WASHINGTON (AP) — El proyecto de ley que impedirá la caída del país en un precipicio fiscal consistente en aumentos fiscales y reducciones del gasto público pasó el martes a la Cámara de Representantes tras haber sido aprobado a último momento en el Senado en las postrimerías del 2012.

La medida fue aprobada en el Senado por 89-8 votos a primeras horas del martes, horas después que el vicepresidente Joe Biden y el líder de la minoría republicana Mitch McConnell acordaran el pacto.

La iniciativa impedirá que aumenten los impuestos a una gran mayoría de la clase media — salvo los de la Seguridad Social — aunque los acaudalados pagarán más. Suspenderá además por dos meses la reducción del gasto público, impedirá una merma del 27% en los salarios y comisiones pagados a ciertos médicos que atienden a los pacientes del Medicare, el seguro de salud de los jubilados, y frenará el aumento del precio de la leche, entre otras posibilidades.

La medida permitirá a los legisladores volver a examinar peliagudas incógnitas presupuestarias dentro de unas semana, cuando expiren las medidas provisionales de alivio y el gobierno tenga que acudir — una vez más —a solicitar un aumento en el límite de la deuda soberana.

El presidente de la Cámara John Boehner se abstuvo de respaldar la medida, aunque prometió someterla a votación o presentar una alternativa republicana de inmediato. Empero, seguramente encarará la oposición de algunos de los sectores más conservadores de la cámara baja.

"Para mí, son tres strikes, y votaré no en este proyecto de ley", afirmó con términos de béisbol el representante Tim Huelskamp el martes por la mañana a la cadena de televisión CNN. Huelskamp considera que la medida perjudicará a la pequeña empresa de todo el país y no plantea la necesidad de reducir el gasto público.

La votación en el Senado sorprendió a muchos por su gran calado — conservadores de la tendencia "tea party" como Pat Toomey y Ron Johnson votaron a favor, y al parecer animaron a muchos de sus colegas a hacer lo mismo — pese a persistir las dudas en la Cámara de Representantes.

En la cámara baja, los conservadores torpedearon recientemente un intento de Boehner de permitir que las escalas fiscales a los ingresos superiores al millón de dólares volvieran a ser las imperantes en el mandato de Clinton.

"Las decisiones de si la Cámara aceptará u ofrecerá enmiendas no tendrán lugar hasta que los miembros — y el contribuyente estadounidense — puedan revisar la legislación", indicó una nota emitida por la oficina de Boehner y un grupo de líderes republicanos.

Conforme al plan elaborado en el Senado, los impuestos variarán levemente en los ingresos medios y aumentarán por encima de los 400.000 dólares en ingresos individuales y 450.000 en los de parejas.

VIDEO RELACIONADO:

Loading Slideshow...
  • John Boehner

    El veterano político republicano se convirtió en el nuevo presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Es un legislador pragmático que reconoce que el gobierno necesita más ingresos, pero su bancada en la Cámara no está de acuerdo. En el verano de 2011, Boehner casi obligó a la nación a dejar de pagar su deuda porque no pudo lograr los votos necesarios para aumentar los impuestos.

  • Presidente Barack Obama

    El Presidente Barack Obama encapsula, en su segundo término en la Casa Blanca, la esquizofrenia nacional sobre el presupuesto. Presidió el mayor déficit de la historia, entre ellos un gran estímulo fiscal, rescates de la industria automotriz, y la ampliación de la red de seguridad. El debate sobre gastos públicos es interminable. Los opositores del Presidente creen que en los primeros cuatros años de su mandato tuvo la posibilidad de llevar al país a una mejor situación económica.

  • Grover Norquist

    Como jefe de una poderosa organización de cabildeo y financiamiento de campañas, Nosquist casi que obligó a cada republicano que se encontraba al frente de un cargo público a no subir impuestos bajo ninguna circunstancia. Si alguién declinaba a hacerlo o violaba el juramento, el desafío al que se enfrentaba era monumental. La amenazó funcionó, al menos por un tiempo, según los expertos. Norquist fue una pieza clave de lograr un acuerdo presupuestario entre demócratas y republicanos en los dos últimos años. Los demócratas insistieron en que cualquier plan para equilibrar el prepuesto debía incluir más ingresos así como el recorte de gastos, los republicanos se opusieron a cualquier variante que condujera al aumentos de impuestos.

  • Alan Greenspan

    Alan Greenspan fue el presidente de la Reserva Federal entre 1986 y 2006. Según los expertos en economía, uno de sus errores fue cuando en el 2001 le dijo al Congreso que lo peor que se podía hacer era pagar la deuda porque eso conduciría a destruir el mercado de bonos y a perder el control.

  • Bill Clinton

    Al final de su presidencia, Clinton y su administración dejaban la Casa Blanca con un superávit de 559.000 millones de dólares y una aprobación de su gestión del 66%, la más alta para un presidente de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. El expresidente Clinton dio a entender que crear un superávit era fácil.

  • Arthur Laffer

    El economista Laffer fue el autor y el que demostró que se podía tener comida gratis y el defensor de que la reducción de impuestos aumentaría los ingresos fiscales. Responsable de la cobertura intelectual para aquellos consevadores que querían el recorte de impuestos, pero a la vez no quiere ser visto como responsable de ésto.

  • Dick Cheney

    Mientras Bush estaba ocupado cortando impuestos, Cheney estaba ocupado planeando la guerra contra el terrorismo. Aseguró que por primera vez en la historia, se envíaron militares a batalla sin aumentar los impuestos en el país. Añadió billones a la deuda.

  • George W. Bush

    Nadie es más responsable de la acumulación de la deuda actual que Bush. En su campaña presidencial en el 2000 prometió reducir los impuestos con el fin de evitar el pago de la deuda nacional. Y cuando la recesión del 2001 llegó, dijo que los recortes de impuestos reactivarían la economía. Cuando la economía no revivió, redujo los impuestos un poco más.