En la ausencia de gravedad, flotan. Uno de ellos, un astronauta canadiense recién llegado, se ve visiblemente en problemas, choca con su compañero. Igual, los tres sonríen. Son tres de los astronautas en la Estación Espacial Internacional, en donde 2013 puede ser en cualquier momento, desconectados como están de las limitaciones de las latitudes y longitudes de la geografía a bordo de la Tierra.

Encabezados por el comandante Kevin Ford, los ingenieros de vuelo Chris Hadfield - el ya mencionado canadiense - y el estadounidense Tom Marshburn, también llegado hace una semana, el así llamado equipo de la Expedición 34 enviaron a la humanidad sus mejores deseos de un buen año 2013, para después seguir haciendo piruetas, alegres.