hay tareas que disgustan a todos, pero hay que hacerlas. Altérnenlas. El propósito es que se completen las tareas, sin que ninguno de los dos se sienta recargado ni abrumado.

  • <strong>5.</strong> Observen en qué gastan el dinero y decidan asignar una cantidad para contratar a alguien que limpie la casa. A veces gastamos $60 o $70 sin darnos cuenta. Invertirlos en alguien que limpie la casa redime las energías para cosas más importantes.

  • <strong>6.</strong> Echa a un lado la vieja idea de que tu esposo, "hombre al fin", no tiene la habilidad para hacer las cosas como tú las haces. Arriésgate a que las haga. Celébralo cuando lo haga bien e instrúyelo (no te burles ni regañes) para que lo haga mejor.

  • <strong>7.</strong> Escucha sugerencias. Muchos hombres son buenos en logística y en simplificar tareas.

  • <strong>8.</strong> Comparte las decisiones y recibe nuevas ideas. A tu pareja le va a gustar participar en todo (que es la verdadera vida de pareja) y quién sabe de cuánta carga te puedes liberar).

  • <strong>9.</strong> Invítalo a coordinar sus salidas contigo o las familiares, hacer reservaciones y resolver detalles, en vez de hacerlo tú. Sugiere opciones específicas y dale seguimiento, pero déjale a él las gestiones.